Andalucía

Economistas prevén un "robusto" crecimiento en Sevilla pese a "fuertes incertidumbres"

  • El Barómetro trimestral del colegio profesional hispalense anticipa que el PIB de 2022 crecerá un 5%
  • Alertan del peligro de una escalada inflacionista que eche al traste los cálculos optimistas
Sevilla

El PIB crece este año en la provincia de Sevilla un 4,5% y consolidará el crecimiento el año próximo, cuando se alcanzará un 5%, en línea con las proyecciones para España y Andalucía, situadas ambas en el 5,1%. Son las estimaciones que avanza el del Barómetro Económico de Sevilla del Colegio Profesional de Economistas de Sevilla. Aunque el Decano del Colegio, Francisco J. Tato Jiménez, destaca en el panorama un fuerte componente de "incertidumbre, con muchas alertas en el horizonte. La variante Ómicron está incrementando exponencialmente los casos de Covid aunque con sintomatología más leve, la inflación parece que ha venido para quedarse, la crisis de las materias primas está ralentizando la recuperación y los fondos Next Generation no están llegando como se esperaba". Tato puso especial acento en el peligro de una "espiral inflacionista" si el incremento de los precios se traslada a los salarios, lo que podría provocar una "tormenta perfecta".

Los indicadores de actividad económica de la provincia de Sevilla recogidos por el Barómetro, publicación coordinada por la profesora del Departamento de Economía de la Universidad Loyola y directora ejecutiva del informe, María del Carmen Delgado López, reflejan así una recuperación y consolidación "robusta" de la actividad económica durante los últimos meses, sustentada en gran medida por el logro de una elevada tasa de vacunación a nivel nacional, lo que ha permitido la reactivación paulatina del sector turístico hacia niveles prepandemia.

Aún hay sectores, según los datos del XI Barómetro, que no alcanzan los niveles medios de recuperación, como la venta de automóviles, especialmente afectada por problemas de abastecimiento y escasez de materias primas. Aún así el crecimiento de la economía se intensifica en el cuarto trimestre del año.", ha explicado la profesora Delgado.

En este sentido, ha afirmado que el PIB de Sevilla ha crecido un 1,8% en el tercer trimestre del año, superior en seis décimas al segundo trimestre. Así, en el año 2021 el PIB de la provincia se ha expandido un 4,5%, y se espera un 5,0% en 2022.

"Por otra parte, el fuerte dinamismo que se observa en el mercado laboral podría suponer una previsión de aumento de la ocupación en Sevilla en torno al 2,4% en 2021, situándose el número de ocupados medio en 740 miles de ocupados, por encima de los 737,7 de 2019. En 2022, el crecimiento de la ocupación podría rondar el 2,0% en este escenario". ha indicado la profesora de la Universidad Loyola.

Con respecto a los precios, según la investigadora: "El IPC registrará un crecimiento del 2,9% en el presente año como consecuencia de la subida de los precios de la energía. Sin embargo se espera una normalización progresiva de estos precios para 2022, esperando un crecimiento del IPC más moderado para 2022, en torno al 2,0%".

En cuanto a los indicadores seleccionados para analizar la evolución de la economía sevillana (sociedades mercantiles constituidas, matriculación de turismos, número de pernoctaciones, índice de confianza empresarial, sector exterior, número de afiliados a la Seguridad Social y tasa de desempleo), los datos muestran que el nivel de creación de empresas sigue en valores superiores a los niveles prepandemia, aunque muestra cierta desaceleración con respecto a los meses de abril a julio.

Sin embargo en la matriculación de vehículos, la tendencia negativa sigue patente, en gran parte explicada por la escasez de componentes y el cambio de hábitos del consumidor. Aun así, el índice de confianza empresarial comienza a recuperar niveles muy cercanos a los de 2019, lo que refleja las buenas expectativas de los empresarios sobre la evolución de la actividad económica en los próximos meses.

Con respecto a las pernoctaciones, éstas siguen manteniendo valores muy por debajo del valor normal al esperado si la pandemia no hubiese ocurrido. Desde agosto a octubre, los datos muestran cierta desaceleración provocada principalmente por el origen de los visitantes. Antes de la pandemia, la mayoría de pernoctaciones se correspondían con turistas extranjeros. Sin embargo, en el último año, la recuperación del sector turístico andaluz se ha sustentado, principalmente, en los turistas nacionales, mientras que el peso de los turistas internacionales (especialmente exteriores a la Unión Europea), ha disminuido considerablemente. En septiembre de 2019, cerca de un 60% de las pernoctaciones en Andalucía se correspondían a turistas que provenían del exterior. En septiembre de 2021, el 60% de las pernoctaciones se corresponden con turistas nacionales.

En cuanto al sector exterior, en el tercer trimestre de 2021 las exportaciones sevillanas ascendieron a 1.673,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 30,4% con respecto al mismo trimestre del año anterior. Las importaciones del tercer trimestre de 2021 se mantuvieron muy similares a los registrados en el mismo trimestre del año 2020, lo que sitúa al saldo exterior en positivo en los últimos meses, alcanzando los 586 millones en el trimestre en cuestión.

En el tercer trimestre de 2021, el valor del Índice BES se situó en 92,1 para Sevilla (frente a 87,3 del segundo trimestre de 2021) y 91,4 para Andalucía (frente a 90,04 del anterior periodo analizado). Esto indica una tendencia positiva de los principales indicadores económicos de la provincia y la región durante los meses del tercer trimestre.

De acuerdo con la última Encuesta de Población Activa, en el tercer trimestre de 2021, el número de ocupados totales en la provincia de Sevilla se situó en 721,4 miles de personas, lo que supone un 3,6% más que en el tercer trimestre de 2020, cuando el número de ocupados fue de 696,3 miles. La mejoría del mercado laboral también se observa al analizar la ocupación en términos efectivos (sin considerar trabajadores afectados por ERTE). En este caso, el dato mejora, en tanto que número de ocupados efectivos se incrementó un 7,0% interanual, al pasar de 665 miles de ocupados efectivos en el tercer trimestre de 2020, a 711,2 en el tercer trimestre del año actual. Esto está relacionado con la disminución de trabajadores acogidos a un ERTE; de los 31.300 que había en 2020, se ha pasado a solo 10.200 en el mismo periodo de 2021. Con respecto a la tasa de desempleo, ésta registró un incremento en el tercer trimestre, al situarse en el 23,1%, frente al 21,4% del segundo trimestre.

Este dato es inferior al registrado hace un año (23,8%), si bien en este último no se tenía en consideración el mayor número de trabajadores en ERTE. Con respecto al dato del tercer trimestre del año 2019 (23,1), la tasa de desempleo aún es 1,7 puntos superior. Por primera vez, la recuperación del empleo afecta por igual a todos los sectores, aun siendo más débil la recuperación del sector hostelero, las ramas de sanidad, servicios privados y, en menor medida, educación y comercio, transporte y hostelería, registran ya niveles de afiliación sustancialmente superiores a los de 2019. Según apunta el barómetro, la ocupación en 2022 podría crecer un 2,0%, situándose en un nivel medio de 740 miles de ocupados, por encima de los valores de 2019 (737,7 miles de personas). La tasa de desempleo evolucionará de forma acorde. El año 2021 podría finalizar con una tasa media de desempleo alrededor del 22,2% de la población activa. En el año 2022, este indicador podría oscilar en torno al 20,2%, pudiendo incluso bajar del umbral del 20% durante el segundo semestre del año.

La presentación se ha desarrollado en la sede de Caja Rural del Sur y en ella también han participado el decano del Colegio de Economistas, Francisco J. Tato Jiménez, y Rafael Peral Sorroche, Responsable de Instituciones, Colectivos y Convenios de Caja Rural del Sur Economía provincial

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin