Actualidad

Así son las enormes polillas que invaden Madrid por la noche: qué hacer con ellas

Una gran cantidad de vecinos madrileños alertó esta mañana una invasión de enormes polillas en la capital. Un fenómeno que llegó por la noche de ayer y que responde al aumento del calor, pero también se debe a otros elementos propicios para su proliferación. Hablamos de un insecto que hace referencia a aquellas mariposas nocturnas que cuando entran en lugares domésticos reciben el nombre de "polillas de la comida".

Según la web aerosol, el término "polilla" tradicionalmente hace referencia a aquellas mariposas nocturnas, y generalmente pequeñas, cuyas larvas se alimentan de lana u otros tejidos así como de diversos productos alimenticios que el ser humano almacena.

Una invasión en casa, como la que le ocurrió a muchos vecinos esta mañana, resulta una sensación incómoda y repugnante. Justamente, las mariposas nocturnas que llegan a nuestros hogares, reciben el nombre de "polillas de la comida". Son de los subtipos más frecuentes y son fácilmente confundidas con "moscas de la fruta", con "polillas de la ropa" y con "gorgojos de la despensa".

Muchas personas creen, erróneamente, que la aparición de las polillas en el hogar se debe exclusivamente a factores ambientales. Si bien el calor influye, existen otros elementos propicios para su proliferación. Estos insectos también son atraídos por las fibras de la ropa, los alimentos secos y otros materiales orgánicos.

"No mates a las polillas, contribuyen a la polinización"

Pese a que estos insectos generan alergias y afecciones digestivas leves en las personas, contribuyen a la polinización. Así lo explica el académico de la Universidad de Chile Tomislav Curkovic.

"No mates a las polillas. No muerden, no pican y llegan a nuestros hogares atraídas simplemente por la luz. No son una plaga en nuestras casas, porque no hacen nada al interior de ellas. Afuera algunas podrían ser consumidoras de ciertas plantas", explica el especialista en una publicación de la facultad de agronomía de la casa universitaria citada anteriormente.

¿Qué hacer con ellas?

Lo primero dice el experto, es mantener un aseo constante de los trasteros y/o armarios para evitar que se reproduzcan. En el caso de los alimentos como arroz, tallarines o legumbres, la recomendación es "tenerlos en envases sellados con tapa, transparentes, ojalá de vidrio".

Agrega, como consejo casero, que se pueden colocar dentro del lugar donde mantengamos nuestros abarrotes y alimentos. "Son repelentes genéricos de muchos insectos. No hay que pretender que sean repelentes de una enorme efectividad, pero probablemente pueden contribuir en alguna medida", señala.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud