Aragón

Los empresarios del sector del metal critican la falta de medidas para evitar los precios desorbitados de la electricidad

  • Desde la FEMZ se advierte que la subida de la luz influye directamente en la competitividad de las empresas
Zaragoza

Los empresarios del Metal han criticado que el Gobierno no tome medidas para evitar la subida del precio de la electricidad, que alcanza hoy su máximo histórico en España con un precio medio de 106,57 euros/MWh, según las previsiones del Operador del Mercado Eléctrico.

Son precios que desde la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ) han calificado de "desorbitados", puesto que hoy el precio fijado llegará incluso a alcanzar los 110 euros/MWh y el mínimo se situará por encima de los 100 euros.

Un precio que repercute de forma directa en la actividad en las empresas que se encuentran en el mercado regulado y, a futuro, a aquellas que se encuentran en el mercado libre por las tendencias alcistas del mercado.

Es una situación ante la que la FEMZ ha denunciado la falta de sensibilidad del Gobierno con los empresarios que, tras más de un año de crisis, tienen que seguir haciendo frente a nuevas cargas.

Además, desde la federación han incidido en la afección en el sector del Metal que tiene que afrontar esta nueva subida en un momento en el que las empresas atraviesan problemas con el suministro de determinadas materias primas y productos, lo que está encareciendo las facturas.

Desde FEMZ han recordado que, en lo que va del mes de julio, ya se ha superado dos veces el segundo precio más caro de la historia y los expertos vaticinan una nueva escalada que, inevitablemente, se comerá la reducción por la bajada del IVA, anunciada por el Gobierno, y que en todo caso es temporal y restrictiva ya que muy pocas empresas pueden beneficiarse.

La FEMZ ha añadido que "el sistema está establecido de tal manera que la electricidad que se compra para una hora se paga siempre al precio de la energía más cara. No estamos ante un mercado real de competencia, el sistema debe cambiar. El Gobierno debe tener la capacidad suficiente para modificar una ley que, viendo los precios a los que estamos llegando, tiene consecuencias nefastas para la competitividad de las empresas. Hay que recordar que el coste de la energía es un factor clave para la competitividad de las empresas y, con unos precios desorbitados, difícilmente las empresas pueden competir con éxito en los mercados internacionales".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin