Banca y finanzas

Después de las tecnológicas, la banca de EEUU y Europa se prepara para una ola de despidos

  • Tras el colapso de los ingresos en la banca de inversión,

Las entidades financieras podrían comenzar a despedir a miles de empleados tanto en Europa como en Estados Unidos tras el colapso de los ingresos en la banca de inversión, advierte el diario 'Financial Times'.

De hecho, bancos como Credit Suisse, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Bank of New York Mellon han recortado más de 15.000 empleados en los últimos meses, y se prevé que la tendencia continúe.

Goldman Sachs ya despidió la semana pasada a 3.200 personas, esto es, al 6,5% de su plantilla. Por su parte, Citigroup no ha aclarado de cuántos de sus 240.000 trabajadores prescindirá la división financiera de la entidad después de que sus beneficios se desplomasen un 22%.

"Los despidos que se avecinan van a ser brutales", opina para el 'FT' Lee Thacker, dueño del servicio de cazatalentos financieros Silvermine Partners. "Es un reseteo, porque las entidades contrataron por encima de sus posibilidades durante los dos o tres últimos años", ha añadido.

Sin embargo, también se pronostica que estos despidos no serán tan numerosos como los vistos durante la crisis financiera de 2008, cuando decenas de miles de empleados de la banca perdieron sus trabajos, pero sí más que con el estallido de la burbuja puntocom del 2000.

Además, apunta Ana Arsov, codirectora de banca global en Moody's, que los recortes de plantilla en Europa no serán tan grandes como los que se acometan en Estados Unidos.

A pesar de esto, no todas las entidades prevén reestructuraciones. Tal es el caso de Bank of America, que tiene 216.000 empleados a nivel mundial y descarta, al menos por el momento, reducir su fuerza laboral.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.