Comunidad Valenciana

José Juan Fornés (Masymas): "Vamos a implantar este año la venta 'online' cueste lo que cueste"

Juan Jos? Forn?s Forn?s.
Valencia

José Juan Fornés ha convertido la tienda que abrió hace 40 años en Pedreguer (Alicante) en la tercera cadena valenciana de supermercados por detrás de Mercadona y Consum. La empresa familiar Juan Fornés Fornés posee 122 tiendas con su marca Masymas con 2.500 empleados y su reto es no perder el tren de la digitalización.

¿Cuál es el balance del año de la pandemia para Masymas?

Con el estado de alarma el año pasado, el boom de consumo y el temor al desabastecimiento las dos semanas de marzo y todo el mes de abril fueron una locura. Pero logramos generar confianza gracias al buen trabajo y la situación se normalizó. Fueron momentos de mucha tensión y de muchas noches sin dormir porque quieres atender la demanda, pero también asegurar la salud de tu gente, de los empleados y de los clientes.

La cadena incrementó sus ventas un 10,1% el año pasado. ¿También han crecido en rentabilidad?

El incremento de ingresos, aunque ha habido gastos extra, ha mejorado el resultado. Hemos hecho dos pagas extra importantes a nuestros empleados para compartir con ellos ese aumento de ingresos y agradecer ese mayor esfuerzo.

Tras el fuerte crecimiento de 2020, ¿cómo van las cosas este año?

Tenemos que comparar con el año 2019, porque si lo comparamos con el pasado no hay forma de medir de manera lógica. La evolución está siendo más normal. Las sensaciones son positivas, aunque está claro que a nosotros nos ha afectado negativamente las tiendas que están en zonas turísticas han bajado. Ojalá que con la vacuna y la recuperación este verano sea mejor. Benidorm, donde tenemos cinco tiendas, se lleva la palma. Allí hay establecimientos con descensos de entre un 30% y un 40%. Pero cuando tienes claro los motivos de esa caída no te pones nervioso. La previsión es bajar ventas ligeramente, porque es imposible repetir ese crecimiento. La variación dependerá mucho de cómo evolucione y de cómo vaya el verano. Con las nuevas tiendas esperamos que el descenso sea muy poco.

Con todo, el efecto de esas zonas turísticas en las ventas ha sido menor que en otras cadenas.

En la zona de costa tenemos entre el 20% y el 25% de las tiendas, y el crecimiento en el interior fue mayor. Pero tampoco en todas las zonas turísticas la evolución ha sido igual. Por ejemplo, Jávea y La Marina Alta no han tenido el mismo comportamiento que La Marina Baja y Benidorm o Torrevieja, hay más turismo residencial de proximidad.

El canal 'online' ha sido uno de los grandes triunfadores de la pandemia, ¿está en sus planes?

La venta online no la tenemos aún en funcionamiento, pero la vamos a poner en marcha este año. Hemos hecho mucho trabajo y cuando lo teníamos a punto de lanzar, entendimos que la estructura de costes no nos permitía activarlo porque no obteníamos unas condiciones óptimas ni de rentabilidad ni de servicios. El proyecto que ahora desarrollamos cumplirá esas condiciones para ponerlo en marcha este año. Empezaremos con poblaciones de más densidad y demanda, para ir de menos a más progresivamente. Es cierto que el comercio electrónico ha crecido mucho, pero el porcentaje en nuestro sector de alimentación aún es pequeño frente a otros sectores.

¿Qué motivos les llevaron a volver a empezar de cero el proyecto?

Queríamos tener controlado cómo lo teníamos que hacer, no lanzarnos a la piscina sin tenerlo claro. En el caso de los números, los mires por donde los mires hay costes adicionales importantes que al principio van a hacer que no sea rentable. Pero no se puede estar más tiempo sin él. El consumidor está muy familiarizado ya con la compra online en todos los sectores, incluido el nuestro. Una empresa como la nuestra no se puede permitir no tenerlo. Aunque no sea rentable al principio hay que estar ahí. Más vale tenerlo y no perder al cliente que es comprador online, que no tenerlo y perder a ese cliente.

¿Qué inversión tienen prevista para poner en marcha este canal de venta?

Aún no está cerrada, pero tenemos claro que cueste lo que cueste hay que tenerlo este año, ya no se puede esperar más. Vamos a empezar primero con la plataforma digital y utilizar las propias tiendas como plataforma logística, con los establecimiento de más tamaño que puedan atender ese nuevo servicio por zonas.

En los entornos urbanos están aumentando las franquicias, ¿se plantean crecer con ese modelo?

Nosotros no trabajamos la franquicia ni pensamos en esos formatos. Hay empresas especialistas y entendemos que para familias llevar un negocio franquiciado puede ser un modelo fantástico, pero no es lo nuestro, preferimos crecer por nuestra cuenta con tiendas propias.

Masymas lanzó dos tiendas de pequeño formato 'Fornés by masymas' en el centro de Valencia, ¿por qué se cerraron?

Era un formato experimental y lo que ocurrió fue que con el estado de alarma esos locales pasaron de registrar un tráfico diario en sus calles de 24.000 personas a menos de la mitad. Eran tiendas concebidas para el consumo inmediato. Sin el turismo y con el teletrabajo, que supuso menos clientes de oficinas, se hicieron inviables. Sin clientes no hay vida. De momento hemos decidido aparcarlo.

¿Mantienen las previsiones de inversión tienen para este año?

Tenemos previsto destinar 12 millones de euros. Ya hemos puesto una tienda nueva en marcha, tenemos otra en construcción y la intención es que al acabar el año hayamos incorporado cuatro nuevos establecimientos. Al margen también estamos reformando varias que es una rueda que no se para nunca.

¿Se va hacia una guerra de precios en el sector?

Hay tensiones con los precios, cuando las ventas no salen todo el mundo piensa que el precio es lo que le va a salvar. Nunca hay que perder de vista el precio y hay que saber cómo venden los demás para ser competitivos y no hacer pagar de más. Pero si focalizas la empresa solo hacia el precio, estás muerto, porque por precio siempre habrá alguien dispuesto a hacer una locura.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.