15 Aniversario

El Eco10 bate al Ibex en 47 puntos desde su nacimiento en junio de 2006

  • El índice que calcula STOXX y que elabora 'elEconomista' desde hace 15 años es una referencia a nivel nacional y el mayor consenso de mercado de todos los medios de comunicación, con medio centenar de firmas, que da lugar a un selectivo con una estricta selección de valores

La teoría del mono surgió en 1973 cuando en el libro Un paseo aleatorio por Wall Street, Burton Gordon Malkiel escribió que cualquier mono con los ojos vendados y lanzando dardos a las páginas financieras de un periódico podría escoger una cartera que diera retornos parecidos a los escogidos minuciosamente por los mejores analistas de mercado. En 2006 elEconomista aceptó el desafío de refutar esta hipótesis. La idea era tan sencilla como pretenciosa: permitir que cada trimestre el inversor particular pudiera acceder a la selección de títulos recomendada por el mayor consenso de analistas del mercado español.

De esta forma, el 16 de junio de ese año y siguiendo la estela de otros selectivos creados por medios de comunicación extranjeros lanzó el Eco10, el primer indicador de un periódico español. El índice de ideas de calidad está confeccionado con la colaboración de medio centenar de gestoras y firmas de análisis y nació con la pretensión de batir al Ibex 35, demostrando que la profesionalidad de los analistas y expertos tiene una gran importancia frente a la creencia de que es el azar el que mueve los mercados.

Esta aspiración se ha cumplido con creces a tenor de la rentabilidad que arrojan ambos selectivos en estos quince años: un 30% a favor del Eco10 frente al 17% que retrocede la principal referencia de la bolsa española en el mismo periodo, 47 puntos de rentabilidad a favor del selectivo naranja.

¿En qué consiste este indicador? Básicamente, está compuesto de los diez valores más destacados de una estrategia conjunta elaborada por medio centenar de firmas de análisis y gestoras que se revisa trimestralmente.

En un principio, el único requisito para evitar valores especulativos que se exigía a los expertos es que las compañías que no formaban parte del Ibex 35 no podían ponderar más de un 25%, si bien en los últimos años se ha eliminado esta barrera y la única condición es que ningún valor pese más de un 30% dentro la cartera de cada experto.

Un índice de referencia

STOXX, la alianza responsable de los índices de Dow Jones en Europa, Asia y Oriente Medio, es la encargada de auditar y realizar los cálculos.

Eso sí, mucho ha cambiado la composición del indicador desde su lanzamiento en 2006. De los diez primeros integrantes (Acerinox, Altadis, Banco Popular, Cintra, Ferrovial, Indra, Prisa, Repsol, Banco Santander y Telefónica), sólo queda la petrolera en la última revisión, realizada para los meses de diciembre de este ejercicio y enero y febrero de 2022.

2006 fue un año brillante, tanto en valor de mercado de las compañías cotizadas en el parqué español como en volumen de negocio, que superó el billón de euros, una cifra mayor que el PIB (producto interior bruto) de entonces.

No obstante, el sueño se torció en 2008, día en el que Lehman Brothers quebró. Un mes y medio después, el 27 de octubre, el indicador se hundió hasta el nivel más bajo desde su breve historia en los 82,76 puntos, con una caída del 32%, por encima del 39,4% registrada por su Benchmark, el Ibex 35. Esos mínimos perduraron un año más en la cotización de Eco10, ya que volvería a renovarlos en 2009 del año siguiente hasta los 82,98 enteros. Solo en el ejercicio post-Lehman el selectivo rebotó un 34,2%, también superando en 4,4 puntos porcentuales al Ibex.

Desde entonces inició una remontada que duraría cerca de tres años, pero la crisis de deuda de la zona euro volvería a asestar otra estocada en junio de 2012 hasta los 83,11 puntos. El año después, en 2013, Eco10 protagonizó su mayor subida anual de la historia, hasta la fecha, con ganancias del 41,8% el doble que el Ibex 35. En abril de 2015, el índice alcanzó los máximos nunca vistos desde su creación en los 191,40 enteros, ocho años después de que los conquistara el Ibex, en 2007 al borde del 16.000.

Cotiza en niveles prepandemia

El descalabro bursátil a cuenta de la crisis sanitaria del coronavirus en marzo del año pasado supuso para el Eco10 un batacazo del 35,4%, pero a diferencia del Ibex 35, que todavía se encuentra lejos de regresar a los máximos de 2020, al Eco10 sólo le ha llevado doce meses borrar las pérdidas por el Covid-19 y se mueve en niveles de agosto de 2018.

Eso sí, en lo que llevamos de 2021 las diferencias con el indicador de referencia se han estrechado y ambos luchan por cerrar el año con ganancias de doble dígito. La compañía que más está contribuyendo a engrosar las ganancias del selectivo naranja es ArcelorMittal, que desde el 1 de enero se revaloriza alrededor de un 50%, pero que no revalidará su asiento dentro del Eco10 en el arranque del nuevo año. De cara al primer trimestre de 2022, el nuevo Eco10 estará formado –siguiendo el orden de preferencia de las cincuenta firmas de análisis– por Repsol, Inditex, Grifols, Iberdrola, BBVA, Amadeus, IAG, Cellnex Telecom, ACS y CIE Automotive que desbanca a Global Dominion, su antigua filial centrada en soluciones 360º y tecnológicas.

De las diez firmas mencionadas, todas pertenecientes al Ibex 35, seis cuentan con una recomendación de compra y otras cuatro son un mantener para el consenso. El potencial medio de la decena de compañías es del 31% de cara a un año vista. El Ibex, por su parte, podría subir un 23,6%, hasta los 10.265 puntos, según el consenso de Bloomberg. Entre las firmas con mayor potencial al alza destacan Grifols, con un precio objetivo un 62% más arriba hasta los 27 euros; IAG que presenta un recorrido del 56%, hasta los 2,4 euros, según el consenso, y ACS, que roza el 50%.

En promedio, su PER se sitúa en línea con el del selectivo nacional, en las 13,9 veces, frente a las 13,74 del Ibex, aunque se excluye a tres de las compañías del Eco10 de las que se esperan pérdidas a cierre de 2021. Se trata de Amadeus, IAG y Cellnex Telecom. La valoración teniendo en cuenta el beneficio de 2022 se vuelve algo más exigente, por encima de las 16 veces/ganancias, aunque hay que tener en cuenta que el sector turístico estará aún en plena recuperación y salida de la pandemia.

Por otro lado, la rentabilidad por dividendo de las diez firmas de Eco10 es del 3,3% estimada para 2021, exactamente la misma que la del Ibex 35. Ahora bien, entre los valores figuran algunas de las retribuciones más atractivas de la bolsa nacional. Es el caso de ACS, cuyo dividendo renta más del 8%. Se trata de un pago en forma scrip (o vía acciones) que la constructora que preside Florentino Pérez amortiza a través de la recompra de acciones para evitar la dilución de los accionistas que opten por cobrar su retribución en metálico. El segundo dividendo más rentable de Eco10 es el de Repsol. La petrolera ha mejorado su propio objetivo de retribución al accionista al calor de un barril de petróleo que consolida niveles de 70 dólares, tras la última corrección de mercado de finales de noviembre. Además, las diez del Eco10 verán crecer, de media, su beneficio un 38% de 2021 a 2024 y entre ellas figuran tres de los mayores de todo el índice: BBVA, Inditex e Iberdrola.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin