Actualidad

Así son los drones Shahed-136, los vehículos kamikazes que Irán ha lanzado contra Israel

Drones iraníes del tipo Shahed-360. / Foto: EP

Durante la noche de este pasado sábado, el El Ejército de Israel confirmaba que un ataque directo de Irán había acabado con el lanzamiento de 170 drones, 30 misiles crucero y 120 misiles balísticos, algunos de los cuales consiguieron alcanzar la base aérea de Nevatim, en el sur del país. Estos drones kamikazes son vehículos no tripulados de tipo Shahed-136, con características concretas.

Conocido como HESA Shahed-136, estos vehículos aéreos de combate no tripulado iraní de tipo kamikaze son empleados como drones autónomos de empuje, con el objetivo de atacar puntos terrestres en la distancia. Tienen origen iraní y están fabricados por la empresa Shahed Aviation Industries Research Center

Características del HESA Shahed-136

El dron HESA Shahed-360 ataca objetivos terrestres desde la distancia, disparando, para ello, oleadas desde una plataforma de lanzamientos, consiguiendo eliminar defensas aéreas enemigas y disminuyendo sus recursos de ataque.

Fueron introducidos en el combate en el año 2020 y, además de tener origen iraní y ser usado por Fuerza Aérea de la República Islámica de Irán, también se utilizan por parte de la Fuerza Aérea Rusa, que los denomina como Geran-2.

Estos drones son considerados vehículos de empuje, ya que funcionan mediante un motor trasero, que otorga fuerza a la hélice de dos palas. El este motor incorpora dos cilindros, lo que hace que sea un aparato ruidoso, una de sus grandes desventajas, ya que esta característica hace difícil que el enemigo u objetivo se encuentre desprevenido ante su llegada.

En cuanto a los datos más técnicos, este tipo de drones vuela a más de 185 kilómetros por hora y tienen un peso total de unos 200 kilogramos, con una longitud de 3,5 metros. Otro dato curioso es que pueden tener un alcance de unos 2.000 kilómetros a modo de munición de ataque directo.

Por otro lado, hay que saber que los drones no pueden ser dirigidos a distancia, ya que carecen de óptica externa, por lo que se valen de navegación global (GNSS) o posicionamiento global (GPS) por satélite. Aquí se encuentra otra de sus grandes desventajas, ya que estas formas de navegación por satélite pueden ser interceptadas, por lo que cuentan con sistema de guía inercial (INS), que se puede programar para atacar unas coordenadas específicas y predeterminadas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud