Aragón

Ibercaja estima que la economía de Aragón crecerá el 4,4% en 2022

Presentación de la revista Economía aragonesa de Ibercaja.
Zaragoza

La comunidad aragonesa podría recuperar el Producto Interior Bruto (PIB) de 2019 este trimestre o el que viene, después de que sea la autonomía que está mas cerca de ese nivel, a seis décimas, frente a tres puntos de la economía española, según los datos publicados este martes por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) sobre el PIB del primer trimestre de 2022.

El jefe de Análisis Económico y Financiero de Ibercaja, Santiago Martínez, ha comparecido en rueda de prensa, junto con el director del Área Financiera de Ibercaja, Antonio Martínez, el director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Ibercaja, Enrique Barbero, y el profesor de la Universidad de Zaragoza, Eduardo Sanz, para presentar la edición especial del número 75 de la Revista Economía Aragonesa, que edita el banco.

Tanto el jefe de Análisis Económico y Financiero de Ibercaja, como el director del Área Financiera han detallado que la caída del PIB de Aragón en 2020 fue menor que la del conjunto de España, del -8,5 frente al -10,8 --por el menor peso en su economía de los sectores más afectados por la pandemia--, y el crecimiento de 2021 ha sido del 5,2 sobre el 5,1 de España de forma que se ha comportado de manera más similar a Europa que al conjunto del país, han apuntado.

No obstante, tras la invasión de Ucrania, la economía aragonesa está "más expuesta a corto plazo" por el peso industrial y agrícola, ya que Rusia y Ucrania son importantes exportadores de materias primas energéticas, industriales y alimentarias y a causa de la guerra "se han disparado" los precios.

Por eso, la previsión de la entidad para el PIB de Aragón este año es más baja que la del conjunto de España, del 4,4 por ciento frente al 4,7 nacional. Esto supone reducir la estimación inicial de Ibercaja en tres puntos para la comunidad autónoma --era del 7,4-- y en 2,5 para el conjunto del país --se situaba en el 7,2--.

No obstante, Ibercaja ha incrementado en cuatro décimas su previsión para 2023 en Aragón, en el que se espera que el PIB crezca el 5,1, frente al 4,7 de la anterior predicción, y en España el 4,8, ocho décimas más del 4 por ciento publicado con anterioridad.

Empleo

Antonio Martínez se ha referido al empleo y ha subrayado que en este momento hay 500.000 afiliados más a la Seguridad Social que antes de la pandemia y por eso es una de las "luces" de la economía española, junto con la competitividad y el ahorro de familias y empresas.

Como "sombras", ha mencionado la elevada dependencia energética, el impacto de la inflación y la bajada de la productividad, que ha confiado en que mejore gracias a los fondos europeos de recuperación.

En Aragón, en el caso del empleo, las previsiones son conservadoras por las amenazas sobre industria y sector agropecuario por el encarecimiento de las materias primas. La estimación para 2022 es de un incremento de la ocupación de 6.000 personas, el 1,1%, hasta alcanzar los 586.000 ocupados, lo que permitiría reducir la tasa de paro al 9,5%. En 2023, esta tasa se podría reducir al 8,3%, cuando podrían crearse 10.000 empleos, si no se produce un encarecimiento adicional de las materias primas.

Es un aumento inferior al promedio de España ya que la población activa está cayendo por el envejecimiento demográfico. "Aragón tiene capacidad de atraer capital, pero hace falta capital humano en cantidad y en perfiles", ha advertido Antonio Martínez, que ha apostado por que se cree "todo el talento para la nueva economía que está viniendo y atraerlo, si no se puede generar internamente".

Inflación

Por su parte, Santiago Martínez ha analizado la situación de los precios y ha comentado que la dependencia energética ha provocado un fuerte crecimiento en España, del 9,8% en marzo en términos interanuales, la tasa más alta desde mayo de 1985, causado principalmente por el encarecimiento de la electricidad, los carburantes y los alimentos.

En la Zona Euro, el incremento del IPC, del 7,5% interanual en abril, ha estado muy vinculado a los precios derivados de la producción de energía, pero dado su papel en las cadenas de producción y de consumo, cabe esperar efectos posteriores, los llamados efectos de segunda ronda. "Es posible que hayamos visto el tope" y en el segundo semestre de este año "empecemos a ver tasas más moderadas", ha comentado.

En Estados Unidos, la variación al alza de los precios ha derivado en tasas que no se habían producido en los últimos 40 años, hasta alcanzar el 8,5% interanual en marzo de 2022. Esta subida ha afectado a casi todas las ramas de consumo, no solo a las más directamente relacionadas con los precios energéticos y la escasez de oferta.

El jefe de Análisis Económico y Financiero de Ibercaja ha apuntado que, ante esta situación, la Reserva Federal ha iniciado el ciclo de subidas del tipo de intervención, mientras que en el Banco Central Europeo se esperan reacciones, pero de forma más gradual y mantiene este trimestre la compra de deuda pública, aunque en el siguiente se reducirá, mientras que la subida de tipos "queda más lejos; lo más pronto será en el segundo semestre de este año, y creemos que será moderada", ha dicho.

Por otro lado, en los mercados financieros se percibe una mayor aversión al riesgo, lo que está afectando a activos como la renta variable, que había tenido un comportamiento excepcional en 2021.

Otros contenidos

El director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Ibercaja, Enrique Barbero, ha hecho balance de los 75 números de la revista, que se edita desde 1998, y que ha sido "testigo" de la transformación de la comunidad autónoma ya que en este periodo el PIB de Aragón ha pasado de los 17.000 a los 35.000 millones de euros, las exportaciones de los 5.000 a los 14.000 millones y la población ocupada se ha incrementado el 30 por ciento.

Este número 75 reúne artículos especiales dedicados a la última década de transformación económica, empresarial y social de Aragón. Uno de ellos, de economista de la Universidad de Zaragoza y de la Fundación Basilio Paraíso, Eduardo Sanz, titulado 'Cuando la excepcionalidad nos alcanza: la economía aragonesa en la década que nos está dejando sin aliento (2013-2022)', recorre tres escenarios diferenciados: el primero, del año 2013 al 2019 protagonizado por la recuperación; el segundo, marcado por las consecuencias económicas derivadas de la pandemia; y el tercero, que ha comenzado con el escenario bélico de Ucrania.

El artículo finaliza subrayando la necesidad inexcusable de acometer una senda reformista desde la confianza en que las situaciones de excepcionalidad se resuelvan.

Además, representantes de los ocho principales clústeres sectoriales aragoneses --Aera, Alia, Aragón Alimentación, Arahealth, Caaragon, Clenar, Tecnara y Zinnae-- ofrecen un análisis desde el punto de vista de las fortalezas y debilidades de la última década, los retos y oportunidades de futuro y los valores diferenciales de la economía aragonesa para el crecimiento de sus empresas.

El separador de este número especial está dedicado al impacto sostenible de Ibercaja en 2021, ofreciendo datos del compromiso de la entidad, como la conservación del medio ambiente, el avance en innovación y digitalización, la participación en acciones sociales en el entorno, acompañando a los clientes y a los trabajadores, hasta la consecución de los reconocimientos recibidos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin