Actualidad

¿Los autónomos deberían darse de baja durante las vacaciones?

Foto: Dreamstime

Muchos autónomos se plantean si deberían darse de baja durante el periodo vacacional. Las vacaciones de verano generan cierta incertidumbre en los pequeños negocios, ya que la facturación en algunos sectores baja considerablemente. Sin embargo, la respuesta no siempre tiene que ser darse de baja para volver a inscribirse en el RETA a la vuelta del descanso, ya que esta práctica puede generar muchos problemas.

A priori, darse de baja como autónomo podría parecer una buena idea ya que no habría que pagar la cuota de trabajador por cuenta propia durante los meses que se paralice la actividad. No obstante, hay que tener en cuenta varios factores más.

¿Por qué no hay que darse de baja como autónomo durante las vacaciones?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que darse da baja, para posteriormente darse de alta, conlleva una serie de trámites bastante tediosos. Por otro lado, si estos trámites los lleva a cabo un gestor, además del coste de tiempo invertido también habrá que sumar los costes económicos derivados de contratar los servicios de un tercero.

Por otro lado, uno de los factores más importantes a tener en cuenta es la pérdida de bonificaciones. Darse de baja como autónomo supone perder el derecho a todas las ayudas que se venían dando hasta el momento. Cuando el profesional vuelva a darse de alta no podrá seguir percibiendo estas prestaciones. Además, en caso de estar pagando la tarifa plana, también se perderá el derecho a recibirla cuando se retome la actividad.

Por último, el autónomo debería tener en cuenta que, aunque se paralicen los ingresos, no se paralizan los gastos fijos; por lo que el trabajador no podrá deducirse estos gastos durante el periodo en el que no esté dado de alta en el RETA.

Cabe destacar que, si bien no es aconsejable darse de baja durante los días de descanso, si es necesario comunicar a la Agencia Tributaria que se paraliza la actividad por vacaciones. De hecho, la Administración ofrece la posibilidad de tomarse 30 días de vacaciones fiscales. En este sentido, esta iniciativa es la única manera de poder tomar unas vacaciones de verdad, ya que de lo contrario Hacienda seguirá mandando notificaciones al negocio que habrá que atender.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin