Vivienda

La plataforma checa Flatio entra en el alquiler de larga estancia en España

  • Este año prevé captar 1.000 viviendas y arrendamientos por un millón de euros
Los cofundadores de Flatio: Radim Rezek, Jakub Škorpík y Ond ej Dufek. EE

La plataforma checa de alquiler de viviendas de larga estancia Flatio ha desembarcado en España con el objetivo de convertirse en la plataforma número 1 en número de inquilinos para nómadas digitales y trabajadores remotos en regiones como Barcelona, Madrid, Málaga, Valencia, Islas Canarias, Sevilla y Mallorca para 2026.

La compañía, especializada en poner en contacto a arrendadores e inquilinos cumpliendo los requisitos legales de cada lugar, ofrece contratos de entre 15 días y un año que se tramitan telemáticamente. "Según nuestros datos internos, normalmente los inquilinos piden contratos de entre 1 y 4 meses, ya que normalmente nos buscan nómadas digitales y trabajadores remotos que planean mudarse a un país y vivir allí durante algunos meses", ha explicado a elEconomista el consejero delegado de la compañía, Radim Rezek. Los contratos también se pueden ampliar más allá de la duración original si tanto el inquilino como el propietario están de acuerdo, mediante firma digital.

Flatio, que facturó 21 millones de euros en valor de alquileres en 2021, ya cuenta con alojamientos en más de 70 países y más de 250 ciudades. En España dispone de momento de una cincuentena, dentro de su oferta de un año de uso gratuito para los 300 primeros propietarios que se adhieran a la plataforma.

Las primeras propiedades ya anunciadas se ubican en Alicante, Barcelona (centro de la ciudad y L'Hospitalet de Llobregat), Lanjarón, La Serra d'Almos, Madrid, Pego, Sevilla, Valencia, y Zaragoza, y ya se han firmado algunos contratos. Rezek augura: "En el mercado español, esperamos tener alrededor de 1.000 anuncios y un millón de euros en valor de alquiler solicitados para finales de 2022".

Su enfoque principal, en esta primera etapa, son las propiedades de Barcelona y Madrid, pero dado que su perfil de inquilino son nómadas digitales, trabajadores remotos, y otros que buscan una estancia mensual, esperan el interés de otras regiones.

"Nuestros inquilinos están interesados no sólo en el centro de las ciudades, sino también en zonas más amplias de las mismas, en islas y en el campo. Se trata de una demanda diferente a la de los alquileres de corta duración, que normalmente se centran sólo en el centro de las ciudades y en zonas turísticas", señala el directivo.

Para los propietarios, los alquileres mensuales ofrecen el atractivo de que están hasta un 25% por encima de la media del mercado a largo plazo, y al mismo tiempo tienen menos costes y logística que los alquileres a corto plazo: no hay necesidad de servicios de limpieza diaria, reemplazo de sábanas, se requiere menos tiempo de comunicación con los inquilinos o vecinos molestos, y se reducen los daños en el equipamiento o en la propiedad.

Objetivo 2022: triplicar la facturación

La startup prevé conseguirlo gracias a la buena marcha del negocio en Portugal y la entrada en España. En 2020, Flatio adquirió el catálogo de Nomadx, un marketplace con sede en Lisboa de alojamiento para nómadas digitales.

Ha sido una de sus expansiones más exitosas, con un rápido crecimiento en propietarios, inquilinos e ingresos, lo que animó a la plataforma con sede en Brno a expandirse hacia España.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.