Aragón

¿Dónde está el negocio de Amazon Web Service en España para abrir centros de datos en Aragón?

Zaragoza

La compañía anunció recientemente la apertura de la región AWS en España, que contempla la puesta en marcha de un gran centro de datos en tres ubicaciones en la comunidad aragonesa, que podría entrar en funcionamiento a finales del año 2022 o principios de 2023. ¿Qué negocio hay detrás de este centro?

La llegada del anuncio de Amazon Web Service a España y, en concreto, físicamente a Aragón facilitará que muchas empresas puedan dar el salto a la nube (cloud computing)o bien pasar a tener sus datos en España en lugar de estar ubicados en otros centros de AWS en Europa, principalmente, en Dublín, que es el que mayores garantías ofrece.

El propio Werner Vogels, CTO de Amazon.com, daba algunas claves nada más anunciarse la puesta en marcha de la nueva región AWS en España. A través de su blog, explicaba que más de dos tercios de las empresas que cotizan en el índice IBEX 35 están utilizando la tecnología de la nube de AWS para, por ejemplo, reducir costes y respaldar sus negocios a nivel mundial.

Entre ellas, hacía alusión expresa a Adevinta, Atresmedia, Idealista, Banco Santander, BBVA, Grupo Barceló, Mahou San Miguel, NH Hoteles, Openbank, Orange España, Prisa, Seguritas Direct, Telepizza, Ticketea, Meliá Hotels International o Mapfre. Son solo algunas de las empresas que en España ya están utilizando los servicios de AWS, aunque el número de compañías es mucho más elevado y no se limita solo a las que figuran en el IBEX 35.

Fuentes del sector consultadas por elEconomista.es, consideran que la región AWS en España facilitará que muchas más empresas puedan utilizar los servicios cloud. La razón está en que los tres centros de datos situados en Aragón permitirán superar algunas barreras y reticencias que existen en el tejido empresarial para migrar a la nube.

En la actualidad, las compañías son todavía reticentes y tienden a poner excusas para no utilizar servicios cloud porque no quieren que los datos que manejan y los de sus clientes estén fuera de España. La normativa vigente obliga a que estén en Europa -en el territorio nacional se traspone la normativa europea-, donde AWS ya tiene una amplia presencia con sus servicios tecnológicos. Es una barrera que se supera porque ahora no será necesario que los tengan en Dublín o París, entre otras posibilidades.

Además, también se reducirá la latencia -sobre todo cuando se tienen que realizar operaciones críticas-, al estar los centros más cerca. Se percibirá así una mayor rapidez por la mayor cercanía y se disfrutará de una mejor experiencia de usuario.

La transición hacia la nube igualmente se verá favorecida porque AWS concede una especie de créditos o subvenciones para que las entidades puedan dar este paso y las pruebas de migración sean más económicas.

El negocio potencial

Pero las empresas no solo son las que van a tener la ocasión de migrar a la nube, también las administraciones públicas. Nuevamente, Werner Vogels daba las claves a través de su blog al indicar que los gobiernos, entre otras entidades, iban a poder utilizar las aplicaciones y servicios en la nube de AWS. De hecho, la línea de la Administración Pública, incluyendo principalmente las áreas de Sanidad o Educación, es otra de las grandes líneas de trabajo y, quizá, la de más potencial en España.

Con los centros de AWS en Aragón, las administraciones públicas van a poder acelerar el proceso de transformación digital manteniendo niveles de seguridad altos, aparte de cumplir con las normas en materia de protección de datos y con la normativa del Esquema Nacional de Seguridad, de manera que los datos que se lleven a la nube estén protegidos y disponibles las 24 horas los siete días de la semana, según han indicado fuentes del sector a elEconomista.es

Casualidad o no, el pasado día 31 de octubre -fecha que coincide con la reunión que mantuvieron responsables de AWS con el presidente del Gobierno de España en funciones, Pedro Sánchez-, se publicaba en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto-ley 14/2019, de 31 de octubre, por el que se adoptan medidas urgentes por razones de seguridad pública en materia de administración digital, contratación de sector público y telecomunicaciones.

Un amplio Real Decreto-ley que incluye diversos puntos, algunos de los cuales están relacionados directamente con los datos de mayor impacto y los grados de seguridad, así como los puntos más críticos. Este marco daría una mayor seguridad para que las administraciones públicas puedan migrar a la nube. Pero, además, el hecho de estar los centros en España supone que los datos no saldrán del territorio nacional.

Además de tener más garantías, la transición a la nube presentaría ventajas para las administraciones públicas al pagar solo por el uso que hagan de las aplicaciones, aparte de no tener que hacer grandes inversiones amortizando en grandes períodos de tiempo para disponer de servicios en la nube y sin saber si van a necesitar o no realmente esa infraestructura de servidores. Tampoco deberán preocuparse por la necesidad de ampliar o disminuir la capacidad de almacenamiento. De esta manera, las administraciones no tendrán que "comprar hierro", como se denomina en el sector la compra de servidores, o invertir en la construcción de esas infraestructuras.

Desde luego, las administraciones públicas españolas están en este proceso y cada vez más están en el camino de combinar sus servicios propios de centros de datos con servicios en la nube, dando paso a un modelo híbrido. Y lo lógico es que las administraciones que haga esta migración y apuesten por un modelo híbrido elijan a AWS al estar en España. Una decisión que incluso podría llegar a adoptar el propio Gobierno de Aragón si opta por dar este paso.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.