Actualidad

Cuándo se creó el Estado de Israel: historia, fechas y figuras clave

Foto: Pexels.

Vivimos en un mundo en el que las fronteras entre países ya no son tan móviles y el mapa geográfico no experimenta demasiados cambios con el paso del tiempo. Sin embargo, nos olvidamos muy rápido de cómo era la situación hace en realidad no tantos años, al menos en términos de historia. Es lo que sucede con Israel, un Estado con menos de un siglo de vida a pesar de su importancia y presencia en el plano geopolítico.

La creación del Estado de Israel nace como solución al antisemitismo que sufrió la población judía por toda Europa a lo largo de varios siglos en Europa. Lo habitual es pensar en el exterminio perpetrado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial, pero en muchos países (incluido España) se promulgaron leyes para expulsar a los judíos, lo cual obligó a cientos de miles de personas a buscar un lugar en el que vivir.

La semilla del Estado de Israel

En este punto es clave la figura de Theodor Herzl, periodista austrohúngaro que en el siglo XIX fundó el sionismo político moderno como una respuesta a ese antisemitismo que provocó la gran diáspora judía. La base de ese movimiento era la creación de un Estado judío e independiente que debía ser abordado por la comunidad internacional. Herzl murió sin ver ese Estado, pero sí puso las semillas para el germen, en el futuro, de Israel.

Las miradas se centraron en la Tierra Prometida a Abraham, la Palestina que se situaba en ese momento en poder del Imperio Otomano y de mayoría musulmana tras siglos y siglos de ocupación en la zona. Sin embargo, a raíz de los diferentes pogromos (matanzas de marcado carácter étnico) que tuvieron lugar a final de siglo, la llegada de judíos a la región fue cada vez mayor.

La Primera Guerra Mundial supuso un espaldarazo a la futura creación del Estado de Israel. Con la derrota y desintegración del Imperio Otomano, la región pasó (por el mandato de la Sociedad de Naciones) a manos de Reino Unido, que en 1917 ya había tomado posición a favor de un Estado de Israel con la Declaración de Balfour (ministro de Exteriores) por un "hogar nacional" de los judíos en Palestina.

Desde ese momento, la inmigración judía fue aumentando de forma paulatina, aunque la Segunda Guerra Mundial lo paró todo. La victoria de los aliados y el exterminio judío por parte de los nazis obligó a la comunidad internacional a poner todo de su parte para encontrar un hogar al pueblo judío, y así se aceleró la creación del Estado de Israel.

Por aquel entonces, Reino Unido aún administraba Palestina, que experimentó un gran aumento de la inmigración judía tras el final de la guerra y la necesidad colectiva de ese hogar común al queya se había puesto ubicación. Sin embargo, el gobierno de Clement Attlee tenía muchas dificultades para manejar una situación cada vez más tensa, con la presencia de grupos terroristas y la oposición de la población buena parte de la población palestina a la creación de un nuevo estado en lo que consideraba (y, en efecto, así había sido) su hogar desde hacía siglos.

Reino Unido terminó pidiendo la ayuda de las Naciones Unidas para poner fin al conflicto y la respuesta de la Asamblea General de la ONU fue clara: la emisión de la Resolución 181 (puede consultarle en este enlace de la ONU) para poner en marcha la división de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe que no contaba con el apoyo de esa población, que vio vulnerados sus derechos.

Cuándo nace el Estado de Israel

Un año más tarde se produjo la creacion propiamente dicha del Estado de Israel con la declaración del Estado de Israel el 14 de mayo 1948 en Tel Aviv por parte de David Ben-Gurión, una de las figuras más relevantes del sionismo en aquella época que nació en lo que ahora es Polonia, y emigró a Palestina a los 20 años para iniciar una actividad política que le llevó cuatro décadas después a ser el primer dirigente del nuevo país.

A la declaración del Estado de Israel le siguió de forma simultánea, el mismo día, el inicio de una guerra que declararon al nuevo país Egipto, Siria, Líbano, Irak y Transjordania. De esa guerra resultó un nuevo reparto que le fue claramente beneficioso a Israel: aumentaron los territorios conquistados, se hizo con la parte este de Jerusalén, quedando Gaza y Cisjordania para el Estado árabe, lo que conocemos como Palestina.

La Guerra de los Seis Días, en la que Israel vención con mucha facilidad a Egipto, le supuso al Estado israelí la ocupación de Gaza, el este de Jerusaén, los Altos del Golán y Cisjordania. También la península del Sinaí, que devolvió a Egipto una década después. Pero tanto el este de Jerusalén como Gaza y Cisjordania siguen bajo ocupación de Israel, Estado que en su 75 aniversario de vida ha entrado en guerra contra Hamás.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud