Aragón

Aragón recibirá del FLA 1.468 millones en 2022

Zaragoza

El Gobierno de Aragón ha aprobado este miércoles la adhesión de la Comunidad Autónoma al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), del que recibirá 1.468 millones a lo largo del año, tras lograr la conformidad del Ministerio de Hacienda. Lo ha anunciado la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

El Fondo de Liquidez Autonómica es una línea de crédito que forma parte del Fondo de Financiación de las Comunidades Autónomas. Este mecanismo que puso en marcha el Gobierno de España en 2012, durante la anterior crisis económica, está concebido para que el Estado preste dinero a las comunidades a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que ofrece condiciones favorables, evitando así la financiación de las regiones en los mercados.

Además, la voluntad de adhesión al FLA conlleva el compromiso de destinar los fondos recibidos a las necesidades de financiación aprobadas por la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, es decir al pago de los vencimientos por amortizaciones, que suponen 1.186 millones.

También, al pago de la anualidad para la devolución de las liquidaciones negativas del modelo de financiación autonómica de 2008 y 2009 --35 millones-- y al déficit previsto para este año --246 millones--.

De la misma manera se exige el cumplimiento de las condiciones financieras establecidas para los recursos que se asignan y la presentación de un plan de ajuste coherente con los objetivos de estabilidad, que asegure el reembolso de las cantidades aportadas por el Gobierno de España.

El Ministerio de Hacienda ya ha dado la conformidad a la solicitud de adhesión al FLA, que se remitió el pasado 21 de julio, y la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, por su parte, ha adoptado, mediante acuerdos del 25 de enero y de 21 de marzo, la distribución de los fondos para los dos primeros trimestres de 2022, que ascienden a 814 millones.

La crisis sanitaria vinculada a la pandemia de COVID-19 provocó, en sintonía con la Unión Europea, que el Congreso de los Diputados ratificara en 2020 y 2021 la decisión del Consejo de Ministros de suspender las reglas fiscales como medida extraordinaria centrada en la recuperación económica y social de nuestro país.

Sostenibilidad

Pese a la suspensión de las reglas fiscales, el Gobierno de Aragón abordó todo el trabajo de protección y recuperación de la Comunidad Autónoma de Aragón teniendo muy presente la necesidad de lograr la sostenibilidad de las cuentas públicas.

Con ese fin se habían puesto ya en marcha a principios de 2020 una serie de medidas que confirman la Nueva Cultura del Gasto que busca la mayor eficacia en el gasto y el mayor control.

Con la misma intención se inició un proceso de refinanciación de la deuda a largo plazo, aprovechando los bajos tipos de interés que ofrecía el mercado y que ha afectado ya a más de 3.200 millones, rebajando la factura de los intereses en casi cien millones de euros.

Toda la batería de medidas adoptadas, junto al esfuerzo del Gobierno de España, que ha aportado fondos extraordinarios a las autonomías para poder hacer frente a las graves consecuencias económicas y sociales de la pandemia, a las que ahora se suman las derivadas de la guerra de Ucrania, ha permitido al Gobierno de Aragón cerrar el ejercicio de 2021 con un déficit provisional 0,15% del PIB --56 millones de euros--, que previsiblemente se corregirá a la baja cuando los datos de la contabilidad nacional sean definitivos.

Esta cifra, próxima al equilibrio presupuestario, corrobora la mejora del saldo fiscal autonómico, ya que la tasa de referencia de déficit que se había autorizado se situaba en el 1,1% del PIB.

Esfuerzo continuado

Los buenos datos de gestión de 2021, con un presupuesto que ha contado con el techo más alto de la historia de Aragón, orientado en exclusiva a la reparación de los daños de la crisis y a la recuperación del tejido económico, sigue la estela de los obtenidos en 2020, primer año que Aragón cerró con superávit desde la entrada en vigor de las leyes de estabilidad.

Con este contexto de esfuerzo en la gestión, así como de preocupación por la eficiencia y la sostenibilidad económico-presupuestaria de las finanzas públicas de la Comunidad Autónoma, el plan de ajuste que acompaña la adhesión al FLA renueva un compromiso mantenido en el tiempo para adoptar reformas estructurales que supongan ahorros en la gestión, un mayor control de las cuentas públicas y la realización de los cambios normativos necesarios que favorezca la implantación de empresas en la Comunidad.

Uno de los principales objetivos se enfocará a no superar la tasa de referencia de 2022, establecida en el 0,6%, de manera que se reediten datos tan positivos como los del cierre de 2021.

Destacan también como medidas específicas del plan las que exigen responsabilidades en materia de gestión económico-presupuestaria en todos los casos en los que se adquieran compromisos de gasto sin crédito suficiente. Se trata de una orden que ya está recogida en el Presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2022.

También se hace referencia a las medidas que optan por la adhesión a los acuerdos marco y sistemas de adquisición centralizada que pueda desarrollar el Ministerio de Sanidad, así como a la adhesión al punto general de entrada de facturas electrónicas de la Administración General del Estado (FACE).

Este plan de estabilidad recoge el trabajo continuado en una serie de compromisos para fortalecer el crecimiento económico y la creación de empleo, que está siendo una de las máximas del Gobierno de Aragón, con un notable esfuerzo para atraer nuevas empresas, apoyado también en la simplificación administrativa o en las leyes que fomentan la economía social.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin