Actualidad

¿Fin del horario de trabajo de 9 a 6 de la tarde? España es el país donde más se piensa que sí

  • 4 de cada 10 españoles piensan que el trabajo tradicional ha acabado para siempre

España es el país donde más se ha fortalecido la percepción de que el trabajo tradicional con horario de 9 a 18 horas se ha acabado para siempre. Así lo afirman el 42% de los entrevistados españoles frente a una media general que en el resto de países se queda en el 26%, según una reciente encuesta.

Del mismo modo, un 32% de los trabajadores españoles ha indicado que la posibilidad trabajar dos días en remoto y tres en la oficina es la opción más eficiente y deseada.

Este estudio es el resultado de una encuesta llevada a cabo entre 7.261 trabajadores híbridos de Reino Unido, Francia, Alemania, Suecia, Polonia y Emiratos Árabes Unidos además de España por parte de Poly, una empresa de productos para videollamadas y teletrabajo.

El informe examina cómo han evolucionado las actitudes y los comportamientos: desde los patrones y cultura laborales hasta la frustración y el ruido, pasando por nuestra forma de vestir.

8 de cada 10 empleados querrían teletrabajar al menos un día

La investigación sugiere que el modelo de trabajo híbrido ha llegado para quedarse. A un 82 % de los encuestados le gustaría teletrabajar al menos un día a la semana en el futuro y un 54 % afirma que preferiría repartir el tiempo equitativamente entre su casa y la oficina.

Por lo que se refiere a los beneficios, la reducción de gastos, tanto en términos económicos como de tiempo, ha resultado ser una de las principales ventajas del trabajo híbrido para la mayoría de los españoles. De hecho, el 40% de los encuestados en nuestro país ha evidenciado el ahorro de tiempo en términos de desplazamiento que el trabajo flexible conlleva, mientras que alrededor del 34% ha subrayado los beneficios en términos de gastos monetarios que esta forma de trabajar ofrece.

Asimismo, más de un tercio de los entrevistados (28%) ha subrayado la posibilidad de pasar más tiempo con la propia familia gracias al trabajo flexible, así como el incremento de la productividad (28%).

Desde el punto de vista de los problemas que esta nueva forma de trabajar puede causar, la mayor preocupación de los españoles ha resultado ser la línea sutil que separa el concepto de flexibilidad con el estar siempre conectados. Así lo ha declarado el 28% de los entrevistados, que ha resaltado estar preocupado por la posibilidad de que el trabajo en remoto se perciba como una disponibilidad constante y sin interrupciones.

Por otra parte, también la falta de los momentos de camaradería con los compañeros, que está comprobado que ayudan a aliviar el estrés, reducen el aburrimiento y mejoran la colaboración, es uno de los elementos que más se echan en falta con el trabajo hibrido, seguido por la falta de tecnologías más eficientes cuando se trabaja desde casa.

¿Adiós al horario habitual?

Una de las tendencias de esta transición es el surgimiento de la "flexibilidad en la forma de trabajar", con la que los empleados disponen de una mayor autonomía sobre cuándo hacer su trabajo. Dos tercios de los empleados (69 %) dijeron que el modelo con horario fijo de 9 a 6 se ha visto sustituido por el de trabajo más flexible.

En este sentido, preguntados por las ventajas del teletrabajo, las tres principales respuestas fueron: evitar largos desplazamientos; conseguir un mejor equilibrio entre la vida personal y profesional; y sentirse menos estresados. De forma similar, cuando se les preguntó qué echarían de menos de teletrabajar, las respuestas fueron: quedarse un poco más en la cama, pasar más tiempo con la familia y acabar la jornada laboral a su hora.

Sin embargo, aunque muchos trabajadores han salido beneficiados, el teletrabajo no ha sido un tránsito fácil para todo el mundo. Preocupa que se estén desdibujando las líneas entre trabajo flexible y estar "siempre en activo": de hecho, más de la mitad de los trabajadores (58 %) percibieron que el auge del teletrabajo ha supuesto que estén constantemente conectados, siendo incapaces de relajarse o desconectar por completo de sus tareas profesionales.

Por otra parte, el segundo mayor inconveniente de teletrabajar (solo por detrás del no poder compartir momentos de esparcimiento con sus compañeros) es que se espere que trabajen fuera de su jornada laboral.

El trabajo híbrido también trae dificultades

Las dificultades para colaborar, la falta de asistencia informática y la falta del equipo adecuado para el trabajo a distancia figuran entre los cinco principales inconvenientes del teletrabajo, lo que sugiere que muchos empleados no cuentan con las herramientas apropiadas para trabajar de forma eficaz.

Casi la mitad de los encuestados (47 %) se mostraron preocupados por perderse la posibilidad de aprender de sus compañeros más sénior por estar teletrabajando.

Otro 52 % cree que los trabajadores híbridos o teletrabajadores podrían verse discriminados o ser tratados de forma distinta a los empleados que vuelven a pasar toda la jornada en la oficina.

Además, un 52 % de los trabajadores de la franja hasta los 24 años le preocupa que el teletrabajo tenga un impacto negativo en su desarrollo y progresión profesional, frente a una media del 43 %.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin