Actualidad

El juez Peinado amenazó con detener a Begoña Gómez si no acudía a la declaración del empresario Barrabés

 

El juez Juan Carlos Peinado exigió a Begoña Gómez acudir a la declaración del empresario Juan Carlos Barrabés que tendrá lugar el próximo lunes 15 de enero y amenazó a la mujer del presidente del Gobierno con una orden de detención si no lo hacía. Sin embargo, la nueva situación de Barrabés, que ha sido dado de alta de su ingreso hospitalario, no hace necesario que Gómez acuda a la declaración, dado que va a suceder en el juzgado y no en ese centro hospitalario en el que estaba ingresado.

Sin embargo, la nueva situación de Barrabés, que ha sido dado de alta de su ingreso hospitalario, no hace necesario que Gómez acuda a la declaración, dado que va a suceder en el juzgado y no en ese centro hospitalario en el que estaba ingresado.

En un auto, Peinado aseguraba que la comparecencia de Barrabés, cuyos vínculos con Gómez son parte de la investigación que trata de determinar si la mujer de Pedro Sánchez incurrió en tráfico de influencias y corrupción, era una parte preconstituida y que eso obligaba a Gómez a acudir a la declaración.

De no acudir a la comparecencia o no aportar causa justa para argumentar su ausencia, "podrá convertirse esta citación en orden de detención", explicaba el auto.

Tal y como recoge Europa Press, el juez aseguraba que Gómez "tiene el deber de comparecer asistida de abogado de su elección" el lunes 15 de julio a las 11.00 horas a la planta sexta de los Juzgados de Plaza de Castilla, donde se encuentra la sala de vistas del juzgado que dirige el juez Juan Carlos Peinado.

El letrado explicaba que en este caso se ordenaba a Gómez a que acudiese al juzgado porque la declaración como testigo de Barrabés se utilizaría como prueba preconstituida en un eventual juicio por razones de salud del empresario; es decir, que la declaración del lunes, aunque se realizase en la fase de investigación, podría utilizarse en caso de que se celebrase un juicio.

Los contratos con Barrabés

Cabe recordar que Gómez acudió al juzgado el pasado viernes 5 de julio para declarar como investigada, pero finalmente se pospuso el interrogatorio para el 19 de julio porque no se le había notificado correctamente una de las querellas aportadas al procedimiento. Ese día se llevó a cabo un gran despliegue policial en las inmediaciones de Plaza de Castilla y se autorizó su entrada al juzgado por el garaje por cuestiones de seguridad.

Según el juez, Gómez tenía que volver el lunes 15 para presenciar el interrogatorio a Barrabés, puesto que se pensaba que seguiría ingresado en un centro hospitalario debido a su estado de salud. Su declaración se celebrará después de que el pasado mayo el juez ordenara a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que le remitiese los contratos que fueron otorgados al empresario Juan Carlos Barrabés desde Red.es, el Consejo Superior de Deportes y el Ayuntamiento de Madrid.

El instructor pidió a los agentes que recabasen los expedientes de contratación a la entidad Innova Next SLU, propiedad de Barrabés. En la denuncia que dio origen a la investigación, Manos Limpias aseguraba que uno de los empresarios "beneficiados" por las "recomendaciones o avales" de Begoña Gómez es Barrabés, a quien se le habría adjudicado licitaciones públicas por valor de 10 millones de euros.

"Este empresario además montó el Máster de Transformación Social Competitiva de la denunciada", sostenía la denuncia, que añadía que la cátedra de Begoña Gómez fichó además como profesor asociado a ese empresario.

Recientemente, el juez Peinado señaló que estaba investigando "todos los actos, conductas y comportamientos" llevados a cabo por Gómez "desde que su esposo es el presidente del Gobierno que se contienen en la denuncia inicial" presentada por Manos Limpias por tráfico de influencias, en relación con sus presuntos vínculos con el empresario Juan Carlos Barrabés y los contratos con éste que no han quedado en manos de la Fiscalía Europea.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud