Actualidad

Cuatro habilidades para el póker que ayudan en los negocios, según una multimillonaria

  • Just dice que las experiencias del póker se pueden aplicar a los negocios
  • Superar las "tres fases" del juego implica ser un "gran negociador"
  • El 10% de los 120 millones de personas que juegan a póker son mujeres
Foto: Dreamstime.
Madridicon-related

La inversora multimillonaria Jenny Just, cofundadora de la firma financiera PEAK6 Investments, ha dedicado las tres últimas décadas a aprender lecciones sobre pensamiento estratégico, gestión de riesgos y el aumento de la confianza. Para las mujeres jóvenes que quieran emprender y triunfar en el mundo empresarial, su consejo es claro: que aprendan a jugar al póker.

Just dice que entendió esto cuando se puso a aprender a jugar a póker con su hija adolescente, Juliette. De repente, las estrategias y habilidades necesarias para vencer en una partida le resultaron familiares. Tras reconocerlas como parte de su vida diaria, comenta que fue para ella una revelación, añadiendo que: "Aprendí por las malas, fallando una y otra y otra vez. Podía haber aprendido simplemente sentándome en la mesa y observando las manos", comenta. 

Aquello le llevó a crear Poker Power, taller virtual para enseñar a jugar a las mujeres de todas las edades. "Si vienes a más de una lección, comenzarás a adquirir habilidades para la vida y los negocios". Así, para Jenny Just hay 4 cualidades especialmente relevantes:

Gestionar los recursos disponibles

Ganar la partida de póker no requiere solamente ganar una simple mano. La multimillonaria dice que lo fundamental es distribuir los fondos disponibles, de modo que se destinen a una mano (potencialmente) ganadora, así como saber cuánto esperar hasta asumir un riesgo.

Entonces, para ella este juego de cartas puede ayudar a la persona a desarrollar fluidez en el lenguaje del dinero, algo crucial para sentarse en una mesa a negociar. Su hija Juliette afirma que nunca se había expuesto a nada parecido a la gestión de activos y a la relocalización de capital, antes de jugar al póker.

Just comenta que el dinero para apostar en su portal Póker Power es ficticio, para así mantenerse un "ambiente divertido, de apoyo y seguro". Además, las bajas apuestas ayudan a las participantes a practicar sin riesgo su capacidad para relocalizar capital, que luego podrán aplicar al mundo real.

Crear y desarrollar una estrategia

A medida que se juegan más y más partidas se aprende a leer al oponente, a lanzar faroles y a predecir resultados. La persona memorizará a través de los tres niveles para crear estrategias:

-Primer nivel: aquí juega la mayoría de personas que lo ven como una afición. Uno se centra en sus propias cartas, y en reflexionar sobre cuándo seguir o no la apuesta del rival.

-Segundo nivel: se comienza a intentar adivinar las cartas del adversario, para así analizar las posibilidades de ganar. "Comienzas a estudiar los distintos resultados posibles", asegura Just, aclarando que esta habilidad es necesaria para la negociación en el mundo empresarial.

-Tercer nivel: en esta última fase el jugador ya se pregunta qué cartas piensa el adversario que tiene él mismo, lo que para la multimillonaria es "el reino de los jugadores profesionales y de los grandes negociadores". Just dice que aquí cada jugador practica un proceso de pensamiento complejo, que cambia constantemente, y que ayuda a comprender cómo varían la influencia y el poder a medida que se recopila nueva información.

Para ella, alcanzar este último nivel se relaciona con un liderazgo profesional y con habilidades de negociación.

Confianza incluso ante el riesgo

Para desarrollar una estrategia primero se debe reunir información, acto seguido se puede aumentar la confianza para servirse de los datos recogidos, y hacer apuestas calculadas. Pero perfeccionar esa comodidad con respecto al riesgo es un proceso, que comienza por realizar pequeñas apuestas en situaciones poco complicadas para adquirir experiencia. "Por eso me gusta tanto el póker", afirma Just.

Aconseja a la gente que comienza una trayectoria profesional, pero también a nuevos jugadores de póker, comenzar a "tomar riesgos antes", pues algunas de esas apuestas saldrán mal y las lecciones se adquirirán con el tiempo.

"Me gusta hablar de algo llamado experiencia compuesta. Cuanto antes obtenga esos éxitos o fracasos, habré aprendido cada lección y entonces estas experiencias se amontonarán. Por lo tanto, asumir más riesgos de manera temprana permite más crecimiento, y una perspectiva más amplia", explica la multimillonaria.

El trato con el riesgo

Finalmente, cuando uno se sienta más cómodo al asumir riesgos, entonces necesitará gestionar estos peligros. Si se pueden recordar las cartas ya repartidas, y se tiene una idea aproximada de la mano del rival basándose en sus apuestas anteriores, entonces se podrán calcular las probabilidades de recibir una carta que complete una mano ganadora.

Pero si finalmente las posibilidades disminuyen con cada ronda, entonces puede que sea mejor retirarse. En su caso, Just cuenta que aprendió esta habilidad cuando era una joven comerciante de opciones, y le fue realmente útil para el póker. La dificultad de adquirir esta cualidad radica, según ella, en la tentación (a la que muchos sucumben) de intentar recuperar las pérdidas iniciales doblando su apuesta, en vez de centrarse en cambiar el curso de la partida. Una vez más, Just dice que esto sirve para el juego y para la vida profesional.

"Cuando empezamos a ramificar PEAK6, cometimos un montón de fallos. Teníamos muchas áreas en las que intentamos cosas diversas, y fuimos capaces de detener las pérdidas muy rápido. Eso es sin duda lo que nos ha llevado hasta donde estamos hoy".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud