Actualidad

Las monjas clarisas de Belorado rompen con Roma por la venta de un convento de 1,2 millones de euros

Convento de las monjas Clarisas de Belorado (Efe)
Valladolidicon-related

La venta de un convento valorado en 1,2 millones de euros ha provocado que las monjas clarisas de Belorado (Burgos) hayan anunciado que abandonan la Iglesia y se sitúan bajo la tutela y jurisdicción de Pablo de Rojas Sánchez-Franco, excomulgado en julio de 2019.

Las clarisas de Belorado (Burgos) anunciaron el lunes en un comunicado que abandonaban la Iglesia Conciliar debido a la "persecución" que sufren y que "ha puesto palos de rueda" a su comunidad, así como estar "bloqueadas" por Roma al no otorgarles la licencia de venta del convento de Derio y "querer quedarse" con sus propiedades. Por este motivo aseguraban que abandonan la Iglesia Conciliar.

En el escrito, firmado por la madre abadesa sor Isabel de la Trinidad, en nombre de todas las religiosas, pertenecientes a la Orden de Hermanas Pobres de Santa Clara, acusan a Roma de no querer concederles "licencia de venta del convento de Derio (probablemente seguirá en el despacho de Mario Iceta y de la presidenta hasta el fin de los tiempos...)" y de no permitirles "cumplir con los pagos" del Monasterio de Orduña y rescindir el contrato de compraventa "sin previo aviso" después de tres años.

Además del comunicado, las hermanas remiten un extenso Manifiesto Católico en el que confluyen que el último Sumo Pontífice válido fue Pío XII. También se muestran plenamente conscientes de la gravedad de sus afirmaciones. "Nos van a denominar herejes y cismáticas, locas y muchas cosas más, muy calumniosas y desagradables. No los creáis, al menos por esta vez, que no os engañen", aseguran.

El Monasterio de la Clarisas de Santa Clara se fundó en un campo que se denominaba Bretonera, de ahí que también se llame el Monasterio de Nuestra Señora de la Bretonera. En su comienzo fue una comunidad de piadosas mujeres que en 1358 pidieron al Papa les concediera la regla de Santa Clara para ajustar a ella su vida. En 1.446 se obtuvo la bula pontificia para erigir convento de la regla de Santa Clara, según señalan en su página web.

Hoy, el Obispado de Vitoria y el Arzobispado de Burgos han rechazado la acusación "injusta e indiscriminada" realizada por las Clarisas de Belorado y Orduña.

En un comunicado conjunto, el Obispado de Vitoria y el Arzobispado de Burgos han explicado que la venta del convento ni es de su competencia y no se ha recibido ninguna comunicación ni petición a este respecto, motivo por el que ha puesto estos hechos en conocimiento de la Santa Sede. También ha informado de ello al Nuncio Apostólico, al presidente de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, y a los obispos de Vitoria y de Bilbao, de manera que procederán según las indicaciones de la Santa Sede.

Desde el Arzobispado de Burgos y el Obispado de Vitoria se detalla la situación de los monasterios de Belorado y Orduña, que son la causa de este conflicto y se especifica que "han estado asistidas diariamente por sus capellanes y que las monjas manifestaban sentirse contentas y agradecidas".

Según han explicado, todo comenzaba con la intención de las Clarisas de Belorado de comprar el monasterio de Orduña, de la diócesis de Vitoria, que se encontraba suprimido canónicamente y vacío y "es propiedad de las clarisas de Vitoria".

La compra se firmó en octubre de 2020, por un importe de 1,2 millones de euros y una demora de dos años. En dicho acto de compra-venta se aportan 100.000 euros y se comprometen a realizar pagos semestrales de 75.000 euros.

El primer pago debía realizarse el 1 de noviembre de 2022, pero nunca se ha hecho ningún pago. A principios de marzo de 2024, la madre abadesa sor Isabel de la Trinidad, habría manifestado tener un benefactor que comprará y pondrá a nombre del propio benefactor el Monasterio, llegarán a un acuerdo de uso y lo revenderán a la comunidad de Belorado cuando obtengan el importe procedente de la venta del Monasterio de Derio.

En el comunicado, se indica que el nombre de benefactor no se dio a conocer, se mantiene "un mutismo absoluto, y a fecha de hoy no se conoce, y hay temor que sea ajeno a la Iglesia Católica".

Benefactor anónimo

Asimismo, explican que el 7 de mayo, la comunidad de Belorado es convocada por la comunidad de clarisas de Vitoria ante un notario para rescindir el contrato de compra-venta a instancias de esta última comunidad. En la notaría, la citada madre abadesa, acompañada por otras dos religiosas, entrega un pliego reclamando 1.600.000 euros como pago por el importe de las obras realizadas por su comunidad en el Monasterio de Orduña y un 30% por daños y perjuicios. Al no aceptar Sor Isabel la rescisión del contrato lleva el asunto a instancias judiciales.

Ante el anuncio de estas clarisas de abandonar desde hoy, 13 de mayo, la Iglesia Católica, "situándose bajo la tutela y jurisdicción del Sr. D. Pablo de Rojas Sánchez-Franco, excomulgado en julio de 2019", el arzobispo de Burgos, Mario Iceta, ha advertido de la "gravedad" del acto y de la pena canónica en que incurren, y pone en conocimiento de este asunto a la Santa Sede, al Nuncio Apostólico, al presidente de la Conferencia Episcopal, al presidente de la Comisión de Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal y a los obispos de Vitoria y de Bilbao. Además, añade que se procederá según las indicaciones de la Santa Sede.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud