Banca y finanzas

Jaime Botín gana 16 veces más con su firma, 332 millones, por Línea Directa

  • El salto al parqué de la aseguradora multiplica los ingresos de la patrimonial
El expresidente de Bankinter, Jaime Botín.

Jaime Botín, expresidente de Bankinter y dueño del 23,19% de la entidad a través de la sociedad patrimonial Cartival, que comparte con sus hijos, ha multiplicado por 16 el beneficio de esta compañía gracias a la salida a bolsa de Línea Directa. Cartival cerró el ejercicio 2021 con un beneficio neto de 332,9 millones de euros, frente a los 21,3 millones de euros que ganó un año antes.

La mejora de resultados viene, sobre todo, a raíz de la salida a bolsa en abril del año pasado de Línea Directa, aseguradora que hasta entonces estaba dentro del grupo Bankinter. El banco ya anunció en su día, cuando comunicó la segregación de Línea Directa, que realizaría la operación no mediante una Oferta Pública de Venta (OPV) sino mediante un listing, procedimiento por el cual la aseguradora comenzaba a cotizar en el mercado ya con un accionariado, puesto que el banco entregó a sus accionistas la totalidad de la prima de emisión (1.184 millones de euros) en acciones de Línea Directa, lo que supuso un 82,6% de su capital social.

Así, a Cartival, como principal accionista del banco, le correspondieron un total de 208.410.131 acciones de la aseguradora (tomando el 19,15% del control), tal y como consta en el folleto de la salida a bolsa, valoradas en 274 millones de euros. Por las características contables de las firmas patrimoniales el valor de estos títulos se imputa como ingresos por dividendo, pasando a formar parte del importe neto de la cifra de negocio. Así, según consta en las cuentas de 2021 de la sociedad depositadas en el Registro Mercantil, Cartival ingresó en ese ejercicio un total de 338 millones por dividendos (en esta línea también se suma el reparto ordinario de la propia aseguradora y de la entidad el año pasado), elevando el importe neto de la cifra de negocio a 340 millones de euros y, en extensión, el beneficio.

Incertidumbre económica

Cartival tiene como objeto social la compra, tenencia, disfrute, enajenación y negociación de valores mobiliarios y otros activos financieros. La firma reconoce en sus últimas cuentas que la pandemia del coronavirus, la crisis energética, la inflación y la guerra de Ucrania hacen que la rentabilidad de los activos sea "indeterminada y escasamente previsibles". No obstante, la compañía espera que el beneficio de las sociedades participadas aumente progresivamente para los próximos ejercicios, haciéndose efectiva la rentabilidad de las inversión.

Además, la empresa también está redirigiendo parte de las inversiones en sectores punteros con el de biotecnología y el energético (especialmente en energías renovables).

Firmas en las que participa

La patrimonial, además de en Bankinter y Línea Directa, también participa en el capital de otras firmas. Así, a cierre de 2021, Cartival controlaba el cien por cien de El Retamoso de la Mancha 2, una empresa dedicada a la explotación agrícola y ganadera, que cerró el ejercicio con unas pérdidas de 849.000 euros. Esta firma, controla a su par el 50% de Pista la Perdiz, dedicada, entre otros asuntos, a la explotación de aeródromos y pistas de aterrizaje. Cartival también tiene el cien por cien de Aleph 2004, un fondo de capital riesgo centrado en renovables, que cerró 2021 con pérdidas de 232 euros y el cien por cien de la firma Los Pataches, dedicada a la explotación agrícola y ganadera de fincas rústicas, que también dio números rojos: 228.133 euros. Finalmente, la patrimonial cuenta con una participación del 32,47% de Ictiocentauros, centrada en servicios de consultoría y cuestiones energéticas, que perdió el año pasado 1,75 millones de euros.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments