Vivienda - Inmobiliario

El alquiler de temporada que el Gobierno quiere limitar arrasa en San Sebastián y Barcelona

Vista aérea de Barcelona | iStock

El alquiler de temporada prolifera como alternativa para esquivar alguno de los puntos más polémicos de la ley de vivienda (la actualización de la renta o la prórroga extraordinaria del contrato). Esta fórmula de arrendamiento ya supone el 10% de las casas que están en el mercado a nivel nacional, pero hay ciudades donde tienen una presencia destacada. Es el caso de San Sebastián y Barcelona, con el 32% y el 28%, respectivamente. Se trata de dos de los mercados más tensionados del país, con precios del alquiler que alcanzan los 20,4 euros/mes en la Ciudad Condal y los 16,8 euros/m2 en la localidad vasca. Junto con Madrid, son las ciudades más caras para vivir de renta.

El alquiler de temporada también supera la media nacional en las capitales de Cádiz (17%), Santander (16%), Málaga (15%) y Tarragona (15%). A ellos se suman Valencia (13%), Madrid (11%), Alicante (10%) y Girona (10%). Por el contrario, en las zonas menos tensionadas, esta modalidad es minoritaria, ya que en 16 capitales el peso en el mercado ronda el 1%, según datos de Idealista a cierre del tercer trimestre del año. En ese grupo se encuentran Albacete, Ciudad Real, Ourense, Logroño, Lleida, Guadalajara, Cáceres, Salamanca, Melilla, Zamora, Valladolid, Badajoz, Teruel, Palencia, Murcia y Segovia.

En términos globales, el alquiler de temporada creció un 39% entre julio y septiembre, y ha provocado un descenso de la oferta de alquiler de larga estancia del 12%.

¿Por qué no afecta?

Los alquileres de temporada se regulan por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y el Código Civil. Sirven de alojamiento durante un periodo de tiempo muy concreto (por lo general, inferior al año) y se les considera arrendamientos para uso distinto a vivienda.

Ahora bien, el motivo del alquiler tiene que estar debidamente justificado en el contrato o de lo contrario podría ser considerado fraude de ley. "Quedan fuera del ámbito de aplicación de la reciente ley de vivienda, por lo que no se ven afectados, entre otros aspectos, por las limitaciones en las actualizaciones de la renta o las prórrogas extraordinarias del contrato", señalan desde el portal inmbiliario.

Grupo de trabajo

El Ministerio de Vivienda y Agenda Urbana (Mivau) constituyó la semana pasada un grupo de trabajo para avanzar en una propuesta normativa que regule los contratos de arrendamiento para uso distinto del de vivienda. El objeto es abordar la problemática que se está produciendo por la disminución de la oferta de alquiler de vivienda habitual puesto que muchos propietarios están eligiendo otras categorias de alquiler para poner sus casas en el mercado.

"Entre los objetivos que quiere cumplir el Ministerio figuran el establecimiento de mecanismos para no eludir el cumplimiento de la LAU e intentar salvaguardar los alquileres de temporada que realmente lo son, como los de los estudiantes o los trabajadores temporales", destaron desde el ministerio.

En concreto, desde el grupo de trabajo buscan avanzar en una propuesta normativa de regulación, que sirva de soporte regulatorio a las viviendas para estudiantes, para trabajadores desplazados temporalmente, u otras situaciones que puedan precisar una duración o condiciones específicas y diferentes de la del contrato de arrendamiento de vivienda. El Gobierno también va a elaborar una normativa estatal que regule las viviendas de uso turístico.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud