Actualidad

El problema de la envidia en los negocios y en la vida, según el inversor Charlie Munger

  • El multimillonario, con 98 años, dice haber superado la envidia
  • Cree que es algo normal, pero la gente debería estar más satisfecha
  • Afirma que una vida alejada de este sentimiento será más larga y feliz
Warren Buffett (izquierda) y Charlie Munger (Derecha).
Madridicon-related

El multimillonario inversor, filántropo y vicepresidente de Berkshire Hathaway, Charlie Munger, cuenta que su principal motivación a la hora de acumular riqueza era la libertad. Afirma que le gustaría ver a más gente siguiendo su ejemplo, que como él muchos otros buscasen asegurar su propia independencia para actuar en la vida y en los negocios.

Además, Munger dice que nunca comparó su riqueza con la de los demás. En una reunión anual con el periódico Dairy Jornal, del cual es director, el empresario afirmaba de manera rotunda: "El mundo no lo dirige la avaricia, sino la envidia".

La fortuna de Charlie Munger

De acuerdo con la revista Forbes, la fortuna de Charlie Munger, a sus 98 años de edad, se sitúa en torno a los 2.200 millones de dólares. La misma publicación indica que existen más de 1.300 multimillonarios cuya riqueza es superior a la de Munger, por ejemplo, su amigo y socio inversor Warren Buffet posee en torno a 106.000 millones de dólares.

El mismo asegura que es normal (y sencillo) que la gente se vuelva envidiosa, pues no importa lo que una persona posea, ya que siempre habrá otra que la supere.

"He vencido a la envidia en mi propia vida. No envidio a nadie, no me importa nada lo que alguien más pueda tener. Pero a otra gente este sentimiento la vuelve loca", explicaba. Sin embargo, sí que es una emoción que experimentó en el pasado, una que atribuía a Warren Buffett.

La envidia y los celos

En el año 2017, Munger comentó que los celos y la envidia son algo que él mismo intenta evitar en los negocios. Estas emociones pueden condicionar las decisiones más transcendentales, lo que perjudicaría la trayectoria profesional del individuo. Dos años después, confesaba a CNBC que uno de los "secretos más simples" para vivir una vida larga y feliz es evitar la envidia.

Un estudio publicado por el servidor EconStor demostró que aquellas personas que suelen sentir envidia sufrirán, con mayor probabilidad, un bienestar y una salud mental más mediocres. Las redes sociales, por su parte, tienen un papel importante a la hora de alimentar la envidia, sean ciertas o no la mayoría de publicaciones en las que la gente muestra la mejor cara de sus vidas.

A pesar de verlo como algo normal, Munger no entiende por qué la gente no está actualmente más satisfecha con lo que posee. Él mismo pasó por la Gran Depresión y el empeoramiento en las condiciones de vida que le siguieron, y citaba también las mejorías con respecto al siglo XIX. "Las personas dan por hecho que son hoy cinco veces más ricas. Lo único en lo que piensan es que alguien tiene ahora más que ellos, y creen que no es justo", afirma Munger.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud