Actualidad

Estos son los errores más comunes por los que Hacienda multa a los autónomos

  • En la mayoría de los casos supondrá una sanción aunque no existiese intención
Foto: Dreamstime

El Gobierno ha convertido la lucha contra el fraude en uno de sus caballos de batalla. Lamentablemente, uno de los sectores del tejido empresarial en el que se da el ecosistema perfecto para que brote la economía sumergida es el colectivo de autónomos. Este el motivo, de que la Inspección este aumentando su presión sobre los trabajadores por cuenta propia.

Sin embargo, muchos autónomos son multados por Hacienda sin haber llevado a cabo una acción dolosa. Es decir, en muchas ocasiones, los trabajadores cometen errores que, a priori, podrían parecer banales pero que suponen una infracción. Por este motivo, es conveniente que el colectivo sea consciente de algunos de los errores más comunes que provocan una sanción económica.

No separar la cuenta personal de la profesional

Esta simple acción ahorra un sinfín de problemas para el autónomo. No diferenciar entre la cuenta personal y la profesional supone que las finanzas del negocio estén mezcladas con las del hogar.

Dejando a un lado el descontrol que esto genera en la empresa, cuando llegue el momento de presentar una justificación de movimientos financieros, el flujo de entradas y salidas no se corresponderá exclusivamente con los ingresos y gastos derivados de la actividad desarrollada. Lo que levantará las sospechas del fisco y lo más probable es que derive en una Inspección.

No deducir correctamente los recibos bancarios

Es conveniente solicitar continuamente a la entidad bancaria con la que se trabaje un justificante de cualquier acción relacionada con el negocio, ya que existen una serie gastos fiscales, como la propia cuota de autónomos o la prima de los seguros, que se pueden deducir del banco.

Un ingreso a caja o una retirada que no esté debidamente justificada es motivo más que suficiente para que Hacienda interponga una sanción. Hay que tener en cuenta que las entidades bancarias y la Agencia Tributaria están en continua comunicación, por lo que es relativamente sencillo que el fisco se entere de estos descubiertos.

No conservar un justificante de todos los ingresos y gastos

Este error está en la misma línea que el anterior. Del mismo modo que se debe pedir un justificante para cualquier acción realizada con las entidades bancarias, debe solicitarse en cualquier operación con clientes y proveedores.

De lo contrario, Hacienda puede entender que el autónomo está operando dentro de la economía sumergida. Por ende, el trabajador por cuenta propia debe guardar una factura de cualquier ingreso o gasto que derive de su actividad; ya que, posteriormente, deben ser registrados a la hora de tributar el IRFP y el IVA.

Error en la transcripción de datos contables

Esta sanción es muy frecuente y, a pesar de que en muchas ocasiones responde a un despiste, no deja de ser una infracción. A excepción de los trabajadores que cotizan por módulos, todos los autónomos tienen la obligación de llevar una contabilidad de su negocio.

Un error en la transcripción de los datos que se presentan a la Agencia Tributaria es motivo de sanción económica. Aunque cabe destacar que, si el profesional comunicase al fisco su error, Hacienda no tomaría como una infracción y retiraría la multa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin