Comunidad Valenciana

La tecnológica Alfatec crece un 20% e integra 4 empresas en plena pandemia

  • Proveerá a 5 hospitales y varios centros sanitarios en Guinea Bissau
  • La plantilla del grupo supera los 620 trabajadores
Carlos Pujadas.
Valencia

El grupo tecnológico Alfatec ha cerrado el año 2020 manteniendo sus ambiciosos objetivos de crecimiento, aunque buena parte de ese alza no ha procedido de las actividades que tenían previstas antes de que el coronavirus entrase en escena.

"Hemos conseguido finalmente un crecimiento del 20%, que era el que habíamos presupuestado, pero de una forma muy diferente a lo que habíamos planificado", explica su CEO, Carlos Pujadas, que cifra en 31 millones de euros la facturación del grupo al cierre del año.

El grupo de desarrollo de software ha visto como la pandemia convertía en indispensable uno de sus grandes sectores de actividad, el sanitario, y disparaba la demanda de las soluciones de teletrabajo de industria y empresas de la noche a la mañana. Pero, por otro lado, la proliferación del Covid-19 ha frenado muchos de sus proyectos internacionales y las nuevas contrataciones en el exterior.

Alfatec ha logrado este fuerte crecimiento por dos vías. El año pasado integró cuatro pequeñas firmas, una estrategia de concentración que el grupo ya mantenía anteriormente, y que la incertidumbre por la crisis derivada de la pandemia ha facilitado.

"Queríamos reforzarnos en el mundo de las apps y surgió la oportunidad de incorporar a Rudo, que está especializado en aplicaciones exclusivamente para móvil. Con su incorporación nuestro presupuesto para este año ya supera los 1,5 millones", comenta Pujadas. De momento ya ha diversificado su cartera de clientes a cadenas de supermercados con esta línea especializada en apps móviles.

También otro de los sectores que considera estratégicos y en los que ya tiene una fuerte presencia es en el de los puertos, en el que incorporó a la murciana IT4. "Trabajamos con diez puertos en España y ellos nos aportan otro más, el de Cartagena", señala el CEO de Alfatec.

Las otras dos incorporaciones han sido Vigartel, para aumentar el volumen de su negocio de telefonía IP e instalaciones, y Orna, un proyecto innovador de tecnología biométrica para reconocimiento facial que aún se encuentra en una fase inicial.

Con todo, Pujadas destaca que el grueso del fuerte incremento procedió del crecimiento orgánico. "Alrededor de 4 millones, frente al millón que nos aportaron estas compras", explica Pujadas. Y es que, a pesar de la pandemia y las dificultades añadidas, Alfatec mantuvo sus planes de crecimiento en la Península Ibérica y abrió nuevas delegaciones en Sevilla y Lisboa antes del verano, y en septiembre desembarcó en Bilbao.

La compañía valenciana mantiene esos planes de crecimiento orgánico en España. Para este año el objetivo es saltar a Baleares y "quizá a Canarias". Un desarrollo que supuso incorporar 80 personas el año pasado y alcanzar una plantilla de 620 personas.

Entre las sorpresas positivas, junto con el auge del teletrabajo se encuentra el fuerte despegue de su unidad de asepsia para desinfectar instalaciones sanitarias con ultravioletas. Para ampliar su catálogo sanitario, la empresa valenciana había llegado a un acuerdo con el fabricante canadiense Sanuvox para distribuir sus productos en España, Italia y Portugal. "Hemos multiplicado por diez los ingresos de esta línea", señala Pujadas, que además explica que han llegado a un acuerdo con otro fabricante español, en este caso asturiano, para comercializar sus equipos, que combinan hasta diez tecnologías para garantizar la desinfección. "Es una actividad que ha llegado para quedarse y con un fuerte crecimiento, porque antes se concebía su uso en quirófanos y zonas críticas. Con el Covid-19 hoy se ha extendido su uso a todos los espacios de un hospital", explica el directivo.

Impulso internacional

Alfatec confía en retomar este año sus contratos internacionales que quedaron congelados por las restricciones que conllevó la pandemia. "En Estados Unidos relanzamos este año los trabajos para automatizar cinco almacenes que era nuestro primer gran contrato en ese país y habíamos logrado el año pasado", comenta Pujadas.

En el caso de su fuerte tradicional, la tecnología para la gestión sanitaria, la firma prevé continuar con su crecimiento en países emergentes. "Para nosotros el sanitario es un sector maduro en España, pero muy internacionalizable, como ya hemos visto en Latinoamérica y África", subraya el CEO de Alfatec.

Este mismo mes, la compañía ha firmado un contrato con el Gobierno de Guinea Bissau por el que se convertirá en el proveedor del software de gestión hospitalaria e historia clínica electrónica para cinco hospitales y cuatro centros de distribución de medicamentos que está previsto construir en la antigua colonia portuguesa.

Un acuerdo que incluso va más allá de la parte puramente tecnológica, ya que también contempla que Alfatec coordine y asuma la instalación de las infraestructuras como las redes de datos y eléctricas. De hecho, el grupo valenciano también se encargará de implantar plantas solares fotovoltaicas en todos los centros incluidos en el plan, que suman cerca de dos mil camas previstas.

En esa línea, el grupo también confía en poder desarrollar un contrato para el historial clínico electrónico en Uganda y se ha presentado a un concurso en Gabón. Además, también prevé cerrar un contrato en Reino Unido.

Con el regreso de los proyectos exteriores y la consolidación de las delegaciones Alfatec espera continuar con su escalada y llegar a los 37 millones de euros de facturación en 2021.

Proyectos europeos

Otra de las oportunidades son los fondos europeos de recuperación, que incluyen la digitalización como uno de los grandes focos de inversión. La tecnológica valenciana también está trabajando en consorcios para participar en los proyectos financiados por los fondos europeos de recuperación, "enfocados en sectores como el entorno sanitario y en automoción".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.