Comunidad Valenciana

La Generalitat valenciana ocultó más de 3.000 millones en facturas en una década

El expresidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps. Foto: archivo.

La investigación de la Comisión Europea sobre la presunta manipulación de cuentas por parte de la Generalitat valenciana no solucionará el problema, puesto que ya quedó resuelto en 2012 cuando el Gobierno de Alberto Fabra, elegido ocho meses antes, decidió aflorar todo el déficit oculto en forma de facturas no contabilizadas que arrastraba desde 2009.

No obstante, la práctica de esconder facturas se remonta a finales del siglo pasado y se prolongó bajo los gobiernos de Eduardo Zaplana, José Luis Olivas y Francisco Camps, con cerca de 3.400 millones de euros en total.

Es a partir de 2002, año en que la Generalitat estrena su nuevo plan general de contabilidad pública, cuando la Sindicatura de Cuentas autonómica da la alarma, al detectar 840 millones de euros de gastos sanitarios no contabilizados en ningún sitio, ni siquiera en la cuenta 409 (operaciones pendientes de aplicar al presupuesto).

José Luis Olivas, luego presidente de Bancaja, acababa de sustituir a Zaplana y el consejero de Hacienda era Vicente Rambla. En 2003 llega a la presidencia Francisco Camps, que hasta 2011 tendrá como consejero de Hacienda a Gerardo Camps.

A partir de 2003, se repite la práctica para ocultar déficit, según los informes de la Sindicatura. Parte de las facturas se regularizan al incorporarlas al presupuesto del año siguiente pero otras vuelven a quedar en el cajón a final de año, hasta el punto de que el Síndic elaboró un cuadro de entradas y salidas con el saldo neto, 1.121 millones en 2003, 1.240 al año siguiente, 1.129 en 2005.

El Síndic no sólo criticaba esta práctica, sino el hecho de que los presupuestos de Sanidad eran muy inferiores al gasto real del año anterior.

Según comentaron proveedores a elEconomista, los hospitales tenían una caja propia y pagaban hasta que se acababa el dinero, cada vez más pronto. Entonces, comunicaban a los proveedores que no cobrarían más ese año y sus facturas quedaban en un limbo.

340 millones en intereses

Dada la insostenible situación, la Generalitat pactó en 2007 con los proveedores un aplazamiento de sus facturas de 2002, 2003 y 2004 en diez años, hasta 2016.

Lo hizo mediante un expediente de enriquecimiento injusto por el que reconocía deudas por 847 millones. Pero el acuerdo no sirvió para pasar página a esa práctica, ya que ese mismo año acabó con 563 millones no contabilizados.

Solo dos ejercicios después aplazó 689 millones de los años 2006 a 2008 y siguió engordando el cajón, hasta los 1.842 millones reconocidos por Fabra.

Los dos aplazamientos de deuda supusieron la cesión de todos los créditos a la banca, con un coste para la Generalitat de 340 millones en intereses y 86 millones en compensaciones a las empresas. La deuda reconocida por Fabra en 2012 se imputó al ejercicio anterior, lo que elevó el déficit de la Comunidad y de España.

También se liquidaron las facturas aplazadas, aprovechando el Plan de Pago a Proveedores del Gobierno. A partir de entonces, la Generalitat ha vuelto a la ortodoxia y computa en el déficit todas las facturas, las pueda pagar o no.

Problema de infrafinanciación

Los informes de la Sindicatura apuntan también al origen del problema. Sin justificar los trucos contables de la Generalitat, asegura que los puso en práctica para ocultar la falta de recursos debida a la "infrafinanciación" que sufre la Comunidad Valenciana desde que recibió las competencias de Sanidad y Educación, acentuada con el modelo de financiación de 2009.

Otro problema fue que durante los años del ladrillo, en los que los ingresos propios habrían podido paliar esa falta de recursos del Estado, el dinero extra se destinó a otras cosas.

comentariosforum19WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 19

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Paquito
A Favor
En Contra

Intervención de esa comunidad ya!

Puntuación 20
#1
yoooo
A Favor
En Contra

se llaman pp ,todo es mentira salvo algunas cosas, la unica verdad que dijeron es que valencia era un referente para ellos y el modelo a seguir , asi nos va a todos por que unos cuantos les creyeron todas sus mentiras

Puntuación 27
#2
Ppodredumbre y asco
A Favor
En Contra

Corría el año 2008 cuando Rajoy decía que quería aplicar las políticas económicas de Matas y Camps en el Gobierno de España.

