Actualidad

Los 6 errores financieros que cometen las personas de 30 años

Foto: Dreamstime

La estabilidad financiera es tremendamente difícil de conseguir durante los primeros años de independencia económica. Los ahorradores más jóvenes no suelen contar ni con la experiencia ni con la sabiduría como para llevar a cabo una planificación óptima, por lo que el periodo posterior a la vida laboral se ve afectado por esta situación.

En este sentido, la exjefa de jubilaciones de JPMorgan Asset Management, Anne Lester, identificó seis de los errores más comunes que se producen durante la juventud y que perjudican notablemente la situación financiera durante la etapa de jubilación.

1. No tener un fondo de emergencia

Es muy común entre las personas de treinta años vivir al día, cubrir los gastos fijos y ahorrar un poco para el futuro. Sin embargo, en pocas ocasiones cuentan con un fondo de emergencia, un colchón de liquidez al que poder recurrir en caso de problemas.

Según la experta, tener un fondo de emergencia es clave para evitar deudas más adelante en la vida. Este apartado debe poder cubrir de tres a seis meses de gastos, de tal manera que pueda sobrellevar cualquier evento inesperado, como la pérdida del trabajo.

Además, es vital ingresar este dinero en una cuenta de ahorros, en lugar de una cuenta de inversión, ya que es necesario poder acudir a él en cualquier momento.

2. Tener un seguro insuficiente

Para Lester, los seguros son indispensables. Aunque la mayoría de las personas consideran que es un gasto innecesario para algo que pretenden no tener que usar nunca, estos seguros pueden ser el salvavidas que permita sobrellevar un grave problema.

En este sentido, la experta recomienda asegurar tres conceptos en concreto:

- Seguro de vida: con el fin de reemplazar los ingresos del cónyuge o hijos en caso de fallecimiento.

- Seguro de discapacidad: de tal manera que se pueda garantizar que la familia pueda mantener el nivel de vida si se da una lesión o no se puede volver a trabajar.

- Seguro de inquilino: si el asegurado no es dueño de su vivienda, podrá reemplazar sus pertenencias en caso de robo o daños por incendio, inundación u otra catástrofe.

3. Acometer primero las deudas con intereses más altos

Para Lester, el primer paso para liquidar las deudas es acometer en primer lugar aquellas con mayores intereses. La experta aconseja realizar pagos agresivos de cualquier deuda que supere el 5,8% de interés.

De esta manera, el ahorrador liquidará primero las deudas que más costes le generan y podrá pagar poco a poco aquellas más livianas.

4. Comprar una casa por encima de las posibilidades

Dado el alto precio de la vivienda, comprar una casa puede suponer un gran esfuerzo. Si a esta situación se suma la tentación de acometer una hipoteca demasiado alta para comprar la casa de los sueños, el problema con el que se encontrará el ahorrador en el futuro puede ser muy grave.

El joven debe asegurarse de que su presupuesto de vivienda incluya espacio para reparaciones inesperadas, mantenimiento y posibles cambios en los ingresos futuros si comienza una familia.

5. No ahorrar para la jubilación

Según Lester, cuando uno tiene 30 años, la jubilación parece muy lejana. Sin embargo, cada céntimo ahorrado tendrá muchos años adicionales para acumular intereses compuestos que el dinero que se ahorra durante los años más cercanos a la jubilación.

Una opción es configurar un servicio bancario que extraiga la cantidad deseada cada vez que reciba la nómina para no caer en la tentación de gastarlo.

6. Ahorrar para los hijos antes que ahorrar para uno mismo

Una vez que se pone en marcha una familia, es común empezar a ahorrar para los futuros gastos que supondrán los hijos en un futuro, como la universidad. Sin embargo, para Lester, es vital primero pensar en uno mismo.

En concreto, la experta explica que para acometer este tipo de gastos se puede recurrir a diferentes opciones, como una beca o un préstamo, pero pensar en la jubilación debería ser lo primero.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud