Aragón

Las empresas aragonesas se preparan para minimizar el impacto del Brexit

Zaragoza

Las principales organizaciones empresariales han mantenido un encuentro con el Departamento de Industria con el fin de abordar los posibles efectos en la economía aragonesa y en las empresas aragonesas de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) para disminuir las posibles consecuencias.

Ya sea un Brexit "duro" o "blando", la salida del Reino Unido de la Unión Europea tendrá consecuencias y efectos sobre la economía y la actividad de las empresas aragonesas. Y a pesar de que todavía no están claros los términos y condiciones que se establecerán para las relaciones comerciales -ni siquiera es totalmente firme que la fecha definitiva para el Brexit sea el próximo día 31 de octubre-, Aragón se ha puesto manos a la obra para trata de disminuir las posibles consecuencias de esta salida del Reino Unido, que es especialmente importante para sectores clave en la economía aragonesa como la industria, automoción, productos agroalimentarios y el turismo, entre otros.

Las organizaciones empresariales CEOE Aragón y CEPYME Aragón, junto con el Consejo de Cámaras Aragonesas, han mantenido un encuentro con el vicepresidente y consejero de Industria del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, para abordar la situación.

Un encuentro en el que se ha puesto de manifiesto que el Gobierno de España trabajará con las comunidades autónomas para disminuir los efectos de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El Ejecutivo central "tiene interés" en trabajar con las autonomías en torno a las cuestiones que afectan "directa o indirectamente" a cada una de ellas y ser como una "correa de transmisión" junto a las organizaciones empresariales, ha afirmado Arturo Aliaga.

"Las empresas de Aragón siempre han destacado por su pulso económico y sus capacidades para salir al exterior" pero, si el Reino Unido finalmente sale de la Unión Europea, además de cuestiones concretas en materias de inmigración y permisos de residencia, uno de los escenarios que se pueden dar sería un mayor control en las aduanas para productos agroalimentarios perecederos que podría tener repercusiones en lo que respecta a Aragón, ha explicado el consejero.

En cuanto a los sectores que más podrían verse afectados, no se descarta la adopción de medidas. Por ejemplo, en el sector turístico, el consejero ha planteado que se tendrán que reforzar las campañas de promoción en Reino Unido debido a que, al no ser europeos, los británicos tendrían "más dificultades" para visitar España. El Brexit también afectaría al sector de la automoción debido a que "lo que más se exporta" desde la comunidad son piezas mecánicas y bienes de equipo al resto de países europeos.

No obstante, el consejero ha recordado que existe en Decreto Ley desde el mes marzo con "medidas de contingencia" para "paliar" los posibles efectos del Brexit que se puede producir a nivel nacional como una subida de los aranceles o el cambio de visados de los españoles residentes en el extranjero. Además, ha apuntado la posibilidad de crear ofertas de empleo para la "repatriación de trabajadores" españoles, si bien ha recalcado que la legislación británica "tendrá que hacer sus esfuerzos. No va a desmantelar su tejido productivo porque se vayan".

Al término de la reunión, el presidente de CEOE Aragón, Ricardo Mur, ha considerado que "habrá que esperar" a ver si se produce un Brexit "duro o blando" y que el "problema" lo tiene la economía británica frente a las "oportunidades" que puede suponer para las empresas aragonesas. "Nos va a debilitar a nivel global en la competitividad económica de Europa pero al mismo tiempo puede abrir oportunidades a empresas aragonesas en otros mercados".

Un motivo por el que ha indicado que hay que "estar expectantes", aparte de hacer un llamamiento para "tratar de minimizar las afecciones negativas" y "potenciar las positivas" del Brexit, cuyas consecuencias "se irán viendo" conforme se desarrollen las medidas de la salida. No obstante, sin ser alarmista, sí ha adelantado que tendrá "afecciones claras" en las importaciones de bienes de consumo, productos alimenticios y bienes de equipo.

El presidente de CEOE Aragón también ha señalado que las empresas "están acostumbradas" a "vivir cada día una aventura nueva y unas dificultades añadidas" que, en este caso, "van a ser muy particulares" e incluso "sectoriales" por lo que van a depender de cada una de las compañías.

Cierre de empresas

Por otro lado, el presidente del Consejo de Cámaras Aragonesas, Manuel Teruel, ha considerado que lo que "puede ocurrir", si se hace efectiva la salida de Reino Unido de la Unión Europea, es que "cambian los aranceles" y las condiciones pasan a ser aquellas de países como Rusia o Marruecos con "una tramitación diferente".

En el caso de los aranceles, Teruel ha explicado que las empresas que tengan "una marca potente" este impuesto al final "se lo comerá" el cliente final, mientras que aquellas cuya marca "no sea capaz de repercutir" de la misma manera que las empresas grandes, "se comerán" este arancel.

Sin embargo, el presidente del Consejo de Cámaras Aragonesas, ha confiado en la capacidad de las empresas para adaptarse a "nuevos paradigmas" y para "buscar soluciones" a los problemas. "Las empresas aguantan, aguantamos una crisis financiera brutal, trabajamos sin bancos, las empresas se recomponen, son una máquina de resolver problemas". No obstante, ha apuntado que las empresas de Aragón "estarán adecuadas para adaptarse a lo que venga", si bien ha admitido que "puntualmente alguna tendrá que cerrar", pero ha matizado que eso "pasa todos los días".

Finalmente, el presidente de CEPYME Aragón, Aurelio López de Hita, ha manifestado que a las empresas "no les quedará más remedio" que adaptarse a esta nueva situación y "buscar nuevos mercados", aunque ha reconocido que esto "se hace habitualmente en el desarrollo económico y empresarial".

En concreto, López de Hita ha aseverado que las pequeñas y medianas empresas "siempre son la parte más débil" ante cualquier tipo de problema macroeconómico, aunque ha estimado que precisamente su magnitud les confiere "una fortaleza" de tener "mayor rapidez para adaptarse" a situaciones nuevas. "Hay que confiar en que sabrán adaptarse", aunque ha reconocido también que "habrá mortandad de empresas", aunque ha matizado que esto no es "achacable únicamente al Brexit" sino que, al igual que en "otras ocasiones", habrá empresas que "no podrán superar la situación", si bien las que lo hagan "serán más fuertes".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.