Aragón

Ercros invierte 14 millones en ampliar la planta de tabletas para el agua de piscinas en Sabiñánigo

Zaragoza

La empresa ha ampliado la planta de tabletas para el tratamiento del agua de piscinas de su fábrica en la localidad oscense de Sabiñánigo. Una ampliación que ha supuesto una inversión de 14 millones de euros y con la que aumenta la fabricación en 6.000 toneladas al año hasta alcanzar las 28.000 toneladas anuales.

A pleno rendimiento está ya la ampliación de la capacidad de producción de la planta de ATCC de la fábrica de Ercros en Sabiñánigo en la que se producen las tabletas para el tratamiento del agua de las piscinas.

Una ampliación que se ha realizado ante la necesidad de disponer de un mayor volumen de este producto -Ercros es líder europeo y uno de los principales fabricantes del mundo-, como consecuencia de la presión de un mercado en alza. En 2019, el 57% de las ventas de ATCC se destinó a los mercados exteriores.

El mayor volumen de producción de ATCC está permitiendo a Ercros optimizar la rentabilidad de la planta de producción de cloro y sosa de Sabiñánigo, que fue inaugurada en 2018, ya que estos dos productos -entre otras aplicaciones-, se emplean como materia prima en la fabricación del ATCC, según han indicado desde la compañía.

La ampliación de esta planta forma parte de las actuaciones previstas en el Plan de modernización industrial y ampliación de la capacidad productiva (Plan Act), que Ercros está llevando a cabo en el período 2016-2020, con un importe total de alrededor de 100 millones de euros.

La inversión se inició en 2018 y el proceso de puesta en marcha comenzó a finales de 2019, tal y como estaba previsto en el plan. En la actualidad, ya se ha alcanzado su máxima capacidad nominal de fabricación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.