Puntuación 25
#3
Raúl
A Favor
En Contra

Tanta alegria expresaban Camps y Rita cuando ganaron las elecciones, sabian que volvian a engañar a los ciudadanos una vez más y tenian cuatro años mas para continuar desfalcando la comunidad, creo que no se esperaban que se descubriera tanto. A prision los capos yaaaa

Puntuación 17
#4
Raúl
A Favor
En Contra

Tanta alegria expresaban Camps y Rita cuando ganaron las elecciones, sabian que volvian a engañar a los ciudadanos una vez más, y tenian cuatro años mas para continuar con el desfalco a la comunidad. Lo que creo que no se esperaban es que se descubriera tantas cosas de ellos. A prision ya los políticos son unos mafiosos.

Puntuación 7
#5
Usuario validado en elEconomista.es
Sadko
A Favor
En Contra

La primera vez que teroban es culpa de ellos, las siguientes, tuya por votarles una y otra vez.

Puntuación 19
#6
miratu
A Favor
En Contra

¿ Les pasara algo a los grandes cerdos despilfarradores de dinero publico, a los cobradores de comisiones por obra publica, a los ladrones de servicios sociales, a los parásitos de cuna y otras gentes que viven de explotar el sudor de los demás ?

Puntuación 11
#7
A Favor
En Contra

ínimo valencianos el próximo votáis otra vez al pp o a su alternancia el PSOE.

Puntuación 9
#8
A Favor
En Contra

Los de podemos son unos bolivarianos castristas que quieren robar al pueblo valenciano no les votéis nosotros los del pp vamos a misa todos los domingos y somos cristianos ni robamos ni mentimos .

Puntuación 8
#9
A Favor
En Contra

Populismo patriota del pp para robar y engañar y esclavizar al pueblo para el bienestar de una elite fascista.

Puntuación 12
#10
Quemado1
A Favor
En Contra

La política de "tierra quemada" es la que también está queriendo aplicar el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, con la Comunidad Valenciana, con los valencianos. La estrategia de negar cualquier posibilidad de mejorar la financiación de esta comunidad o de mejorar las necesarias inversiones para apoyar a sus sectores productivos está hundiendo los derechos de unos valencianos que, en estos momentos, disponen ya de muchos menos recursos que otras comunidades para sostener su sanidad, su educación o sus servicios sociales. Les diré un ejemplo: siendo la valenciana una de las pocas autonomías que más aporta al Estado y que menos recibe de este no puede, por ejemplo, pagar el bono escolar para libros, lo que sí hacen otras como Extremadura. Ya no se trata de comparar su situación con, por ejemplo, País Vasco, Navarra o Galícia (que disfruta de unas inversiones en AVE impresionantes mientras Valencia tiene una vía de tren del siglo XIX para llegar a Barcelona). Se trata de que los valencianos son, en estos momentos, los más agraviados por un Gobierno que, curiosamente, está gobernado por el mismo partido que dirige la Generalitat Valenciana.

La situación es muy grave y amenaza con ofrecer serias consecuencias. Esta es la razón por la que las patronales se han rebelado contra Rajoy y contra la ausencia total de liderazgo de Alberto Fabra.Un motín empresarial que destroza complicidades pasadas entre la sociedad civil y la Generalitat y que apunta a nuevos e inciertos escenarios. Pero en esta política de "tierra quemada" parece que Montoro prefiere ahogar a la Comunidad Valenciana antes de invertir en ella ante la posibilidad de que un tripartito de izquierdas pueda apartar al PP de las instituciones. Alberto Fabra es, en este sentido, una pieza de la que Rajoy puede prescindir. Esa es la hipótesis que ahora comienza a extenderse en el ecosistema político valenciano. De hecho, no hay cuartel. Es tan dura la actitud del Gobierno que mientras a Extremadura se le permite reducir impuestos a la Generalitat valencian se le exigen más recortes, cuando su cobertura financiera solo le cubre el 80% de los gastos en sanidad y educación. El resto, se lleva cubriendo desde hace años mediante deuda (FLA o pago a proveedores), que es pan para hoy y más hambre para los valencianos de mañana. Lo que es también una manera no declarada de tener "intervenida" la administración valenciana.

Puntuación 5
#11
Quemado2
A Favor
En Contra

Este escenario se agrava con más y nuevas situaciones. A la mala imagen de la comunidad valenciana por el insultante despilfarro del ejecutivo de Francisco Camps, a los muchos, variados e indignantes casos de corrupción, se suma ahora la investigación que Bruselas ha abierto para clarificar por qué entre los años 2008 y 2011 se ocultaron facturas por valor de, nada más y nada menos, 1.850 millones de euros. Una cantidad abismal que Francisco Camps, y su lugarteniente Gerardo Camps, escondieron de manera irresponsable a la Hacienda del Estado y que apunto estuvo, en el 2012, de provocar la intervención de España por parte de Bruselas. El daño ocasionado por el expresident es inmenso, no sólo a las cuentas de una administración arruinada y a un paso de la intervención; sino que ha deteriorado para muchos años la imagen de una Comunidad Valenciana que ahora ha sido puesta en toda Europa como ejemplo de mala gestión del dinero público. Lo peor es que esto no es delito, y Camps no será juzgado por ello. En otro país, y con otras leyes, seguramente el que fuera hombre fuerte del PP valenciano debería responder por esta nefasta gestión ante un tribunal.

Pero nada de esto justifica la actitud del Gobierno de Mariano Rajoy respecto a los valencianos. Y sólo se entiende este ninguneo constante en materia de financiación e inversiones por una política de tierra quemada que va a convertir a la valenciana en una autonomía de segunda. Al castigo, porque debe entenderse así, de desmembrar su tejido financiero (cajas de ahorros, banco de Valencia), a la desaparición de su RTVV (es la única autonomía que la ha cerrado), al cierre de numerosas empresas públicas, se suma ahora la presión para ahogar su autonomía financiera y, con ella, la capacidad de gestionar la sanidad, la educación y los servicios sociales. El Gobierno de España persigue castigar a los valencianos, sacrificarlos, a tal fin: tal vez no sólo para ahogar al futuro tripartito de izquierdas que podría gobernar a partir del mayo del 2015, sino también para lanzar una clara advertencia al resto de autonomías, y en especial a Catalunya.

Cristobal Montoro parece querer ser a los valencianos lo que Stalin fue a los alemanes con esa política de tierra quemada, y esa es la sensación que tiene ya gran parte de la sociedad civil valenciana. Su actitud, que es obviamente la de Rajoy, que amenaza con desestabilizar esta autonomía y hundir las posibilidades de decenas de miles de valencianos en cuanto a unos derechos que sí son posibles en otras geografías. Que Bruselas haya abierto ahora la investigación no deja de ser sospechoso, pues los Estados suelen tener cierta capacidad de maniobra para evitar, o paliar, hechos tan impresionantes como el anunciado por la Comisión Europea. Más aún porque desde el 2012 ya han aflorado todas las facturas falsas. ¿Cómo es posible que la primera región de Europa en la que Bruselas activa su nueva capacidad para auditar cuentas esa la valenciana? ¿por qué no se actuó en el 2012 contra el periodo gestionado por Camps cuando ya se sabía que habían aflorado 300.000 facturas ocultas en los cajones? ¿no tuvo ya la oportunidad Alberto Fabra de abrir en ese momento una "investigación" como se anuncia ahora? No son pocos los que creen que Montoro ha colaborado con la UE para dar la puntilla a una autonomía que el PP difícilmente va a poder retener. O lo que es lo mismo, el PP nacional parece ya dar por amortizada su hegemonía en Valencia. Y parece que lo único que quiere dejar son cenizas.

Puntuación 5
#12
Ana
A Favor
En Contra

Alucinante. Y NO PASA NADA OIGA!

Que país de sinvergüenzas .

Puntuación 9
#13
Nunca votes al PP
A Favor
En Contra

Que lo paguen los valencianos, que son los que lo han votado.

Puntuación 8
#14
Comprad deuda del Estado español que nunca quiebra
A Favor
En Contra

Enric Morera, de Compromís, habla de 6000 millones. Pero si la valenciana lo ha hecho, la catalana también lo habrá hecho y el resto de regiones igual. También lo debe de haber hecho el gobierno central.

Puntuación -3
#15
JPASO
A Favor
En Contra

Si tuviesemos un Presidente con un poco, solo un poquito de vergüenza, debería dimitir inmediatamente después de que alguien de fuera, te diga lo que está pasando en tu casa y tu sin enterarte; porque es que si lo sabes, todavía con más motivo, no solo deberías dimitir sino que además te deberían desterrar de la política y algo más.

Pero como se ve, de vergúenza nada, esta gente vive anclada en la corrupción y como han echo de ella un modo de vida, para ellos todo vale.

Hasta pasar por encima de nuestros cadavares.

Puntuación 10
#16
CORRUPCION
A Favor
En Contra

Si als empresas o ciudadanos falsean cuentas es un delito, si las falsean los políticos es una broma.

Puntuación 4
#17
Paco
A Favor
En Contra

Comunidad Valenciana la nueva Venezuela gracias al PP

Puntuación 3
#18
ramón aznar
A Favor
En Contra

dinero saqueado : bancaixa, cam, banco de valencia,, terra mitica, visita del papa, ciudad de la luz, aeropuerto de castellon, emarsa,formula 1,canal nou, villareal valencia cf elche hercules, oran marcket, cotino blasco, costa, camps etc etc milones y millones de euros y todos de rositas, a pagar el contribuyente, falseando y mintiendo.

Puntuación 1
#19