Actualidad

El exgerente de calidad de Boeing que denunció los "errores de producción", antes de morir: "Si algo me pasa, no fue un suicidio"

Foto: ABC News.

En medio de la crisis que atraviesa Boeing, surge el caso de la muerte de John Barnett, un exgerente de calidad de la compañía, o el también llamado "soplón", que denunció los "errores de producción" de los aviones. Un escándalo "conspiranoico" que aparece justo el día que iba a terminar de testificar en su demanda contra la empresa de fabricación aeronáutica.

Mucho antes de la explosión del tapón de la puerta del 737 MAX ocurrida en enero en el vuelo 1282 de Alaska Airlines, en 2017, Barnett ya denunciaba el tipo de "prácticas descuidadas" de Boeing. Sin embargo, con este accidente y una serie de otros percances en aviones fabricados por la compañía, su voz tomó más fuerza.

Barnett, quien falleció a los 62 años, había trabajado de 2011 a 2017 como gerente de calidad en la planta de North Charleston en Carolina del Sur, Estados Unidos, que ensambla el 787 Dreamliner. En ese cargo, alertó a los altos directivos sobre lo que llamó "violaciones de los procesos y procedimientos legalmente requeridos", y sostuvo que sus advertencias estaban siendo ignoradas, según explica una reciente publicación de Fortune.

En los años posteriores a su jubilación, Barnett se convirtió en el denunciante de Boeing más renombrado cuando relató los abusos de calidad que presenció a múltiples medios de comunicación. Con el último accidente del Alaska Airlines, y la investigación en curso, el extrabajador formó parte de los testigos del caso. Sin embargo, el último día que tenía que declarar, el sábado 9 de marzo, fue encontrado muerto "por lo que parece ser una herida de bala autoinfligida", dijo Bobbi Jo O'Neal, el forense del condado de Charleston.

El escepticismo de los abogados

"Estaba de muy buen humor y tenía muchas ganas de dejar atrás esta fase de su vida y seguir adelante", manifestaron a NBC los abogados Brian Knowles y Robert Turkewitz que llevan la acción legal contra Boeing. "No vimos ningún indicio de que se quitaría la vida. Nadie puede creerlo", agregaron.

Con el paso de los días fueron apareciendo nuevas claves en el caso. Recientemente, una amiga de Barnett, identificada con el seudónimo de 'Jennifer' dio su testimonio a la cadena ABC 4. La mujer declaró que en una conversación que sostuvo con el fallecido, este le habría mencionado que, si alguna vez le llegara a pasar algo, que supiera "que no fue un suicidio".


"Se que no fue un suicidio, no hay manera alguna que haya sido así. Conocía a John porque nuestras mamás son mejores amigas. Se que no estaba preocupado por su seguridad, pero una vez le pregunté '¿No tienes miedo?', a lo que me dijo 'no, no tengo miedo, pero si algo me llega a pasar, no fue un suicidio", relató la mujer.

La familia de Barnett agregó que el exempleado padecía trastorno de estrés postraumático y ataques de ansiedad y que el "ambiente de trabajo hostil en Boeing" le habría provocado la muerte.

Respuesta de Boeing

En un comunicado, Boeing dijo que "estamos tristes por el fallecimiento del Sr. Barnett y nuestros pensamientos están con su familia y amigos".

A pesar del fallo inicial del forense, y con las nuevas declaraciones, los abogados del caso han sido más escépticos e instaron a la policía local a seguir investigando. "Estamos todos devastados", señalaron. "Necesitamos más información sobre lo que le pasó a John. La policía de Charleston debe investigar esto de manera completa y precisa y decirle al público lo que descubran. No se puede dejar ningún detalle sin resolver".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud