Aragón

La automoción aragonesa refuerza su posición para liderar la electromovilidad sostenible con una inversión de más de 1.000 millones

  • Se contemplan inversiones en innovación por valor de 265 millones de euros
  • En reindustrialización, se espera invertir 650 millones de euros para captar nuevos modelos electrificados
  • La formación y digitalización suman inversiones de 180 millones para apoyar el salto a la Industria 4.0
Zaragoza

El Cluster de Automoción de Aragón (CAAR) impulsa el proyecto MOV&ELEC (Movilidad Electrificada), que comprende una inversión global de 1.075 millones de euros con el fin de liderar la electromovilidad sostenible, apoyándose en la reindustralización del sector de la automoción a través de la innovación, reindustrialización y digitalización y mediante el desarrollo y ejecución de proyectos privados, públicos y mixtos centrados en abordar la nueva movilidad y la generación de empleo.

Durante los últimos meses, CAAR y sus socios (agrupa a 81 empresas y entidades, sumando una facturación de más de 2.300 millones de euros y más de 10.000 empleos), ha venido trabajando en este proyecto, que comprende una inversión global de 1.075 millones de euros entre proyectos privados, públicos y mixtos bajo el paraguas de herramientas de apoyo como los Fondos Next Generation de la Unión Europea a los que se quiere optar.

El proyecto se articula en torno a tres ejes, que abarcan la innovación, reindustrialización y la digitalización y formación, contando cada uno de ellos con inversiones. La reindustrialización suma la cantidad inversora más importante con un total de 630 millones de euros para la captación de nuevos modelos electrificados y sostenibles con el objetivo a su vez de consolidar la industria aragonesa del sector y la producción de los componentes que se necesitarán en estos vehículos.

En el caso de la innovación, se calculan inversiones por valor de 265 millones de euros, que se destinarán principalmente a las infraestructuras necesarias para innovar en las nuevas tecnologías relacionadas con la electrificación y la movilidad y el desarrollo de sistemas y componentes del futuro para los nuevos vehículos.

La digitalización y la formación comprenden una inversión de 180 millones de euros parra incorporar los habilitadores tecnológicos de la Industria 4.0, aparte de formar a las personas en estas tecnologías y atraer a perfiles de otros sectores hacia la industria de la automoción para su reincorporación a través de procesos de recualificación.

El proyecto permite así poner en valor y reforzar la importancia del sector de la automoción en Aragón, que se prepara para "seguir siendo el actor relevante que es y para proyectar hacia el futuro un potente ecosistema de automoción en el que trabajan 25.000 personas y que ofrece una facturación global de 10.000 millones de euros, una inversión anual en I+D que ronda los 350 millones de euros, exportaciones a 35 países y una producción de 450.000 vehículos", explica el presidente de CAAR, Benito Tesier, durante la presentación de MOV&ELEC en el seno de la jornada "La movilidad en el centro del desarrollo", organizada por este cluster y el Gobierno de Aragón, para mostrar el potencial de la comunidad aragonesa para albergar nuevos proyectos en el sector de automoción como una nueva planta de baterías, cuya ubicación se disputan varias autonomías.

Tesier ha puesto de manifiesto la importancia de este proyecto, que es "la hoja de ruta de Aragón en materia de movilidad" por lo que ha invitado a todos los agentes a respaldarlo porque, con su ejecución, se introducirá "plenamente a la sociedad aragonesa en la nueva movilidad y para generar puestos de trabajo de mucho mayor valor añadido y más competitivos".

Manifestaciones de interés

El sector de la automoción en esta nueva hoja de ruta también toma impulso a través de los diferentes hitos que se han producido en la comunidad aragonesa como el hecho de que la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza), ahora Stellantis, fuera la primera en ensamblar un modelo 100% eléctrico en España: el Corsa eléctrico.

El responsable del clúster de vehículos comerciales ligeros de Stellantis, Juan Antonio Muñoz Codina, ha explicado que han presentado al Ministerio de Industria manifestaciones de interés para fabricar en Zaragoza vehículos "de acuerdo a la batalla de hoy en día" en torno a la movilidad y los retos que plantea, así como baterías, apuntando a su vez la idea de que Aragón puede albergar una factoría de baterías porque, a su juicio, serán necesarias varias fábricas para responder a la demanda del mercado y ante la mayor producción de coches eléctricos o de menos emisiones en el horizonte de 2030. La empresa anunció a finales del año pasado de su intención de contar en 2021 con un taller de baterías en Zaragoza, que sería similar al de la planta de Vigo y que tendría una superficie de alrededor de 5.000 metros cuadrados de superficie.

Muñoz Codina ha incidido en que para afrontar la nueva movilidad se tienen que dar varios factores, que pasan por la fabricación de cédulas y módulos de baterías, que "es la revolución más importante", tener capacidad de fabricar las carcasas que alojan esos módulos para lo que ya hay un proveedor en Épila (Zaragoza) que a partir de julio suministrará este producto a toda España, y el ensamblado de la batería. Y, para hacer realidad estos ejes, es necesario que "el territorio esté dispuesto", así como "partners que tenga conocimiento para la fabricación de estos módulos y más de un gran constructor de automóviles que aporte know-how y el número de vehículos a fabricar".

Un proceso que, para el grupo Stellantis, pasa por una "movilidad segura, limpia (en términos de ecología) y accesible desde el punto de vista económico para que la gente pueda comprar los coches. Y, para ello, hay que evitar la dependencia de países asiáticos para la fabricación de células y baterías. Zaragoza está perfectamente situada para estas inversiones", reuniendo todos los factores necesarios.

Proyectos pioneros

En la jornada también se han dado a conocer proyectos pioneros como Mobility City, que está impulsado por la Fundación Ibercaja con la colaboración del Gobierno de Aragón. Una iniciativa con la que Aragón se sitúa en posición líder en la nueva movilidad, ha añadido José Luis Rodrigo Escrig, director general de Fundación Ibercaja.

Desde hace tres años, se empezó a trabajar en la hoja de ruta de Mobility City, fecha a partir de la que se han "redoblado esfuerzos para convertir a Zaragoza y Aragón en referencia de la movilidad del siglo XXI como un polo de innovación en movilidad sostenible, conectada y segura".

El objetivo con el proyecto es "convertirnos en la principal plataforma tecnológica, de demostración y aprendizaje para el fomento de la movilidad sostenible, su desarrollo e innovación en España", aparte de ser una iniciativa vertebradora que programa una media de 70 actividades formativas y divulgativas al año. Entre los hitos ya conseguidos destaca la constitución en Zaragoza del Comité de Vehículo Eléctrico y Alternativo de Anfac, la celebración de la Mesa Nacional de la Movilidad Sostenible (hoy Mesa de la Automoción(, y el acuerdo de colaboración con Cellex para la creación de Mobility City Lab, un laboratorio sobre movilidad conectada.

Precisamente, en el acto también ha intervenido el director corporativo de Cellnex Telecom Sur Europa, Fernando Brea, quien ha explicado que el "siguiente paso" ha de ser el "diálogo" entre los vehículos y con las infraestructuras de comunicación, como semáforos, paneles de información, antenas, cámaras y señales de tráfico. Con este objetivo, Cellnex inauguró en mayo de 2019 un laboratorio en un circuito de vehículos, que permite realizar pruebas de test y de conectividad a todos los fabricantes. Ahora, se quiere avanzar en la creación de un grupo "más amplio y transversal", que incluya, por ejemplo, centros tecnológicos y universidades.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin