Aragón

La Mafia impulsa su expansión en España para llegar a los 100 restaurantes en 2023

Loli Requelme, directora general del Grupo La Mafia
Zaragoza

La cadena de restauración tiene previsto aumentar su presencia por franquicia en el territorio nacional, además de abrir 15 establecimientos en el país luso.

La Mafia se sienta a la mesa continúa con su plan de expansión. La cadena de restauración, especializada en gastronomía ítalo-mediterránea, tiene previsto alcanzar los 100 establecimientos en el año 2023 a nivel nacional. A pesar de la covid-19, la empresa ha seguido con la firma de nuevas franquicias, que ya se están abriendo y con las que ampliará su red de restaurantes. "Tenemos sobre la mesa 50 restaurantes -49 franquicias y uno propio que es el flagship que se inauguró recientemente en Zaragoza en el que se ha implantado el nuevo modelo de La Mafia 4.0-, y 15 proyectos muy avanzados", explica Loli Requelme, directora general del Grupo La Mafia al que pertenece esta marca, a elEconomista

En la actualidad, la cadena de restauración tiene 47 unidades abiertas a las que se suman tres firmas nuevas en Cádiz, Huelva y Jérez. Además de su presencia en Aragón, La Mafia tiene establecimientos prácticamente en todo el territorio nacional, estando presente en autonomías como Andalucía, comunidad en "la que tenemos una gran fortaleza", al igual que en Extremadura. La firma también cuenta con restaurantes en Castilla-La Mancha, Castilla y León, Murcia, Comunidad Valenciana, Asturias, islas Canarias y Galicia, entre otras localizaciones.

El objetivo del plan de expansión es continuar reforzando su presencia en estas zonas y ampliarlas en el resto, especialmente, en el sur de España, Levante y Madrid, comunidad esta última en la que se plantea a su vez la apertura de un establecimiento propio siguiendo el modelo del buque insignia del restaurante en Zaragoza de La Mafia 4.0 y que se quiere ir extendiendo también a las franquicias.

De forma paralela al crecimiento de la red en España, la cadena de restauración está abriendo el mercado portugués. La Mafia regresa así al país luso en el que ya había estado operando con un local "que se tuvo que cerrar por problemas de salud de los socios. Durante la pandemia se firmó la master franquicia en Portugal con 15 unidades porque el franquiciado estaba interesado en nuestra marca y nos conocía en España. Ahora, estamos firmando para la apertura del primer local" dentro de esa master franquicia en la que el resto de restaurantes se irá abriendo de forma progresiva durante los próximos cuatro años.

A pesar de adentrarse en Portugal, "no es una prioridad la internacionalización. Tenemos otras opciones en Reino Unido y Francia, pero para dar ese salto la compañía tiene que tener unas infraestructuras porque nuestra fábrica está en Zaragoza. Es un aspecto que hay que tener en cuenta en la distribución. Portugal es un mercado cómodo y los proveedores están homologados y son prácticamente los mismos. Los proyectos en otros países también requieren de adaptación, gustos de las personas... y sin perder nuestra esencia. Queremos ser cautos. La prioridad es España". Precisamente, es en este país donde La Mafia tiene una "cartera intensa" de franquicias, que le está llevando a ampliar su departamento de Expansión con el fin de poder dar respuesta.

"En esta crisis hemos salido fortalecidos", añade Loli Requelme, quien incide en que "ahora estamos en un momento dulce" tras haber pasado los más difíciles de la pandemia durante el estado de alarma con la caída de la facturación a cero euros. "Era una situación desconocida y no sabíamos cuánto iba a durar. Para pasar esto y de cara al futuro, teníamos que salir fortalecidos" para lo que se trabajó en el modelo de La Mafia 4.0 con elementos innovadores como los códigos QR, nueva imagen y ambientación y una carta diferenciada con productos que sólo se pueden comer en esta cadena de restauración y que es posible al tener el obrador propio en San Mateo de Gállego (Zaragoza). Además se apostó por el delivery y los pedidos online.

La recuperación de la actividad ha sido notable "a partir de mayo. Hicimos comparables con 2019 y vimos que se remontaba y las aperturas estaban funcionando bien. Desde julio venimos creciendo un 20% de media en facturación cada mes" sobre 2019.

Franquicia para invertir y diversificar

La Mafia nació en Zaragoza hace 21 años con una cafetería, que posteriormente se convirtió en restaurante y se transformó en el concepto actual con una propuesta gastronómica de cocina ítalo-mediterránea y de restauración basada en el libro 'El Padrino' y que aporta unos valores centrados en las reuniones de familiares, amigos o negocios en torno a la mesa. La firma apostó desde 2002 por la franquicia, sumando hoy en día una facturación de alrededor de 30 millones de euros tan solo en la red de franquiciados.

La franquicia de La Mafia es un modelo principalmente para inversores o empresarios. De hecho, el 40% de los franquiciados repite o bien diversifica la actividad con otras marcas del grupo empresarial como Ditaly o La Boutique Italian Food. La apertura de un restaurante de La Mafia requiere una inversión de entre 300.000 y 500.000 euros, incluyendo el canon de entrada, que es de 28.000 euros. Su retorno se puede alcanzar en un año y medio, aunque depende de la inversión definitiva y del estado inicial del local. En el caso de precisar un mayor peso financiero, se estima que se puede alcanzar en tres años.

La franquicia, que también tiene un canon de marketing del 1% sobre la facturación bruta, requiere de locales con unas dimensiones de entre 300 y 350 metros cuadrados que, en general, deben estar situados en poblaciones de más de 100.000 habitantes, "aunque analizamos todas las plazas que se proponen, pero con un estudio más exhaustivo". Esto ha permitido aperturas en localidades como Puertollano. La elección del local es uno de los aspectos más analizados para la puesta en marcha de la franquicia porque "está muy medido y queremos tener la certeza de que el establecimiento que se abra sea un éxito". De hecho, ahora, se está dando la situación de tener franquiciados, pero no encontrar el local idóneo. Cada restaurante genera entre nueve y diez puestos de trabajo.

Recientemente, La Mafia se sienta a la mesa ha renovado el convenio con BBVA -el primero se firmó en 2019-, en el marco de la estrategia de crecimiento con el fin de facilitar productos y servicios financieros en condiciones especiales tanto para los ya franquiciados como para aquellos que se adhieran al plan de expansión.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin