Actualidad

El tubérculo que convertirá tu parrilla en antiadherente de manera natural y sin químicos

 

Con la llegada del buen tiempo, es un momento óptimo para utilizar la barbacoa. Con la excusa de usarla surgen planes con amigos, familiares y en pareja. Preparar una buena barbacoa no es sencillo al igual que tampoco lo es su limpieza. La parrilla es el elemento fundamental de esta práctica y es recomendable que quede limpia después de usarse para la siguiente ocasión.

El problema en el que muchos caen es dejar enfriar la barbacoa y olvidarse de limpiar la parrilla mientras que otros se limitan a pasar una bayeta húmeda por encima y algunos creen que con el próximo uso, la llama viva la desinfectará.

Los fabricantes de las barbacoas recomiendan limpiar las rejillas de la parrilla después de cada uso. Una buena opción para limpiar la parrilla y conseguir que sea antiadherente es usar una patata cruda. Tan solo hace falta cortar este tubérculo por la mitad y frotar el interior sobre las rejillas de la parilla.

Los alimentos ricos en proteínas, como el pescado y la carne, pueden pegarse a las rejillas de hierro y formar enlaces químicos entre las proteínas y el metal. La acción del almidón de la patata crea una barrera protectora sobre las rejillas, creando un efecto parecido al aceite de cocina.

Cuando se calienta la parrilla, la fécula gelatinizada de la patata impide que los alimentos se adhieran a las rejillas. Para que el truco funcione la parrilla tiene que estar limpia, apagándola después de usarla y utilizando un cepillo para limpiar las rejillas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud