Banca y finanzas

Apollo adjudica a Pepper la gestión de su negocio en el antiguo Evo Finance

  • Incluye más de 40.000 clientes
  • Pertenece a los activos que no compró Bankinter

El gigante del capital riesgo Apollo ha elegido a Pepper Advantage, perteneciente a la multinacional de servicios financieros de origen australiano, para gestionar la cartera remanente del antiguo Evo Finance, financiera que no transfirió a Bankinter cuando le vendió Evo Banco en 2019. Se trata de un portfolio de préstamos no garantizados de 58 millones de euros, que incluyen unos 40.000 clientes de tarjetas revolving y más de dos millones de cuentas cerradas.

Pepper Advantage es una compañía global de inteligencia crediticia con una plataforma que permitirá dar a Apollo el servicio de búsqueda y análisis de clientes, así como de la gestión de los datos y servicios de recuperación. La compañía opera en nueve países en el Reino Unido, Europa y Asia Pacífico, y administra 51.900 millones de dólares en activos y 879.610 préstamos. Con la operación descansa en Pepper la gestión y cierre de sus últimos activos de la financiera según ha podido saber elEconomista.es. El fondo y la sociedad adjudicataria de la gestión no han realizado comentario alguno sobre esta información.

Cerrado a la actividad

Tras transferir Evo Banco y su filial Irlandesa a Bankinter, Apollo inició la desinversión de la financiera. Era 2019, redenominó la compañía como Servicios Prescriptor y Medios de Pagos (Spymp) e intentó su venta. Según explica Spymp en sus cuentas de 2021 remitidas al Registro Mercantil, el fondo decidió poco después cerrar la actividad a nuevos clientes y centrarse en el recobro. La firma no había encontrado comprador y contaba por entonces con unos 450 millones de euros en créditos y 114 empleados en plantilla.

El plan inicial de Apollo era impulsar su actividad, hasta alcanzar los 1.000 millones en balance, pero unos meses después comunicaba un ERE a los sindicatos con 47 salidas por causas económicas y productivas. En 2021, Spymp mantenía 20 empleados y había completado el ejercicio con 25,05 millones de cifra de negocio, pero las pérdidas habían escalado desde los 9,54 millones de 2020 a 19,36 millones. La cuantía de deudores comerciales y cuentas a cobrar de clientes se había reducido en el año desde 221,29 millones a 74,02 millones con su gestión y la venta de un portfolio de créditos al corriente de pago o con impagos recientes por 61,59 millones de euros, según explica en la memoria anual.

El origen de Spymp se remonta a la fusión de las antiguas cajas gallegas. En 2010, Caixa Galicia y Caixanova crearon con su combinación NovaCaixaGalicia y dos años después y tras ser recapitalizada la entidad escindió su negocio en dos entidades: NovaGalicia (hoy Abanca) para operar en el territorio gallego y EVO para captar negocio en el resto del país. En 2014, Apollo adquirió EVO. En la financiera incorporó el negocio previamente adquirido en el país: en 2011 se quedó con MBNA, división de tarjetas de crédito en España de Bank of America, por 400 millones; a la que posteriormente agregó los créditos al consumo adquiridos a Citibank y FinanMadrid, comprada a Bankia en el año 2013. FinanMadrid, rebautizada como Fracciona, y AvantCard se fusionaron en 2016 en la nueva firma Evo Finance, que hoy gestiona los activos como Spymp.

1.100 millones

Es el volumen que llegó a gestionar Evo Finance antes de la venta del negocio en Irlanda (operado a través de AvantCard Ireland) a Bankinter. Esta división gestionaba unos 300 millones y la financiera que hoy se llama Symp contaba con un saldo financiado superior a los 700 millones en España. Por entonces contaba con más de 560.000 clientes. Apollo buscó comprador sin éxito antes de decidirse a descontinuar el negocio.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud