Banca y finanzas

El nuevo plan de CaixaBank dará alas a las inversiones de Criteria

  • El 'holding' recupera los dividendos preCovid antes de mayor inyección en 2023
  • CriteriaCaixa mantiene el interés por comprar Agbar y vender parte de Saba
El presidente de Criteria y la Fundación Bancaria La Caixa, Isidro Fainé.

El aumento de retribución al accionista incluido en el nuevo plan estratégico 2022-2024 de CaixaBank tendrá en Criteria a uno de sus principales beneficiarios, inyectando una liquidez que el holding de inversiones que nutre a la Fundación Bancaria La Caixa aprovechará para reforzar sus participaciones más rentables y buscar nuevas fuentes de ingresos recurrentes.

Criteria, que es la dueña del 30% de CaixaBank, dará un salto de escala al pasar de un dividendo del 50% del beneficio del banco en 2021 a inyecciones de hasta un 60% de pay out en los próximos tres años, si la situación macroeconómica o una operación corporativa imprevista no tuercen los planes.

La cifra de 9.000 millones de euros para los accionistas calculada por CaixaBank durante la vigencia del plan estratégico no se puede atribuir de manera directa entre sus principales propietarios, ya que no todo será en efectivo, y también se incluyen los 1.800 millones para recompra de títulos propios, que beneficia de manera indirecta a los accionistas, además de otros condicionantes variables que definirán año a año el dividendo concreto a repartir. Pero en cualquier caso, CriteriaCaixa recibirá una cifra significativamente mayor a la actual.

De hecho, el pago de 2021, ingresado el pasado mes de abril con un pay out del 50% y el efecto positivo de la fusión con Bankia, ya supone para Criteria una cifra superior a la de 2019, antes del impacto de la pandemia, que obligó a aplicar políticas financieras más conservadoras (ver gráfico).

En esta línea, según un documento consultado por elEconomista, la agencia Fitch Ratings señala que el valor de las inversiones de CriteriaCaixa se ha recuperado hasta los niveles previos a la pandemia en 2021, un año antes de sus expectativas.

También pronostica un flujo de dividendos normalizado para 2022-2024, lo que refleja la eliminación de las recomendaciones regulatorias de los bancos y el restablecimiento general de las políticas de dividendos de las empresas para los próximos dos o tres años.

Y todo esto es a pesar de la volatilidad adicional potencial de la prolongación de la guerra entre Rusia y Ucrania, indica Fitch, que augura unos dividendos totales para Criteria en 2022 de 780 millones, por encima de los 743 de 2019.

La segunda gran fuente de ingresos recurrentes de Criteria, Naturgy, ha revisado a la baja su pay out en su plan estratégico, pero también hay que tener en cuenta que Criteria ha elevado su participación en la energética.

Diversificación

El incremento de dividendos de los próximos años servirá a Criteria para atender las recomendaciones de los mercados de mayor diversificación de su cartera, dado el peso todavía relevante del sector bancario y su dependencia de una gran parte de los ingresos vinculados a solo dos compañías.

El holding mantiene su interés por Agbar -aunque Veolia no está por la labor de vender tras hacerse con Suez-. Y es que una empresa de servicios básicos como esta encaja con la estrategia de Criteria de apostar por inversiones en compañías con ingresos estables y recurrentes, lo que compagina con inversiones financieras tácticas en otros sectores.

De momento, sigue utilizando su participación minoritaria en Telefónica para comprar cuando la teleco está barata y vender cuando sube de precio. Según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha invertido 13 millones de euros en la compra de casi tres millones de títulos entre enero y principios de abril, mientras que en 2021 invirtió 31,4 millones para un paquete de 9,3 millones de títulos, informó Europa Press.

Saba arrastra todavía pérdidas por el impacto de la pandemia. En 2021 registró unos números rojos de 11 millones de euros

Por otro lado, la perspectiva de mayores dividendos reduce la presión para desinvertir, aunque sea parcialmente, en la compañía de aparcamientos Saba, de la que tiene la práctica totalidad de las acciones. Es una meta que se mantiene, pero sin prisas, ya que Criteria no desea en su hoja de ruta actual participaciones tan elevadas.

Podrá esperar así a un mejor momento para obtener mejores precios, ya que Saba arrastra todavía pérdidas por el impacto de la pandemia. En 2021 registró unos números rojos de 11 millones de euros, si bien es una cifra muy inferior a los 44 millones negativos de 2020, y confía en recuperar la rentabilidad este ejercicio 2022.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Haber cuando desaparece el elemento este de las especulaciones en Bolsa

Puntuación 0
#1