Actualidad

En qué se diferencian una cuenta corriente y una cuenta remunerada: ventajas de cada una

  • La primera es la más común, y permite hacer operaciones sencillas
  • La segunda premia a quienes mantienen sus ahorros en ella
  • Existen otros tipos, y también modelos híbridos diseñados por los bancos
Foto: iStock.
Madridicon-related

Mantener una cuenta con dinero en el banco es algo muy común y útil en la actualidad. Sirve no solo para proteger los ahorros, sino también para domiciliar recibos, ingresar automáticamente cada nómina y, por supuesto, contar con una tarjeta de crédito o débito (con sus propias ventajas). Sin embargo, existen varios tipos de cuentas, destacando entre ellos la cuenta corriente y la cuenta remunerada.

Ahora, primero cabe mencionar que todos los tipos de depósitos de ahorro tienen dos rasgos en común. Primero, son depósitos a la vista, por lo que permiten disponer del dinero cuando se necesite; segundo, todas están respaldadas por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), lo que permite recuperar hasta 100.000 euros cuando quiebra un banco y para un titular. 

¿Cuenta corriente o remunerada?

Según su propósito, sus ventajas o sus exigencias, las cuentas de ahorro pueden ser de diversos tipos. Esto no quiere decir que no existan también productos híbridos, ideados por los bancos para seducir a más clientes. Entonces, el comparador de seguros y finanzas Kelisto analiza de qué tratan una cuenta corriente y una cuenta remunerada.

1. Las cuentas corrientes

Es el tipo de cuenta bancaria más básico y común. Permite realizar operaciones simples y variadas, y normalmente disponer de una tarjeta de crédito o débito para pagar, retirar y depositar dinero en un cajero la entidad bancaria.

Desde Kelisto aconsejan aquellos productos que no cobren comisiones ni exijan nada a cambio, como domiciliar nóminas o recibos. Cabe añadir que algunas incluso remuneran los ahorros.

Estas son sus ventajas:

-Si se comparten gastos con otra persona, permite centralizar los movimientos de dinero. Por ejemplo, si se vive en un piso con amigos y se desea compartir las facturas, es posible crear un fondo común.

-Para realizar operaciones varias por internet, cuando se busca la seguridad de que la cuenta utilizada no sea la misma que aquella en la que se ahorra o se destinan las nóminas mensuales.

-Para jóvenes que quieran tener su primera cuenta, pudiendo aprender lo que es un depósito de dinero y cómo manejarlo.

2. Las cuentas remuneradas

Estos depósitos ofrecen un interés por mantener ahorros en ellos, a la vez que permiten que el capital esté siempre disponible. Esto las diferencia de los depósitos a plazo fijo, que penalizan al cliente que retira su dinero antes de lo acordado.

Como productos diseñados para ahorrar, tradicionalmente no permitían domiciliar recibos ni nóminas, ni tampoco tarjetas. Vestigios de este pasado todavía se pueden ver en algunas ofertas actuales.

Pero, como ya se dijo, en los últimos años se han diseñado productos híbridos, por ejemplo entre cuentas remuneradas y cuentas nómina (similares a las corrientes, pero con premios para los clientes que destinen a ellas sus salarios).

Estas son sus ventajas:

-Rentabilizar los ahorros, sin arriesgarse.

-Rentabilizar los ahorros, cuando no se tenga la certeza de que el dinero podrá permanecer en el depósito por mucho tiempo.

-Suelen pagar intereses más altos que los depósitos a plazo fijo, a cambio de mantener cierta vinculación con el banco.

Además, Kelisto ofrece sus propios consejos para quienes se decanten por este tipo de cuenta de ahorro.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud