Actualidad

Guía para descifrar la intensidad del café, un baremo confuso que puede engañar al consumidor

  • La intensidad de un café no informa sobre su calidad o fuerza
  • Tampoco lo hace sobre la cantidad de cafeína que incluye
  • Además, las escalas de intensidad entre marcas no son comparables
Madrid

La intensidad del café es una información que suele estar muy presente en el etiquetado de las marcas. Sin embargo, es una cualidad que depende de muchos factores y una graduación que no se puede comparar entre marcas porque es una escala que no está estandarizada.

Qué indica la intensidad del café

El productor de café Bonka explica es una escala que se usa para determinar el grado en que se perciben los sabores y aromas tanto en la nariz como en la boca. Se trata de una sensación que viene marcada por el nivel de acidez y amargor del café, la potencia de sus aromas y la persistencia de los sabores una vez degustado. "En sí mismo, la intensidad del café no determina su calidad, ni que sea más o menos excitante", explica la marca de café. 

Otra característica, explica Bonka, suele ir ligada y suma a la percepción de intensidad, es el cuerpo del café. Se denomina cuerpo a la textura que tiene la infusión y que notamos en la boca, aunque no por el sentido del gusto sino por el tacto. Muy a menudo, el café intenso también tiene cuerpo, una textura casi espesa y sedosa en la boca.

De qué depende la intensidad del café

Esas características que definen la intensidad de un café vienen determinados por tres aspectos:

1. El tipo de grano: la variedad robusta tienen un sabor más amargo e intenso que los cafés arábica. Por eso, la mayoría de cafés intensos o fuertes contienen una parte de café robusta.

2. Tueste: un tueste ligero, la acidez y los aromas frescos y frutales toman protagonismo. En un tueste medio, muy habitual, conseguimos un café un poco más dulce, equilibrado, pero sin notas amargas. El tueste oscuro es donde se consiguen sabores más intensos, con un grado de amargor que generalmente asociamos al café intenso.

3. La cafetera: las cafeteras italianas, las profesionales o las de cápsulas suelen conseguir un café bastante intenso.  En cambio, las cafeteras de goteo, las manuales como la Chemex o cualquier sistema que infusione el café consigue alternativas menos intensas. 

Conclusiones para un consumo inteligente

1. La intensidad no es sinónimo de calidad

2. La intensidad no tiene por qué indicar mayor presencia de cafeína

3. Las escalas de intensidad entre marcas diferentes no son comparables

4. Intensidades muy altas indican presencia importante de la variedad robusta 

5. Los cafés más intensos son más espesos y más amargos

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin