Vivienda - Inmobiliario

¿Puede el inmobiliario impulsar la industria?

  • En el primer trimestre la inversión en España superó los 4.300 millones
  • Hay más de 700 MW en desarrollo en centros de datos en la Península Ibérica

Ya he escrito en otras ocasiones sobre la necesidad de actualizar nuestra imagen del sector inmobiliario. Con frecuencia, lo asociamos al omnipresente ladrillo y, la mayor parte de las veces, nos acordamos de él cuando hablamos del acceso a la vivienda, las hipotecas o la subida de los precios. Pero el real estate abarca mucho más. A algunos les sorprenderá saber que el inmobiliario tiene una relación estratégica con la industria, como veremos.

Y con la tecnología. Pensemos en la infraestructura que soporta buena parte de la economía, hoy más digital que nunca. Conceptos como la nube o los data centers figuran en un lugar prominente de la hoja de ruta de la industria. Así consta, por ejemplo, en la estrategia industrial europea, que "impulsa la doble transición hacia una economía ecológica y digital, refuerza la competitividad industrial de la UE a nivel mundial y mejora la autonomía estratégica abierta de Europa".

La Comisión identifica una "oportunidad de mercado única" en áreas como la computación en la nube y el borde (edge computing), para lo cual los centros de datos son esenciales. Por fortuna, hay un notable apetito inversor. En Urbanitae, lo comprobamos cada semana. Nuestro último proyecto, en La Moraleja, se cerró en apenas un cuarto de ahora tras levantar 5 millones de euros. Aunque estamos centrados en el residencial, la lógica del mercado apunta a que pronto financiaremos oportunidades en el sector tecnológico.

Según la consultora CBRE, solo en el primer trimestre la inversión total en España superó los 4.300 millones de euros, un 151% más que en el mismo periodo del año anterior. El sector industrial fue el tercer foco, con 894 millones. Por su parte, Colliers identifica en un informe reciente a la península ibérica como "uno de los mercados estratégicos europeos para la implantación de data centers".

Madrid, 'hub' digital europeo

Así, hay ahora mismo más de 700 megavatios (MW) en desarrollo en proyectos de centros de datos en las tres ubicaciones principales: Madrid, Barcelona y Lisboa. Madrid encabeza el despliegue, con 100 MW un pipeline de 505 MW, equivalente al 70% del total en desarrollo en la región Iberia. Los números indican "una actividad desenfrenada tanto en inversión como en desarrollo de centros de datos, subrayando la importancia de España y Portugal como hub digital del sur de Europa", según José María Guilleuma, director de Data Centers en Colliers.

De acuerdo con la asociación sectorial Spain DC, el sector invertirá más de 6.800 millones de euros en nuevos centros en España en los próximos cuatro años. Las previsiones apuntan a que la capacidad instalada se habrá multiplicado por cinco en 2026, hasta los 621 MW. La mayor inversión relativa respecto a otros hubs europeos permitirá a Madrid recortar distancias con capitales como Ámsterdam o París.

La logística, pilar del comercio

La otra pata evidente de la vinculación entre industria y real estate está en el auge de la logística. Según Savills, la inversión inmobiliaria en el sector logístico a nivel mundial alcanzó 278.096 millones de euros en 2021, un 66% más, impulsada sobre todo por el comercio electrónico. Hay que recordar que en España, las ventas online superaron el año pasado los 57.700 millones de euros, lo que supone un alza anual del 11,7%.

Como explica Antonio Montero, executive director, Head of Logistics de la consultora, "el 58% de los operadores logísticos y el 46% de los retailers esperan aumentar sus almacenes en los próximos tres años, siendo España uno de los mercados más populares para aumentar su huella". El foco en la sostenibilidad hace que crezca el interés por activos de nueva construcción, mientras que "la proporción de stock adecuado todavía es reducida".

En lo que respecta al primer trimestre de 2022, todos los informes constatan un incremento considerable de la inversión en el sector, de más del 400%, hasta cifras récord. La zona centro -liderada por Madrid- se anotó el 56% del volumen total, seguido de la Comunidad Valenciana, con el 20%. Cataluña representó un 14% de este mercado, y el 10% restante fue a parar a Andalucía, Castilla y León y Murcia.

Todo lo anterior subraya la vitalidad del inmobiliario y su implicación en el desarrollo de importantes capas de nuestra economía. Considerado un sector refugio, es de esperar que 2022 represente un año récord para la inversión inmobiliaria en España.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin