Banca y finanzas

De Cos y Campa (EBA) prevén un impacto negativo para la banca de la subida de tipos e inflación

  • El Banco de España reclama a las entidades prudencia en capital y provisiones
  • Avisa de que la situación macrofinanciera podría impactar en un escenario a tres años
  • Alerta sobre el cambio de sesgo del mercado inmobiliario e indica que las rentas familiares caen un 3,1% por el IPC

La situación macrofinanciera tiene visos de tornarse negativa para una banca que tendrá que mantener huchas de dotaciones y solvencia durante largo tiempo ya que los deterioros podrían declararse, incluso, dentro de tres años. Se trata de un mensaje en el que coincidieron hoy el Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, y el presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), José Manuel Campa, durante sus intervenciones en el "V Foro Banca: El nuevo escenario económico para la banca" organizado por elEconomista.es en colaboración con Accenture.

Ambos reconocieron que la subida de tipos tendrá un primer e inmediato efecto positivo, con aumentos en sus márgenes; pero que podría quedarse corto para compensar el impacto negativo en economía, familias y empresas que traerá una financiación más costosa por la subida de tipos y en caída y por la esperada afloración de la morosidad.

"No podemos descartar que el efecto neto sea negativo", apuntó Hernández de Cos sobre la conjunción de esas alzas en tipos, impagos e IPC. "A medio plazo, la suma de los tres factores, no está claro cuál va a ser el resultado, tendemos a pensar que neutral o negativo", agregó Campa. 

Bajo este contexto, Hernández de Cos pidió en hasta cuatro ocasiones a las entidades que sean "muy cuidadosas con su política de provisiones y con su planificación del capital en los próximos trimestres" a la luz de las muchas incertidumbres que arroja el escenario y dadas las vulnerabilidades que todo ello provoca en algunos segmentos empresariales y familiares.

El gobernador del Banco de España reconoció que "la situación de partida del sector bancario resulta positiva", pero toca ser prudente y realizar "un seguimiento minucioso de los riesgos" puesto que podrían experimentar una "evolución adversa de forma rápida y obligar a plantear nuevos escenarios de tensión".

La vulnerabilidad pivota sobre "un entorno macrofinanciero muy complejo", con una inflación "elevada", un endurecimiento de las condiciones de financiación y mayores incertidumbres, que ya han llevado a registrar una desaceleración de la economía en el tercer trimestre y una revisión a la baja generalizada de las perspectivas de crecimiento para los trimestres siguientes. El propio organismo prevé, de hecho, revisar mañana sus proyecciones y corregir a la baja el PIB y al alza la inflación. "Es difícil predecir lo que va a ocurrir en el siguiente trimestre", admitió Cos.

Desde la óptica bancaria reconoció que su situación es mejor que antes de la pandemia. Su morosidad está en el 3,8% y ha caído un 12,4% en el segundo trimestre, cae un 10% en los créditos en vigilancia especial (al corriente del pago, pero en sectores o clientes que arrojan dudas sobre su cobro futuro) y un 7,7% en las refinanciaciones, que hoy suponen un 4,5% de la cartera total.

Hernández de Cos admitió que la subida de tipos les beneficiará en los márgenes cuando su rentabilidad de partida está hoy en el 10% ROE, por encima del 7% del coste de capital, pero auguró que el crédito se "moderará" al frenarse la actividad y subirán sus costes de financiación vía emisión de deuda y en el coste de depósitos. 

Además, y tras admitir que la situación de partida de empresas y familias también es favorable (su deuda equivale hoy al 150,4% del PIB, ligeramente por debajo de la media europea y 76 puntos inferior al máximo alcanzado en junio de 2020), detectó fragilidades que irán a más porque, entre otros factores, la subida de precios en su financiación con el euríbor en escalada meterá tensión y sus efectos tardarán en verse varios años.

