Actualidad

Nuevo escándalo en el Gobierno británico: la mujer del ministro de Hacienda, acusada de eludir impuestos

  • Los expertos creen que está utilizando un 'fraude de ley'
  • Sunak pide que dejen a su mujer fuera de la lucha política
Akshata Murthy y su marido, el ministro de Hacienda británico Rishi Sunak. Foto: Bloomberg.

Con la crisis del 'Partygate' en un segundo plano ante la invasión rusa de Ucrania, el primer ministro británico, Boris Johnson, está disfrutando de unos meses de tranquilidad en su grupo parlamentario y un breve respiro en las encuestas, en las que ha pasado de perder por 10 puntos a estar solo 3 o 4 detrás de los laboristas. Pero un nuevo escándalo ha golpeado de lleno a su Gobierno, aunque puede tener el paradójico efecto de reforzar a Johnson: Akshata Murthy, la multimillonaria mujer de su ministro de Hacienda, Rishi Sunak, está acusada de eludir impuestos, aprovechando un agujero en la ley británica.

The Independent reveló este miércoles que Murthy, miembro de la familia india fundadora de la compañía Infosys, cuya riqueza está valorada en 3.500 millones de libras, ha usado el llamado mecanismo de "no-domiciliación" para no pagar impuestos por todos los ingresos que recibe desde fuera del Reino Unido. Según este mecanismo, las personas que tienen su domicilio fiscal en el Reino Unido pero su residencia permanente fuera de él, solo tienen que declarar ante la Hacienda británica los ingresos obtenidos allí. Sus millonarios ingresos de fuera de dicho país deberían declararse en los países de donde provengan. Pero, por definición, al ser residentes fiscales en el Reino Unido, no están obligados a pagar en ningún otro país.

Entre las grandes figuras que son o han sido "no-domiciliados" están el oligarca ruso Román Abramóvich o el exgobernador del Banco de Inglaterra Mark Carney

Esta posibilidad está creada para personas que estén en Reino Unido de forma temporal, con la intención de volverse a su país en un breve periodo de tiempo. Pero la realidad es que muchas personas de alto nivel con residencia británica y pasaporte extranjero la utilizan para eludir el pago de impuestos. Esta práctica lleva años siendo denunciada por políticos de todo el espectro, incluidos diputados 'tories', pero nadie ha tapado este agujero legal. Entre las grandes figuras que son o han sido "no-domiciliados" están el oligarca ruso Román Abramóvich, el exgobernador del Banco de Inglaterra Mark Carney, el consejero delegado de Lloyds, António Horta Osório; el dueño del periódico conservador Daily Mail, Jonathan Hamsworth; o el ministro de Medio Ambiente, Zac Goldsmith, que renunció a él para entrar en el Gobierno.

Gracias a esta posibilidad, Murthy llevaría años sin declarar un solo penique de los millones que ha ingresado de las acciones que posee en Infosys -valoradas en entre unos 500 millones de libras, según el Financial Times, y 1.000 millones, según Bloomberg-, ya que ni la Hacienda británica se lo exige (por no estar domiciliada allí) ni la india (por ser residente fiscal en Londres). El portavoz de la familia ha dicho que ese beneficio "es un resultado de el hecho de que Murthy sea ciudadana india, porque India no permite la doble nacionalidad". Sin embargo, para poder utilizar este mecanismo, hay que solicitarlo a la Hacienda británica, que debe autorizar personalmente su aplicación en personas con ingresos extranjeros superiores a las 2.000 libras anuales.

El abogado fiscalista Jolyon Maugham tildó sus explicaciones de "terribles", y aseguró que "estar 'no-domiciliado' es una decisión consciente que hay que tomar, pidiéndolo explícitamente y pagando un pequeño coste por el privilegio", por lo que su nacionalidad no tiene nada que ver. Para el profesor de Contabilidad de la Universidad de Sheffield, Richard Murphy, el hecho de que esté viviendo en el país desde hace años, esté casado con un ciudadano inglés -ministro de Hacienda, nada menos-, tenga hijos educados en Londres y ni siquiera visite India en las vacaciones de verano es una señal "clara" de que su residencia real está en Reino Unido, por lo que su alegación de que su residencia y su vida están realmente en India es poco menos que un fraude de ley. Tras 15 años de residencia permanente, perderá ese privilegio fiscal, pero por el momento lleva solo 9 años, según los datos de Bloomberg.

Sunak ha respondido que "es justo" que se le critique a él como ministro, pero que es "muy decepcionante" que "se ataque a mi mujer". Johnson, por su parte, ha pedido este jueves "evitar, en la medida de lo posible" hablar en público de las familias de los políticos. Aun así, la posición del primer ministro se ve paradójicamente reforzada en el corto plazo: Sunak era su mayor rival interno de cara a una posible moción de censura en el Partido Conservador. Pero su hundimiento en las encuestas de valoración popular tras las recientes subidas de impuestos, la inflación y unos Presupuestos tachados de insuficientes por la mayoría de los ciudadanos en las encuestas, han dejado a los enemigos de Johnson sin una figura clara a la que lanzar contra él. Las miradas, eso sí, siguen puestas en las elecciones municipales de mayo y en una posible multa policial a Johnson por las fiestas ilegales en Downing Street.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud