Aragón

Los autónomos que solicitaron los microcréditos del Ayuntamiento de Zaragoza recibirán la liquidez este mes

Zaragoza

Los autónomos y pymes que solicitaron los microcréditos de la primera convocatoria del Ayuntamiento de Zaragoza han comenzado a firmar la documentación previa a la recepción de la liquidez, que les llegará a lo largo de este mes de octubre, para hacer frente a sus necesidades económicas derivadas de la pandemia de coronavirus.

Un total de 1.466 autónomos y pymes han solicitado un microcrédito del Ayuntamiento de Zaragoza durante la primera convocatoria y ha supuesto la firma de más de 200 contratos.

Las solicitudes han llegado de sectores diversos como el del taxi, la hostelería, la moda, calzado y complementos, las peluquerías y las agencias de viaje, localizados en diferentes zonas como el Casco Histórico, Centro, Almozara, Las Fuentes o San José.

Esta primera línea de microcréditos recoge varias condiciones como haber tenido unas pérdidas superiores al 50 por ciento y el crédito se concede al 0 por ciento de interés, una carencia de 6 meses y un plazo de devolución de hasta 60 meses.

Tres ejemplos

La consejera municipal de Hacienda, María Navarro; y la consejera municipal de Economía, Innovación y Empleo, Carmen Herrarte, han firmado estos primeros microcréditos con tres autónomos y propietarios de micropymes de la ciudad del ámbito del comercio textil, el ocio nocturno y el taxi.

María Navarro ha dicho que son un ejemplo de todo tipo de empresas que se han visto beneficiadas por toda la ciudad y ha confiado en que estos microcréditos les sirvan para "pasar mejor" estos meses. "Demostramos que estamos a su lado".

Por su parte, Carmen Herrarte ha manifestado que estas firmas revelan el "compromiso del Ayuntamiento" en inyectar 10 millones de euros a los 1.466 autónomos que lo solicitaron y que se ha alanzado la cifra de 8,5 millones de euros, por lo que los 1,5 millones restante serán para necesidades de otros autónomos que podrán concurrir a la segunda convocatoria, que se publicará este sábado o lunes próximo y en un plazo de 15 días podrán optar.

El empresario de una sala de música, Ángel González, ha agradecido esta incitativa que puede paliar "parte del desastre económico. Ha recordado que su establecimiento, situado en la plaza del Pilar, se cierra en el confinamiento y se abre a finales de junio, pero tres semanas después se vuelve a cerrar "por orden del Gobierno de Aragón" y no se ha podido abrir hasta que se ha acogido a la modificación autorizada por el Ayuntamiento para su reconversión a cafetería.

Este cambio le ha supuesto una adaptación en mobiliario y con más de 200 días de cierre la situación financiera "no es buena" por lo que la ayuda del Ayuntamiento "no es grande, pero importante y servirá para aguantar un poco más".

La propietaria de una tienda de moda de fiesta y novia, Begoña Muñoz, ha contado que la ciudad sin comercio "está muerta" porque es el "corazón de las calles". Ha contado que se ha visto muy afectada porque las bodas se han aplazado al 2021 y ha augurado que el final de año "será duro", pero ha abogado por "reinventar las celebraciones y bodas y ser positivos".

El taxista Emilio González ha explicado que este sector está directamente vinculado a la hostelería y el ocio nocturno. "Si ellos no trabajan nosotros mucho menos". Ha narrado que los taxistas se han visto perjudicados por la falta de faena por lo que este dinero "se presta en muy buenas condiciones" y les permitirá disponer de más tesorería y "estar limpios para lo que pueda venir y tirar para adelante".

Maria Navarro ha animado a pensar en positivo y ha subrayado que el Ayuntamiento estará para ayudar "en todo lo que se pueda" porque los comercios "dan la vida a la ciudad, al igual que ocio nocturno y los bares".

Les ha pedido que hagan llegar sus reivindicaciones porque el Gobierno de la ciudad "ha sido capaz de innovar y estar del lado de los que peor lo están pasando y atender las prioridades sobrevenidas por la pandemia. Si a vosotros o va bien al Ayuntamiento de Zaragoza le irá bien".

Segunda línea

Con el sobrante de esta línea se han publicado ya las bases de la segunda convocatoria. 1.500.000 euros destinados de nuevo al tejido empresarial. En concreto a autónomos, incluidos los mutualistas, y pymes con una plantilla de no más de 10 trabajadores que desarrollen su actividad en Zaragoza capital y que hayan tenido que cerrar sus negocios durante el estado de alarma.

También a los que, a pesar de haber podido continuar la actividad, hayan sufrido una reducción de su facturación y a los que hayan adoptado medidas de prevención y protección sanitarias por la COVID-19 en sus negocios.

Se puede solicitar de forma telemática, a través de 'www.zaragoza.es' con certificado electrónico o presencialmente en los registros municipales. Se ha habilitado una ventanilla en la Casa Consistorial, en la Plaza del Pilar, y el teléfono 976 726262.

En esta segunda convocatoria también existen 3 líneas. La primea es para autónomos sin empleados a su cargo y autónomos y empresas con 1 ó 2 trabajadores, que podrán solicitar microcréditos de 5.000 euros al 0 por ciento con 3 años de amortización.

La segunda línea es para autónomos y empresas que tengan entre 3 y 5 trabajadores y podrán pedir 7.500 euros al 0 por ciento con 5 años de amortización; a la tercera línea se pueden acoger los autónomos y empresas que tengan entre 6 y 10 trabajadores y optar hasta microcréditos de 10.000 euros al 0 por ciento con 5 años de amortización.

Como novedad, y con el objetivo de que los microcréditos se adapten a las necesidades reales de las empresas, los autónomos con entre 3 y 5 trabajadores pueden optar a las líneas 1 ó 2 y aquellos que cuenten con entre 6 y 10 trabajadores pueden acogerse a cualquiera de las 3 líneas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.