Alejandro Páez Varela

Una oración de preguntas inocentes

Comenta

Hace poco más de 10 años, cuando Felipe Calderón Hinojosa era Presidente de México, publiqué este texto en las páginas editoriales del diario en el que trabajaba. Se llamaba, como el título que le repito para este mismo texto, "Una oración de preguntas inocentes". Fueron de mis últimos textos en esa sección del periódico. No lo contaré ahora porque no viene al caso, pero después de estos artículos me vi obligado a refugiarme en las páginas de la sección cultural para seguir escribiendo. Se me dijo que mis textos molestaban en Presidencia. Mi director, por supuesto, se fajó para defenderme. Pero como me aferré a publicar lo me daba en gana, tuve que aceptar el costo: me quitaron la columna y me fui a la página cultural. Eventualmente tuvimos que irnos, en grupo, renunciados. Como digo, no viene al caso contarlo a detalle.

Alejandro Páez Varela

No hay país para una broma

Comenta

Alguien se lo tomó con humor ácido: ¿Organizan un golpe de Estado y no invitan? Un economista reconocido lo consideró una locura: "ya lo perdimos", escribió. Muchos se quedaron pensando qué había en el fondo del mensaje y otros compartieron preocupación. Un "golpe de Estado" no es cualquier cosa. La cita a Francisco I. Madero evoca el costo: los muertos; empezando por él, por el Presidente; y luego todos los que murieron en los años por venir, los de la revuelta armada.

Alejandro Páez Varela

Leer el desencanto

Comenta

América Latina fue empujado al neoliberalismo más ortodoxo como pocas otras regiones del mundo. Al tiempo que Europa caminaba hacia una economía de bienestar social, millones de individuos de este lado del Atlántico fueron conducidos durante tres décadas por una supercarretera de un sólo sentido, con señalamientos fijados por Banco Mundial y FMI, que prometía adelgazar los estados nacionales, sanear las finanzas públicas, generar riqueza y repartir el bienestar. No pasó. Fuimos engañados. Ahora la frustración se ha convertido en desesperanza y algunos, como Chile o Haití, lo han expresado en las calles y con disturbios y otros, como México y Argentina, se han dado la oportunidad de provocar un cambio político desde las urnas. Centroamérica es un rosario de gobiernos viejos y nuevos pero está igualmente demolido por estos años de depredación. Lo demuestra la migración inédita. El cambio tiene resistencias, como en Brasil, pero Jair Bolsonaro no tiene nada qué ofrecer a estas alturas sino más ruina, y eso será advertido por los votantes pronto, ojalá, antes de que el desencanto se les transforme en algo más.

Alejandro Páez Varela

Muchas morenas

Comenta

El agregado de Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta a su resbalón de días previos, cuando dijo que a Rafael Moreno Valle y a Martha Érika Alonso “los castigó Dios” y por eso se mataron, es, por decir lo menos, una patanería. Pedir que lo “esperen sentados” porque no se va a disculpar tiene una fuerte dosis de insolencia e insensibilidad. Hay también un “lero-lero”, un afán de venganza que denota inmadurez y no refleja, por supuesto, una actitud de Gobernador.

Alejandro Páez Varela

Lecciones del inframundo

Comenta

A muchos se les olvida que los llamados "videoescándalos" de 2004 y 2005 iniciaron con Jorge Emilio González Martínez, entonces presidente nacional del Partido (dizque) Verde. El "niño (dizque) verde" fue exhibido en una ardua negociación que buscaba ceder una reserva ecológica a particulares con un soborno de dos millones de dólares. Todos lo vimos y todos lo condenamos. Pero de inmediato, la opinión pública de ese momento lo olvidó para brincarse a otro escándalo: el que involucraba a cercanos a Andrés Manuel López Obrador.

Alejandro Páez Varela

Por llamarla de alguna manera

Comenta

Durante los días que duró la crisis de los aranceles entre México y Estados Unidos, en redes sociales hubo una movilización irregular (quiero llamarla de alguna manera) contra el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Primero se dio una especie de festejo por la amenaza de Donald Trump. Luego se vino una operación coordinada (de acuerdo con el análisis de metadatos) para tratar de enemistar, hacer quedar mal y/o restar fuerza al Canciller mientras negociaba: buscaron tuits anteriores al 1 de diciembre de 2018 en los que Marcelo Ebrard cuestionaba a Trump (muchos de la campaña de 2016) y arrobaron al Presidente de Estados Unidos y a varios de su equipo, como Mike Pence, para predisponerlos, a ellos o a sus equipos. Después de la primera conferencia de prensa en Washington, hubo otra vez un ataque contra la "impericia" y "la falta de relaciones" de la delegación mexicana (incluyendo el TT de #LordCacahuate) y posteriormente, las cuentas giraron para agriar el llamado a la manifestación de Tijuana.

Alejandro Páez Varela

Gruñidos

Comenta

Hemos dejado de conversar. Hemos dejado de mediar con el intercambio inteligente. Nos hemos enfrascado en una campal y en consecuencia, por la trifulca, perdemos perspectiva y dimensión de quién es quién y qué es qué. Soltamos puñetazos con los ojos cerrados y no discriminamos. Confundimos todo. Dejamos de leer para opinar de todo. Gana el de la lengua más larga y el del garrote más pesado. Se apuran conclusiones con una línea de texto y una repasada al timeline. Se lanzan veredictos con una vista apresurada de un video editado y una puntada de alguien más. Eso es, en gran medida, lo que pasa hoy en las redes sociales, el foro "de discusión" por excelencia en nuestros tiempos. Hemos apartado la posibilidad de las palabras para enfrentarnos con gruñidos.

Alejandro Páez Varela

Follow the money

Comenta

He leído y escuchado que cada vez hay más acciones coordinadas, pagadas, para ir en contra del Presidente Andrés Manuel López Obrador en las redes. La última, la que pedía su renuncia, fue muy notoria; casi todos los analistas de metadatos que conozco dicen que se trató de un ataque donde hubo recursos quién sabe de dónde.

Alejandro Páez Varela

El vuelo del ganso

Comenta

En diciembre pasado, el Diputado federal priista Héctor Yunes Landa, ex candidato al Gobierno de Veracruz, abandonó una reunión quejándose de la aplanadora de Morena. Equis la reunión; equis el legislador; equis su partido, sin autoridad moral para denunciar o pedir nada. Antes de salir soltó una frase que me llamó la atención: “No son dueños de esta reunión; quédense con su fiesta y búsquense a gente que les quiera estar escuchando sus rollos. ‘¿Somos 30 millones de votos?’. Ustedes no los ganaron. Los ganó Andrés Manuel. Ustedes venían en las valencianas de él. No los conocen ni en su distrito”. Allí está la frase. Me sigo.

Por Alejandro Páez Varela

Poco más de cien días

Comenta

El Presidente suele utilizar una frase: “Nunca más”. Por ejemplo, cuando habla del aumento al salario mínimo de enero pasado (y que, por cierto, no disparó los precios, como calculaban muchos). “Nunca más un aumento al salario por debajo de la inflación”, dice. O “nunca más” se va a saquear al país, o “nunca más” la corrupción, etcétera.


© Copyright Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Ajustes de cookies