Vivienda

La fintech inmobiliaria Casavo desembarca en Barcelona con una inversión de más de 100 millones

  • Ha realizado más de 1.700 operaciones inmobiliarias en cuatro años
Francisco Sierra, director general de Casavo en España

Casavo comienza a operar en Barcelona. Lo hace con una inversión inicial superior a 100 millones de euros en los próximos 24 meses y un equipo local formado por 5 personas que aumentará hasta las 20. La sede de la fintech inmobiliaria estará junto a Plaça de Catalunya.

La compañía explica que su "ambicioso plan de crecimiento en Cataluña" contempla elevar el número de transacciones de compraventa en la ciudad hasta llegar al centenar en los próximos meses.

Casavo ha desarrollado una plataforma tecnológica que realiza valoraciones de viviendas y ofertas instantáneas permitiendo la compra directa de inmuebles en menos de 7 días, aportando liquidez y transparencia al mercado inmobiliario. Una vez adquirida la vivienda, Casavo la reforma por completo adaptándola a los usos y necesidades de hoy en día y la vuelve a poner a la venta en el menor tiempo posible, siempre a precios de mercado. 

El mercado inmobiliario en Barcelona está altamente fragmentado y, con frecuencia, existe opacidad en cuanto a las valoraciones y los precios de los inmuebles. Los objetivos de Casavo pasan por aportar transparencia a todo aquel que quiera comprar y vender un inmueble, añadir agilidad y dinamismo al mercado gracias a la tecnología y la optimización de procesos, y renovar el parque inmobiliario residencial de Barcelona y, en el futuro, también de su área metropolitana.

"Barcelona es una ciudad estratégica para Casavo, un mercado inmobiliario muy fragmentado a la vez que limitado geográficamente de cara a construir obra nueva, por lo que la necesidad de reforma es mayor. Llegamos con el objetivo de aportar liquidez al sector, agilizando la compraventa de viviendas gracias a la tecnología y profesionalizando el complejo proceso de las reformas", apunta Francisco Sierra, Director General de Casavo en España.

Mercado barcelonés, al alza en 2021

Casavo pone el foco en Cataluña en un momento en el que la comunidad ha conseguido cerrar el segundo trimestre del año con 22.062 operaciones de compraventa de vivienda, llegando así a un nivel que no se conseguía desde el boom inmobiliario en 2007, tal y como queda recogido en el informe trimestral del mercado inmobiliario en Cataluña elaborado por la Associació d'Agents Immobiliaris de Catalunya (AIC) y el Col·legi Oficial dels Agents de la Propietat Immobiliària (COAPI). Este mismo estudio recoge que en los últimos doce meses, las ventas de viviendas han alcanzado las 75.663 operaciones.

En esta línea, dada la coyuntura actual en la que muchos consumidores han cambiado su comportamiento y preferencias a la hora de visitar o escoger una propiedad que adquirir, Casavo pone a disposición de particulares y agencias, tecnologías innovadoras como la valoración inmediata y gratuita de inmuebles a través de su web o la aplicación Casavo Visitas, pensada para realizar visitas de manera telemática, evitando desplazamientos innecesarios.

Asimismo, la compañía desarrolla soluciones tecnológicas para agencias inmobiliarias que les permite adaptarse a estas nuevas demandas, aumentar la eficiencia de sus operaciones e incrementar así el número de transacciones. Casavo prevé seguir nutriendo la red global de agencias con las que ya colabora a día de hoy estableciendo relaciones con los agentes inmobiliarios de Barcelona. Casavo ha realizado más de 1.700 operaciones inmobiliarias en cuatro años por un valor superior a 500 millones de euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.