Comunidad Valenciana

ADU prevé una inversión de 400 millones en los edificios de Mestalla

  • La cooperativa quiere desarrollar también el suelo municipal anexo
  • Su intención es construir en 2022 y entregar las viviendas en 2025
Presentación del proyecto en la sede de CBRE

Un proyecto de más de 400 millones de euros de inversión. Es la cifra revelada este miércoles por José Luis Santa Isabel, representante de ADU Mediterráneo, para la construcción de los cinco edificios y el gran espacio comercial proyectado en el solar del campo de Mestalla. La compañía, además, anuncia su intención de desarrollar también el suelo anexo propiedad del Ayuntamiento del Valencia. En consecuencia, a las cinco torres de cerca de 500 viviendas se sumarían otras dos con capacidad para alrededor de 160 viviendas que elevarían el total a unas 650.

Son algunas de las las cifras expuestas por ADU en la rueda de prensa convocada para explicar la oferta seleccionada por el Valencia CF para la venta de las parcelas, una decisión que hizo oficial este martes el director general del club, Mateu Alemany, y sobre la que siguen sin hacer público el importe comprometido para la adquisición de los solares. Se trata, no obstante, de una puja "bastante superior" a los 113 millones del valor neto contable en los que tiene el Valencia CF cifrado el activo en sus cuentas, según el empresario.

En cuanto al calendario, Santa Isabel expuso que su intención es acceder al campo en 2022 y entregar las viviendas en 2025. "Hemos decidido mantener la fecha prevista de entrega pese a que vamos a contar con un año menos para actuar", dijo. Hasta 2022, en consecuencia, el propietario seguirá siendo el Valencia CF, todo mientras que los cooperativistas -compradores de pisos integrados en la cooperativa- irán acometiendo en paralelo los pagos periódicos a cuenta de su futura vivienda.

Una de las claves del éxito de la operación es el sí de Bankia, el principal acreedor del Valencia CF. En el visto bueno de la entidad financiera ha pesado el futuro desarrollo comercial del Nou Mestalla y la capacidad del club de seguir pagando la deuda con el banco durante los próximos tres años. Cuando expire este plazo el Valencia deberá negociar el canje de la garantía hipotecaria de la deuda, que pasaría del viejo estadio al nuevo.

Para llegar a este horizonte la operación pasa por que el próximo mes de julio ADU Mediterráneo haya alcanzado entre el 65 y el 70 por ciento de los compromisos de cooperativistas. Cumplido este trámite que ADU, como el Valencia CF, considera "asumible", se firmaría un contrato privado de compraventa el próximo mes de octubre y el club comenzaría a percibir los plazos de la transacción. Durante los tres primeros años hasta 2022 los futuros propietarios pagarán un tercio del valor de sus viviendas.

La cooperativa asegura que "en octubre el Valencia CF tendrá la financiación que necesita"

Santa Isabel, sin precisar el banco ni el importe, explicó que ADU Mediterráneo ya ha alcanzado un acuerdo con una entidad financiera para obtener un crédito puente que permita costear la operación. "En octubre el Valencia CF tendrá la financiación que necesita al ritmo que necesita. Está cerrada con una entidad bancaria nacional. Es un crédito promotor para cubrir el 100% de la actuación", indicó.

El precio máximo fijado para los pisos es de 4.000 euros el metro cuadrado, si bien ADU aspira a rebajarlo con una buena venta del espacio terciario que se generará en el lugar. Para conseguirlo se ha apostado por rebajar la plaza que recae a la Avenida de Suecia, lo que dotará de luminosidad la zona para revalorizar el activo y venderlo a un mayor precio. Santa Isabel habló de contactos con alrededor de 30 firmas interesadas en el espacio terciario, que representa alrededor del 40% de los cerca de 100.000 metros cuadrados de edificabilidad.

Por lo que respecta a la operación para desarrollar también el suelo municipal anexo al del Valencia CF, Santa Isabel indicó que se trata de una pastilla con edificabilidad para el desarrollo de dos torres de alrededor de 80 viviendas cada una. "Queremos llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento para que nos ceda la gestión y desarrollar en el lugar otros tipos de productos como viviendas para estudiantes o de alquiler para jóvenes. Lo ideal sería desarrollarlo en paralelo", indicó. De lograrlo, la operación ascendería a alrededor de 650 residencias.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0