Auditoria, Abogados y Asesoramiento

Horizonte 2020 y las pymes: manual para convertir la locura en un triunfo

Decía Mark Twain que "un hombre con una idea es un loco hasta que la idea triunfa" y ahí está la clave del problema: ¿cómo conseguir que la idea triunfe? La Unión Europea, a través del Programa Horizonte 2020 y, concretamente, del Instrumento para pymes, intenta ayudar a las pymes europeas a hacer frente al reto que supone poner en práctica una idea innovadora y disruptiva que requiere grandes esfuerzos humanos, materiales y económicos.

El primer requisito es tener una idea que sea innovadora y potencialmente disruptiva, esto es, que suponga un cambio importante en la comercialización de un determinado producto. Por ejemplo, la comercialización de las tabletas supuso un cambio en el mercado digital llegando a desplazar artículos como reproductores mp3, el lector de libros electrónicos e incluso el ordenador personal.

Lo que se pretende con este requisito es conseguir financiar ideas que colaboren realmente a incrementar la competitividad de los miembros de la Unión en el actual contexto internacional. Ahora bien, hay que tener presente que el examinador que vaya a estudiar si la idea es realmente disruptiva tendrá en cuenta conceptos como la patentabilidad de la misma o el impacto que pueda tener en otros sectores y países.

Si una pyme se encuentra en posesión de una idea disruptiva e innovadora y quiere intentar conseguir fondos a través del Instrumento para pymes, tiene que adaptarse además a uno de los temas que se establecen en el programa de trabajo 2016-2017. Uno de los programas que más solicitudes reciben es el Open Disruptive Innovation Scheme, luego a la hora de presentar su solicitud hay que tener en cuenta que la competencia va a ser más feroz bajo este concepto y si se puede encajar el proyecto en otro de los temas, sería altamente recomendable que así se hiciera.

Proceso de tres fases

Tras estar en posesión de una idea disruptiva e innovadora que tenga cabida en uno de los temas antes señalados, es conveniente tener en cuenta que el Instrumento está pensado para acompañar a las empresas en el proceso innovador en 3 fases:

La primera fase, opcional, se trata de un estudio de viabilidad en el que se deberá presentar una Plan de Negocio que será evaluado por un examinador. Si la pyme consigue ser aceptada en esta primera fase, se proveerá dicho Plan con 50.000 euros para ponerlo en funcionamiento. Conviene recordar que los proyectos en los que se ha recurrido a la protección de la propiedad industrial suelen ser más atractivos al haber pasado ya un estudio pormenorizado acerca de la novedad de la idea, el estado de la técnica y su aplicación industrial.

Antes de pasar a la segunda fase es imprescindible señalar que la primera es opcional porque puede que la empresa esté ya en funcionamiento y no requiera elaborar ningún Plan de Negocio. Las empresas que pasan la primera fase tienen que cumplir una serie de requisitos antes de pasar a la segunda. En esta segunda fase se financian todas las actividades (diseño, demostración o escalado industrial, entre otros) necesarias para obtener el producto.

Finalmente, en la tercera fase se recibe apoyo no financiero para la comercialización del producto desarrollado en la fase anterior. De este modo, se ayuda a la empresa en todo el ciclo de producción de un producto para colaborar al éxito del mismo.

En 2016, las fechas límite para la fase 1 son: 24 de febrero, 3 de mayo, 7 de septiembre y 9 de noviembre y para la fase 2: 3 de febrero, 14 de abril, 15 de junio y 13 de octubre. Si es un inventor que trabaje o posea una PYME, tenga muy en cuenta estas fechas porque puede estar usted a punto de convertir lo que parecía una locura en un triunfo.

Stella García Moreno, abogada en la agencia de Propiedad Industrial SILEX IP

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud