Comunidad Valenciana

El Consell adjudica el Palacio de Justicia de Gandía por 12,5 millones a la madrileña TMR

Imagen virtual del futuro edificio.
Valencia

La constructora madrileña Taller de Construcción TMR será la encargada de construir el nuevo edificio de los juzgados de Gandía, un contrato por 12,49 millones sin IVA de calado para una empresa que facturó 9,7 millones en 2019.

Sorpresa en el concurso para la construcción del nuevo Palacio de Justicia de La Safor. La Conselleria de Justicia, Interior y Administración Pública ha adjudicado a una pequeña empresa madrileña, Taller de Construcción TMR. Las obras de ejecución del edificio público contemplan un importe, sin IVA, de 12,49 millones de euros.

El plazo de presentación de ofertas finalizó el pasado 14 de abril y, tras este trámite, está previsto que las obras se inicien el próximo 9 de agosto y que concluyan de aquí dos años. TMR se ha impuesto a firmas como OHL o Urbamed en un proceso de licitación, adjudicación y ejecución de las obras que realmente ha llevado a cabo el Ayuntamiento de Gandía, mediante delegación de la Conselleria que será quien aporte el dinero.

El nuevo inmueble

El nuevo Palacio de Justicia de Gandía, superará los 16.000 metros cuadrados en sus cinco plantas y tendrá capacidad para albergar a 1.600 personas en sus instalaciones.

El edificio tendrá espacio para 10 juzgados, 6 salas de vistas, las dependencias de los colegios de Abogados y Procuradores, la Fiscalía, el Registro Civil, el Gabinete Psicosocial con cámara Gessell, la Oficina de Asistencia a las Víctimas del Delito, la Clínica Médico-Forense, la Unidad de Valoración Integral y seis calabozos. En los nuevos juzgados trabajarán 150 personas y están diseñados para recibir, de media, unas 300 personas cada día.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.