Actualidad

Una instructora laboral explica por qué no se debe intentar ser 'colega' del jefe

  • Una encuesta muestra que estas relaciones pueden crear tendenciosidad
  • Gavin asegura que estas amistades pueden complicar la toma de decisiones
  • No desmerece la importancia de mantener buenas relaciones interpersonales
Foto: Dreamstime.
Madridicon-related

Phoebe Gavin, instructora laboral y experta en liderazgo, explica el motivo por el que una buena relación entre jefe y empleado no debe traducirse en 'colegueo'. Y es que una relación cercana entre ambos puede causar problemas a ambos a la hora de tomar decisiones complicadas.

"Al final, si el jefe de tu jefe le pide que te despida, entonces no importa que llore contigo a la hora de comunicártelo o que sienta gran pesar, te pasará igualmente el finiquito", explica. Quienes estén a cargo de un negocio tienen que ser responsables de los resultados, así como del rendimiento de todos sus empleados. Aunque pueda ser duro, se trata de tomar la mejor decisión posible.

Evitar la tendenciosidad

En 2015, la agencia de trabajo Spherion realizó una encuesta a trabajadores estadounidenses sobre la tendenciosidad en la oficina. Un 60% considera que los trabajadores que mantienen muy buena relación con sus jefes reciben un trato más positivo que los demás. Concretamente, de ese porcentaje el 56% piensa que obtienen una mayor atención, y el 52% que disfrutan de una mayor flexibilidad laboral.

Pero Gavin habla de que los posibles perjuicios de mantener estas amistades laborales van más allá de todo potencial favoritismo. "Con el tiempo llegará el momento en el que ambos incentivos, su deseo de velar por ti y la responsabilidad en su trabajo, colisionen y causen problemas", argumenta Gavin.

Entonces, para evitar todo posible inconveniente, la experta laboral aconseja mantener simplemente una relación cordial y algo cercana, en vez de convertirse en buenos amigos. Ello comienza por analizar la cultura de la empresa, y acto seguido situar unos límites precisos entre empleador y empleado.

Una relación basada en el trabajo

"Pregúntate por la cultura empresarial, por la cultura de la industria, para después asimilarla. Y solo porque todo el mundo hable con informalidad sobre lo que bebieron el fin de semana no significa que tengas que hacerlo tú también", asegura Gavin.

Volviendo al tema central, añade que la relación con el jefe debe basarse exclusivamente en hacer bien el trabajo, y no en "lo bien que se llevan ambos por carácter".

Para terminar, la experta laboral dice que no quiere desmerecer la importancia de las relaciones interpersonales en la oficina. Sin embargo, advierte que "no pueden ser la base de tus relaciones profesionales con superiores y con compañeros, sino que la base debe ser el rendimiento".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud