Comunidad Valenciana

Booking anuncia a miles de propietarios que da de baja sus apartamentos en la Comunitat

  • La plataforma aplica la norma valenciana contra residencias sin licencia
  • Anulará reservas confirmadas para verano y propondrá reubicaciones
  • La medida desampara a los propietarios de viviendas mal clasificadas
Vista de Alcossebre, uno de los lugares afectados. EE
Valencia

"Nos gustaría seguir colaborando contigo, pero nos veremos obligados a dar de baja tu alojamiento en nuestra plataforma a menos que añadas tu número de licencia turística en Booking.com antes del 11.06.2019". Este es uno de los ultimátums de la plataforma holandesa, la más popular en el mercado de alquiler por días de apartamentos, enviado a propietarios de la Comunitat Valenciana cuyas residencias carecen de la licencia que exige la Generalitat tras la entrada en vigor de su nueva Ley en junio del año pasado.

En su escueto mensaje, Booking justifica su proceder en base a este cambio normativo. "Como quizá ya sabes, la Comunitat Valenciana ha actualizado la normativa sobre alquileres de corta duración. Esto significa que tu alojamiento debe tener y mostrar una licencia turística válida, de acuerdo con lo establecido por el Registro de Turismo de la Comunitat Valenciana", expone.

La normativa, según explican fuentes de la administración autonómica, persigue acabar con la oferta ilegal y garantizar un buen servicio a los huéspedes que alquilen los apartamentos. Las multas máximas estipuladas han pasado de los 30.000 euros a los 600.000, explica Turismo, que achaca la reacción de Booking a la mayor dureza de las nuevas sanciones. Pero la aplicación práctica de esta medida, más allá de sus buenos propósitos, puede desembocar en importantes perjuicios para huéspedes y determinados propietarios de cara a la inminente temporada de verano.

Por lo que respecta a los clientes, se da la circunstancia de que los apartamentos que ahora van a darse de baja llevan meses admitiendo reservas para este verano, de modo que clientes con las vacaciones ya reservadas serán de pronto alertados por Booking de que no podrán alojarse en el alojamiento que habían seleccionado. Así lo reconoce la propia plataforma a través de su servicio telefónico de atención a propietarios. Procederá a "reubicar a los huéspedes", aseguran. Está por ver en qué condiciones podrán hacerlo dada la proximidad de la campaña estival.

Y en cuanto a los propietarios, que podría tratarse de miles, el perjuicio reside en que algunos de ellos quieren obtener esta licencia pero no pueden tramitarla. ¿La razón? Que en el paso de la norma por Les Corts Valencianes se incorporó a la misma la exigencia de la "compatibilidad urbanística" de las viviendas. Ello implica que las viviendas que carezcan de cédula de habitabilidad individual por pertenecer, por ejemplo, a un complejo considerado hotelero -aunque los inmuebles sean y estén escriturados como viviendas- no podrán obtener la licencia turística hasta que su municipio adapte a la realidad la naturaleza de su complejo.

Hacer o no los 'deberes'

"Los ayuntamientos no pueden vivir de espaldas a su realidad", argumenta la Generalitat para justificar que, en efecto, con la introducción de la "compatibilidad urbanística" se le pasó la pelota a los municipios. Y, en consecuencia, los propietarios podrán o no solicitar la licencia turística en función de si el ayuntamiento ha hecho o no los deberes. Si el consistorio de turno se ha esforzado en detectar y adaptar los complejos mal calificados para que los propietarios puedan alquilar sus residencias, podrán hacerlo sin problemas. "Muchos han reaccionado. Gandía, por ejemplo, ha hecho una labor importante en este sentido", asegura Turismo.

Pero no todos parecen haber reaccionado a tiempo. Por ejemplo, en la localidad castellonense de Alcalà de Xivert-Alcossebre existen varias urbanizaciones completas de viviendas mal categorizadas, consideradas complejos hoteleros cuando no lo son. Además, en las mismas se produce un peculiar agravio entre vecinos. Antes de la Ley de 2018 no se exigía la "compatibilidad urbanística" para obtener la licencia turística, de modo que los alojamientos que obtuvieron previamente la licencia sí pueden operar. Es decir: si nada cambia en los próximos días, este verano se producirá el absurdo de que haya alojamientos habilitados para el turismo y otros idénticos vetados en la misma urbanización, por mucha voluntad que tengan de obtener la licencia.

Apartamentos en el 'limbo'

Al respecto, el consistorio de la localidad argumenta que "solo en el caso de los apartamentos ubicados en complejos de uso hotelero y con calificación urbanística de suelo hotelero el Ayuntamiento ha aplicado la legislación y, al no contar con cédula de habitabilidad, no se les ha podido otorgar la compatibilidad urbanística". "Según se ha podido contrastar con otros Ayuntamientos, es la forma de actuar común y en aplicación de la normativa turística autonómica", afirman. Es decir: la administración no ofrece respuesta alguna para los atrapados en este 'limbo' administrativo pese a que se trata de alojamientos que tributan y están escriturados como viviendas.

Sobre el caso concreto de este municipio, la Asociación de Viviendas de Alquiler para Estancias Cortas (Avaec) replica que "ni la Ley de Turismo ni el decreto que regula las viviendas turísticas exigen para la emisión del informe de compatibilidad urbanística estar en disposición de la cédula de habitabilidad". "El art. 8.1 del Decreto 92/2009, cuando regula la comunicación de dedicación al uso turístico de viviendas turísticas, prevé que solo cuando así resulte preceptiva en virtud de la Ley 8/2004, de 20 de octubre, de la Generalitat, de Vivienda de la Comunitat Valenciana, o norma que la sustituya, el interesado acompañará la licencia de primera ocupación", afirma al respecto Rafael Encarnación, secretario y asesor jurídico de la organización.

El conflicto está servido, todo apunta a que la drástica decisión de Booking contra los apartamentos sin licencia provocará una reducción de la oferta. Así lo indican los propios datos que maneja Turismo en esta localidad costera. "Hay 2.300 alojamientos turísticos registrados en Alcalà de Xivert", afirma la Generalitat sobre un municipio cuyos turistas en verano se cuentan por decenas de miles y en el que el consistorio solo ha tramitado 118 altas en el último año. Está por ver si, en consecuencia, la aplicación de esta restricción a las puertas del verano se traduce en una caída del turismo en localidades como la mencionada.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

¡Acaben con el chondeo de piratas y especuladores!
A Favor
En Contra

Un primer paso para acabar con el cachondeo de viviendas turistas ilegales. Debería acordarse para todo el territorio nacional y que los piratas paguen por sus fechorías.

Puntuación 4
#1
genial
A Favor
En Contra

por fin bravo por la comunidad valenciana, bravo, ahora el resto de comunidades un primer paso para dejar de tener una sociedad con unas juventudes muertas de hambre sin techo.

Puntuación 0
#2