Actualidad

Qué es 'The Giving Pledge', el club de Bill Gates y Warren Buffett que une a millonarios filántropos

  • Fundada hace más de una década, esta propuesta ha conseguido recaudar centenares de millones de dólares para causas benéficas, pero no ha estado exenta de críticas

Hace ya más de una década, en 2009, los empresarios, amigos y multimillonarios Bill Gates y Warren Buffett celebraron una cena privada con otros multimillonarios en Nueva York. Al parecer, la presentadora Oprah Winfrey asistió, al igual que David Rockefeller y Michael Bloomberg.

Un año más tarde, revelaron el motivo de la reunión: Gates y Buffett habían estado consultando con otros multimillonarios sobre cómo podrían desarrollar una filantropía con mayor impacto. Ese fue el germen de 'The Ginving Pledge' (que se podría traducir como 'La promesa de dar'), una organización que años después ha conseguido recaudar centenares de millones de dólares y que cada año suma nuevos ricos.

¿En qué consiste? La idea era persuadir a sus colegas multimillonarios para que se comprometieran a donar al menos el 50% de su riqueza a la beneficencia. La idea fue recibida con entusiasmo.

Diez años después, cientos de multimillonarios han firmado, con Bloomberg y otros grandes nombres como Mark Zuckerberg o Elon Musk entre ellos. Se han comprometido más de 500.000 millones de dólares, y ya se está donando dinero a una serie de causas.

Pero eso no evita que para algunos también se considere algo decepcionante. A pesar de su compromiso de donar al menos la mitad de sus fortunas, Gates y Buffett son más ricos que cuando empezaron. Mientras tanto, muchos otros multimillonarios prominentes no han firmado el compromiso.

Un compromiso sin plazos fijos

La principal crítica que se achaca al movimiento Giving Pledge es que no era demasiado concreto. No implicaba un calendario de donaciones, ni imponía ningún requisito sobre la forma de dar el dinero. Tampoco era vinculante ni se firmaba ningún compromiso concreto, lo que ha hecho que sea criticado como una especia de vía de promoción.

Eso no quita, no obstante, que haya abierto un punto de reflexión entre las personas más ricas del mundo. Gates y Buffett, pioneros en esta propuesta, han ido sumando a su causa a más multimillonarios.

La intención, según el sitio web de Giving Pledge, es "establecer colectivamente un nuevo estándar de generosidad entre los ultra ricos". Es posible que quisieran aumentarlo aún más: Buffett ha prometido el 99% de su riqueza, y en las primeras conversaciones se planteó una idea más ambiciosa del objetivo de la filantropía de los multimillonarios: "que los ricos se sienten, decidan cuánto dinero necesitan ellos y sus descendientes, y piensen qué hacer con el resto". Gates, hace poco, también aseguró que acabará donando la gran mayoría de su fortuna a través de su fundación.

Además, al menos en los primeros momentos, se habló de instar a los donantes no solo a dar más, sino a hacerlo de forma inteligente y eficiente con respecto a los problemas de impacto mundial. Sin embargo, se dice que Buffett se opuso. No quería que el compromiso dictara dónde, cómo o cuándo donar.

Esto es otro aspecto que se le ha criticado a Giving Pledge. Si un miembro quiere donar a su alma mater o fundar un museo de arte, puedo hacerlo por encima de otras listas de prioridades que pudieran estar en la agenda global, como erradicar enfermedades. Lo único que pide el compromiso es que el multimillonario done una parte de su fortuna; no le da un empujón para saber a dónde debe donar, ni le empuja a donar ahora.

El compromiso podría haber tenido más efecto si hubiera existido alguna infraestructura sofisticada para identificar oportunidades de donación prometedoras que pudieran absorber miles de millones de dólares en financiación, "y presentar de forma transparente el caso de esas oportunidades de donación a los potenciales financiadores", criticaban en un análisis en el portal norteamericano Vox.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud