Aragón

UGT Aragón alerta de que no se recupera empleo: faltan 40.000 puestos de trabajo de los perdidos en la crisis

Zaragoza

El secretario general de UGT-Aragón, Daniel Alastuey, ha apuntado que la Comunidad aragonesa no está recuperando el empleo perdido durante la crisis económica, ya que todavía faltan 40.000 puestos de trabajo. Además, ha incidido en que la reforma laboral ha abierto más la brecha entre los que más ganan y los que menos.

Así lo ha indicado este lunes en una rueda de prensa en la que ha presentado el informe del sindicato 'Análisis del Mercado laboral de 2019 y perspectivas para 2020'. Ha reconocido que el año pasado ha sido bueno para el empleo en Aragón, con la creación de 14.200 puestos (2,46 por ciento) según la Encuesta de Población Activa (EPA).

No obstante, ha asegurado que el empleo no se ha recuperado, ya que todavía faltan 40.000 puestos de trabajo de los perdidos durante la crisis económica. Ha agregado que en 2019 también se han registrado 9.955 afiliaciones más a la Seguridad Social, aunque la evolución de los últimos meses indica un estancamiento del crecimiento en torno a un 2 por ciento.

En concreto, el aumento de la población activa ha impedido que la creación de empleo se trasladara en su totalidad a la disminución del desempleo, que baja en 6.900 personas. Alastuey ha alertado de que el paro de larga duración "repunta y se acerca al 50 por ciento".

El informe de UGT-Aragón constata "un declive y envejecimiento de la fuerza laboral", que solo se ha podido corregir mediante el trabajo de personas extranjeras que han impedido la caída de la población y de población activa.

El empleo en la Comunidad ha crecido sobre todo en la industria alimentaria, en las administraciones pública, en construcción, especializada y en consultorías y actividades ligadas a la programación y la informática. En el resto de sectores, incluida la automoción, crecen por debajo de la media.

El secretario general de UGT-Aragón ha alertado de que una cuarta parte de los trabajadores aragoneses tienen unos ingresos salariales iguales o inferiores al objetivo de la carta Social Europea sobre salario mínimo, es decir, por debajo del 60 por ciento del salario medio.

Por ello, ha opinado que la crisis no solo ha devaluado los salarios sino que ha castigado a los que peor estaban. "Es necesaria una política de rentas que reequilibre el reparto de la riqueza generada y garantice una vida sin pobreza a los trabajadores".

A juicio del sindicato, hay que incrementar paulatinamente el salario mínimo hasta el objetivo europeo y renovar los acuerdos de negociación colectiva entre empresarios y sindicatos.

Reforma laboral

Alastuey ha incidido en que al problema de la cantidad de trabajo se suma su baja calidad, algo de lo que ha culpado principalmente a la reforma laboral de 2012 que, entre otras cosas, "ha abierto más la brecha entre los que ganan más y los que ganan menos".

En este punto, ha lamentado que ha crecido el empleo a tiempo parcial, sobre todo en las mujeres. "El 51 por ciento de los trabajadores a tiempo parcial desean un trabajo a tiempo completo, esto indica que no es algo que se busque para compaginar con otras actividades", ha advertido.

Además, ha comentado que las rentas salariales "han perdido fortaleza y la han trasladado a las rentas empresariales". Ha insistido en que aquellos que tenían los salarios más bajos son los que más poder adquisitivo han perdido.

Para el sindicato, la calidad del empleo solo se mejorará con una contrarreforma laboral que permita limitar los niveles de temporalidad y de parcialidad en el empleo.

"Las bolsas de parados deben ser atendidas mediante correctas políticas activas de empleo que aseguren la empleabilidad de quienes van rotando entre el empleo y el paro pero, sobre todo, para ayudar a quienes caen en el paro de larga duración".

Parálisis política

El informe de UGT-Aragón detalla que España ha permanecido en situación de parálisis política durante "demasiados años" y será imposible reactivar la economía y la creación de empleo si no se afrontan "reformas que permitan adaptarse a la digitalización o el cambio de paradigma forzado por la crisis climática".

En Aragón existen proyectos ligados a la industria alimentaria y las nuevas tecnologías, "pero es necesario hacer un esfuerzo de modernización del tejido industrial".

Sobre 2020, Alastuey ha considerado que es "esperanzador", puesto que "puede haber un cambio de políticas". "Lo que hemos estado haciendo hasta ahora ha sido vivir de la inercia y de las tendencias".

Ha dicho que "la desaceleración de la economía" no tiene que ver "con factores internos" aunque "algunos hayan querido criminalizar a la subida del Salario Mínimo Interprofesional" sino que "tiene mucho que ver con los movimientos comerciales internacionales y ahora mismo con el coronavirus, que está ralentizando también el comercio mundial".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0