"En un horizonte algo más amplio (que puede extenderse uno o dos años), es cuando se manifestarían buena parte de los efectos negativos sobre la capacidad de hogares y de empresas para hacer frente a sus obligaciones financieras del contexto actual y previsto", indicó, alentando a mantener robustas huchas para "poder cubrir las potenciales pérdidas".

"El impacto neto de todos estos canales de transmisión de la nueva situación macroeconómica para las entidades en un horizonte de tres años podría ser negativo en determinados escenarios", apuntó. "No podemos descartar que el efecto neto sea negativo", infirió, en alusión a que la mejora de márgenes por los tipos puede acabar devorada por los mayores costes y subida de la morosidad.

Las rentas caen un 3,1% por el IPC

En los hogares y pese al aumento del empleo (+3,6%), avisó de que la inflación "está generando una caída significativa de la renta disponible en términos reales". Conforme a sus cálculos, la renta disponible de las familias aumentó un 4,2% interanual en el primer semestre en términos nominales, pero cae un 3,1% cuando se deflacta la evolución de los precios.

En las empresas y pese a la recuperación de la facturación observada hasta junio, indicó que las compañías más expuestas al repunte de los precios energéticos reflejan ahora "cierto deterioro de la situación económica y patrimonial".

Sin embargo, todas tienen que encajar el nuevo escenario, con mayores facturas por el IPC, tipos y energía. Según cálculos del Banco de España, solo el aumento cercano a 300 puntos básicos experimentado por el euríbor provoca que la carga financiera empresarial (ratio de gastos financieros sobre resultado económico bruto más ingresos financieros) suba entre 2,5 y 5,6 puntos porcentuales sobre el 11,6% medio previo. Es decir, que el porcentaje de empresas con un coste así elevado o más vulnerables por esas variables crecería en un 1,6% desde el 9,1% previo.

En familias estima que que los gastos energéticos han pasado de consumir un 10% del presupuesto doméstico a drenar "más del 12,5%" -del 7% en los hogares con mayor nivel de renta-. Una subida de tipos en alrededor de 300 puntos básicos aumentaría a su vez, con sus cálculos, el porcentaje de familias con mayor carga financiera (su factura consume más del 40% de la renta disponible) desde el 12,9% al 13,8%. Y además alertó de que el mercado inmobiliario comienza a mostrar síntomas de un cambio de tendencia, con ajustes tras la "cierta exuberancia" previa que obliga a un pormenorizado seguimiento.

Durante su intervención puso además especial acento en la evolución del endeudamiento público y la necesidad de adoptar de manera inmediata un plan de consolidación fiscal plurianual respaldado con un "amplio consenso público" para reducir la carga una vez pasen los efectos de la pandemia y de la guerra de Ucrania. En apoyo de esta demanda recordó que las necesidades de financiación anuales del sector público ronda el 20% del PIB, y con las actuales expectativas de tipos su carga financiera aumentará desde el 2,2% que suponía en 2021 a un 2,7% en el 2024.

Desafíos y oportunidades

Durante el encuentro, el presidente de Accenture, Domingo Mirón, convino que transitamos un entorno económico "cambiante, volátil y difícil de predecir", aunque las entidades financieras han mostrado su capacidad de adaptación. "Si miramos atrás, la banca lleva casi operando 14 años, desde 2008, donde no ha tenido ni un momento de calma ni de estabilidad. Les pilla bien entrenados", indicó. 

Con la vista en el futuro apuntó que el momento es "difícil" para la economía, las familias, empresas y la banca y "desafiante" para el sector por cómo puede afectar a la capacidad de pago de los clientes. Pero también indicó que tiene "sus propias oportunidades y retos", subrayando entre que "la capacidad de captar y retener el talento adecuado puede hacer la diferencia entre las entidades". De forma específica, apuntó que esto es crítico en el área de digitalización y tecnología y con perfiles relacionados con la asesoría y el conocimiento del cliente. 

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments