Aragón

UGT y CCOO reclaman al Gobierno sentarse a negociar el SMI y la derogación de la reforma laboral y de las pensiones

  • "No vamos a permitir que salgamos de esta crisis en la misma situación jurídica y con los trabajadores más empobrecidos"
Zaragoza

UGT y Comisiones Obreras (CCOO) han reclamado al Gobierno central sentarse a negociar la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) y la derogación de la reforma laboral y la de las pensiones. Esta reivindicación les ha llevado a realizar movilizaciones este jueves en todas las capitales de provincia de España bajo el lema '¡Ahora sí toca!'.

En el caso de Aragón, los sindicatos se han protestado frente a las sedes de la Delegación del Gobierno en Aragón, situada en Zaragoza, y de las Subdelegaciones del Gobierno en Huesca y en Teruel. En la movilización de la capital aragonesa han estado presentes los secretarios generales de UGT y CCOO en la región, Daniel Alastuey y Manuel Pina.

En declaraciones a los medios de comunicación, Alastuey ha remarcado que el objetivo es recordarle al Ejecutivo los compromisos que tiene con los sindicatos y con los trabajadores: "En general con todos los ciudadanos que en su momento les votaron, varias veces por cierto, para que hubiera un cambio en los gobiernos y, por tanto, en las políticas".

Ha aseverado que las medidas que se practicaron para salir de la crisis de 2008 fueron de austeridad, de devaluación salarial, de desregularización del mercado de trabajo y de recorte de pensiones. "El cambio de Gobierno que se produjo tendría que servir para que esas políticas quedaran en el olvido".

"Hemos entendido que durante estos meses de pandemia, el Gobierno no ha podido cumplir con su programa electoral, hemos estado negociando otras cosas que eran importantísimas, pero creemos que ya toca empezar a hablar de los temas que teníamos pendientes, que son fundamentalmente la revalorización salarial y la derogación de las reformas laboral y de pensiones".

En este punto, Alastuey ha desgranado que la revalorización del SMI es "fundamental", ya que se habla de los sueldos de los trabajadores que menos cobran "y merecen una subida salarial". Además, ha recordado que, por parte del Gobierno, existe el compromiso de que se coloque el salario mínimo en el 60 por ciento de la media de los sueldos del país, al finalizar esta legislatura.

"Hay que derogar la reforma laboral en todos aquellos aspectos que han hecho que la negociación colectiva se deteriorara y el mercado de trabajo se precarizara, y hay que derogar una reforma de las pensiones, que no ha servido más que para empobrecer a los pensionistas".

El secretario general de UGT-Aragón ha reconocido que desde hace dos años no se aplica la reforma de las pensiones llevada a cabo por el PP. Pero ha considerado que, ante esta situación, lo que tiene que hacer el Ejecutivo "si no la aplica de hecho es derogarla y volver a la situación anterior".

"Hay que recordarle al Gobierno que ya es hora de ir negociando las cosas que tenemos pendientes, porque lo que no vamos a permitir es que salgamos de esta crisis en la misma situación jurídica y con los trabajadores todavía más empobrecidos".

Principal prioridad

El secretario de CCOO-Aragón, Manuel Pina, ha incidido en que la principal prioridad de los sindicatos sigue siendo "afrontar la pandemia", pero "también hay que ver las afecciones que esas medidas sanitarias están teniendo en lo económico, en lo laboral y en lo social".

"Nuestra prioridad va a seguir siendo esa. Hemos acordado muchas medidas con el Gobierno que nos están permitiendo proteger a las personas y el empleo. Pero queremos empezar a trabajar en la salida de esta crisis, esperemos que las vacunas empiecen a tener su efecto".

En este punto, ha insistido en que no van a aceptar que se tomen medidas como las de 2008, "de austeridad y de recortes". Además, "no podemos volver al 13 de marzo de 2020 porque en ese momento también teníamos muchos problemas, y ya habíamos negociado varios temas con el Gobierno".

En concreto, ha citado como algunos inconvenientes del marcado laboral la alta temporalidad, el uso "abusivo" de los contratos parciales, el desempleo juvenil, "que dobla al europeo", y el desequilibrio en la negociación colectiva. "Esos temas están encima de la mesa y tenemos que negociarlos ya".

Así, han decidido emplazar al Gobierno con medidas a medio plazo para negociar, "pero hay que centrarse en este momento en tres temas que afectan a la mayoría social: el SMI, las pensiones y la normativa laboral".

"No estamos de acuerdo con el Gobierno en que el salario mínimo no se suba este año, afecta a los trabajadores que menos ganan y hay un compromiso de alcanzar el 60 por ciento del salario medio del país en esta legislatura, queremos que nos digan cómo lo van a cumplir".

Pacto de Toledo

Manuel Pina ha subrayado que, sobre las pensiones, hay que negociar las recomendaciones del Pacto de Toledo: "Creemos que sería bueno empezar por derogar la reforma unilateral de 2013, que se saltó el Pacto de Toledo y, por tanto, empezar a trabajar en el nuevo sistema de pensiones".

Sobre la reforma laboral, ha expuesto que antes de la pandemia ya se cerraron textos sobre este asunto que "dependen de una decisión política". Ha puntualizado que son cambios en la prevalencia del convenio de empresa, la ultraactividad de la subcontratación y las inaplicaciones de convenio.

El objetivo, ha agregado, es "equilibrar algo" la negociación colectiva. "Lo que queremos es ofrecer al gobierno nuestra colaboración pero tenemos que salir de esta crisis de una manera diferente".

"Si queremos un nuevo modelo productivo necesitamos un nuevo modelo de relaciones laborales, y eso es lo que queremos expresar y lo que le vamos a decir al Gobierno, emplazarle a que nos pongamos a negociar inmediatamente", ha apostillado.

Compromiso

En su manifiesto, los dos sindicatos han destacado su compromiso con la sociedad españoles: "Hemos impulsado toda una serie de acuerdos que han permitido la construcción de una inédita red de protección para el tejido productivo y las personas de este país".

Con ello, se ha impedido que "frente a crisis anteriores", se destruyeran "millones de puestos de trabajo y miles de empresas", trazando una dirección "de signo distinto, social, a la política a implementar ante las dificultades consecuencia de la COVID-19".

"Sin embargo, en estos momentos en los que, aunque de forma tímida, ya se vislumbra la salida de la crisis, nos encontramos con posiciones en el Gobierno que, amparadas en inexistentes condicionamientos europeos o en bloqueos torticeros de la patronal, impiden avances en ámbitos esenciales e imprescindibles para la igualdad social y la distribución de la riqueza".

Según las centrales sindicales, sin estos avances la salida de la crisis se efectuará, como en ocasiones anteriores, "sobre la espalda de la clase trabajadora", algo que han remarcado que no pueden permitir.

"La actual situación política requiere que las organizaciones sindicales demos un paso al frente, llamadas a efectuar todo el esfuerzo necesario para impedir que se quebrante una línea política comprometida con el progreso, la justicia social y la distribución de la riqueza", han sostenido.

Las protestas realizadas este jueves se han convocado cumpliendo con todas las medidas de seguridad ante la COVID-19. Para ello, la convocatoria ha congregado a 120 delegados de los dos sindicatos en Zaragoza y a otros 30 en Huesca y en Teruel.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

endesa