Banca y finanzas

El Santander avisa de que el impuesto puede mermar el crédito en 50.000 millones

El Santander alertó este jueves sobre las potenciales consecuencias del impuesto anunciado por el Gobierno. El consejero delegado del grupo, José Antonio Álvarez, explicó que los 3.000 millones de euros que prevé recaudar en dos años con el gravamen "te dan para prestar 50.000 millones" si detrajese esa cuantía en capital.

"Los primeros que sufren o pueden sufrir son los accionistas y también la economía en general. El sector bancario es un sector crítico para el buen funcionamiento de la economía y esto tendrá su efecto", avisó durante la presentación de resultados del banco. 

El banco ganó 4.894 millones de euros entre enero y junio, cifra que supone un aumento interanual del 33% y que se limita al 16% si se excluyen los 530 millones de costes extraordinarios anotados el pasado año para asumir los planes de reestructuración. 

Sus cuentas se apoyan en menores cargos en provisiones y en una mejora de los ingresos, aunque avisó de que el margen financiero en España cae aún pese al escenario que se abre de subida de tipos de interés y no cubre aún el coste de capital.

Sin embargo, la entidad ha ratificado sus objetivos para 2022 y espera lograr un retorno sobre el capital tangible o RoTE "muy por encima del 13%", una ratio de capital CET1 del 12%, y mantiene la intención de distribuir a los accionistas el 40% del beneficio ordinario por medio de dividendos en efectivo y recompra de acciones.

Álvarez admitió que su principal preocupación es que "se estigmatice al sector" cuando la subida de tipos de interés que se avecina es para doblegar una inflación provocada por los cuellos de botella de la pandemia del Covid y agravada por la guerra de Rusia, y cuando además nadie discute que los bancos centrales deben actuar así para enfriar los precios. 

Descartó que el nuevo impuesto vaya a ayudar a sofocar la inflación y denunció que va contra un sector que "tiene unos impuestos muy altos", recordando que soporta un 30% en la fiscalidad de sociedades frente al 25% general y tributos especiales como el gravamen por los depósitos, el impuesto de actos jurídicos documentados o el de los fondos de resolución, sin poder además deducir el IVA. 

Expresó que la situación creada no cambia la predisposición del sector. "Estamos aquí para servir a la economía en general. Somos el sector financiero, sabemos que estamos en el centro de la actividad económica y, por tanto, estamos para servir a todos los agentes económicos donde operamos", dijo, pero avisó de las repercusiones en mercados y en mayor coste.  

"Las cosas, cuanto más predecibles sean, menos es el coste de capital de la economía y, por lo tanto, más capacidad de generar riqueza y de generar empleo", expuso. A la inversa, dijo que los "cambios súbitos en las normas de juego" vienen recogidas en los mercados "en mayor coste de capital y acaba afectando a la riqueza general y al nivel de empleo de la economía". En términos específicos dijo que el coste de capital para el Santander suele estar entre el 10 y 11%, pero ahora y con las cotizaciones actuales "es enorme", más próximo al 16, 17 o 18%. 

El banquero negó que la banca vaya a tener beneficios extraordinarios cuando lo que tendrá lugar es una normalización de la política monetaria. La banca española cerró 2021 con una rentabilidad en ROE del 6%, que "es poco más que la mitad del coste de capital o, incluso, menos".

"Dicho de otra manera: si el sector fuese capaz de duplicar resultados estaría obteniendo resultados más en línea con el coste del capital y, por lo tanto, no sé dónde están los beneficios extraordinarios, a menos que pensemos que el sector va a multiplicar por tres o por cuatro los resultados, cosa que no la veo demasiado probable", zanjó.

Álvarez recordó que las entidades se han volcado además durante la pandemia confiado en que la sociedad lo aprecia. "Espero y creo que la visión de nuestros clientes es positiva y creo que no es una maldición del sector", apuntó, incidiendo además en que "ha estado financiando la economía" con una "oferta de créditos amplia y a buenos precios". 

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Miguel
A Favor
En Contra

Están los del Santander para dar lecciones de nada.

Puntuación -1
#1
Usuario validado en Google+
Jose Rodriguez Rodriguez
A Favor
En Contra

Como siempre, pagarán los pequeños accionistas, los que tienen sus modestos ahorros en fondos de inversión y los titulares de algún plan de pensiones o de jubilación, no los Bancos. Gracias sra Calviño. Nunca la olvidaremos.

Puntuación 11
#2
juanjovero
A Favor
En Contra

Al Santander hay que irle dejando claro, y poner encima de la mesa sus tropelías en Abengoa, que no está por encima de las leyes....

Puntuación 1
#3