Actualidad

Autónomos: este simple error contable puede costarte una multa de Hacienda

Foto: Dreamstime

Los autónomos tienen que lidiar día tras día con un sinfín de papeleo y burocracia. Cientos de facturas y recibos que se acumulan en un cajón esperando el momento de ser declarados. No obstante, toda esta carga administrativa puede conllevar pequeños errores, olvidos o extravíos que, lamentablemente, pueden ser motivo de que Hacienda interponga una multa.

La realidad es que muchos autónomos no cuentan con la capacidad financiera suficiente como para contratar a un gestor profesional que se ocupe de toda esta burocracia, por lo que tienen que encargarse ellos mismos. Si a esta situación se suma todo el trabajo que conlleva un negocio en sí mismo, los despistes se convierten en una posibilidad más que probable.

Errores por los que te puede multar Hacienda

Entre estos despistes suelen aparecer los errores en la transcripción de datos contables, no conservar un justificante de todos los ingresos y gastos, o no deducir correctamente los recibos bancarios.

Esto no dejan de ser obligaciones administrativas que el profesional acepta acatar cuando se da de alta como autónomo. Por este motivo, aunque sea muy laborioso y puedan cometerse errores con mucha facilidad, es motivo suficiente para que Hacienda ponga el foco en el negocio.

Pero, ¿es un error tan grave realmente? Es un indicio de que la empresa puede estar realizando operaciones de economía sumergida, ya que faltan transacciones y movimientos por declarar.

No obstante, la Agencia Tributaria comprende que no tiene porqué existir dolo en la acción. Es decir, que el autónomo no ha actuado con intención de infringir la norma. Por ello, el profesional puede librarse de la multa comunicando al fisco su error y haciendo una declaración rectificativa en la que se resuelvan los datos no incluidos.

Sin embargo, de no abordar el problema, Hacienda lo asumiría como una infracción leve, por lo que la multa conllevará el pago de la deuda y un 50% de la cantidad adeudada. Por ejemplo, si el autónomo no ha declarado una operación de 300 euros, la sanción económica ascenderá a 450 euros.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments